8 métodos para tragarse una pastilla

Tragarse una pastilla es toda una odisea para algunas personas. A veces hay temor de que se atore o genere una sensación desagradable en la boca. Hay técnicas que ayudan a superar esta aprehensión.
8 métodos para tragarse una pastilla
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 15 Abril, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 11 Mayo, 2021

Última actualización: 11 Mayo, 2021

La dificultad para tragarse una pastilla es un problema muy común. De hecho, se estima que una de cada tres personas siente molestias al hacerlo, aunque no tenga ninguna condición física que lo impida. Para los niños esto es más molesto todavía.

Lo cierto es que tragarse una pastilla suele ser una experiencia desagradable. Muchas personas temen atragantarse o rechazan el sabor que las píldoras dejan en la boca. La mayoría de los niños no asimilan la idea de tragar algo en lugar de masticarlo.

También, por supuesto, hay quienes tienen dificultades anatómicas o fisiológicas para tragarse una pastilla. Esta condición se llama disfagia y causa problemas para tragar cualquier sólido o líquido. La boca seca también hace más difícil el paso de una píldora.

¿Por qué tengo problemas para tragar pastillas?

El simple hecho de pensar en tragar una pastilla puede generar incomodidad y negación.

En la mayoría de los casos, la dificultad para tragarse una pastilla no está en el cuerpo, sino en la mente. Casi todo el mundo puede pasar la comida sin problema, a pesar de que los bocados son mucho más grandes que una píldora.

A veces, el hecho de tener que tomar una píldora provoca ansiedad. Es común que esto se deba a experiencias desagradables del pasado que, en especial, tuvieron lugar durante la infancia. Un atoramiento o un sabor desagradable pudieron haber originado esta dificultad.

Si el problema para deglutir solo aparece a la hora de tragarse una pastilla, es claro que se trata de un obstáculo mental. Si, en cambio, siempre hay dificultades para tragar cualquier cosa, es necesario consultar con el médico para detectar las posibles anomalías que generan esto.

8 consejos para tragarse una pastilla

Hay varios trucos y consejos que pueden ayudar a las personas que tienen dificultades para tragarse una pastilla, aunque no tengan anomalías anatómicas. Las siguientes son recomendaciones útiles para lograrlo.

1. Acompañar con mucha agua

Lo usual es que para tragarse una pastilla se acuda a una pequeña cantidad de agua. Si alguien tiene dificultades haciendo esto, puede ser una buena idea aumentar la cantidad de líquido que se toma con la píldora.

Basta con ingerir un trago considerable de agua antes de introducir la pastilla. Luego, meter la píldora en la boca e intentar pasarla. Si no funciona, sacar la pastilla y secarla con una toalla de papel. Esperar unos minutos y volver a intentarlo.

2. Botella «pop»

Un grupo de investigadores de la Universidad de Heidelberg, en Alemania, publicaron un informe en la revista Annals of Family Medicine. En este sugieren que el método de la «botella pop» puede ser muy eficaz para tragarse una pastilla.

El método consiste en lo siguiente:

  • Llenar una botella de plástico con agua o refresco mezclado con agua.
  • Colocar la pastilla en la lengua.
  • Cerrar con fuerza los labios, alrededor de la abertura de la botella.
  • Tomar un trago del líquido, al tiempo que se mantiene el contacto entre los labios y el frasco.
  • En la anterior acción, emplear un movimiento de succión para tragar el líquido junto con la pastilla.
  • No se debe permitir que entre aire en la botella.

Según el estudio, hubo una mejora del 60 % en la deglución al usar este método.

También podría interesarte: ¿Qué es la disfagia?

3. Inclinar el cuerpo hacia adelante

Este método también fue propuesto por los investigadores de la Universidad de Heidelberg en el informe ya mencionado. Se lleva a cabo de la siguiente manera:

  • Poner la pastilla en la lengua.
  • Tomar un sorbo de agua, pero no tragarlo.
  • Inclinar la barbilla hacia el pecho.
  • En esa posición, tragar la pastilla y el agua.

El estudio dice que empleando este método mejoró la deglución hasta en un 89 % respecto al método tradicional.

4. Utilizar un alimento blando

Este es un método muy práctico para tragarse una pastilla, pero debe contarse con la aprobación médica antes de aplicarlo. Algunas píldoras no deben ingerirse de esta manera. La técnica consiste en «esconder» la pastilla en cualquier alimento blando, como un puré de frutas, un pudín o algo por el estilo. Simplemente se debe pasar sin masticarlo.

5. Valerse de una pajita

Solo hay que poner la píldora en la lengua y luego tomar agua u otro líquido con una pajita. El movimiento de succión que se realiza es una forma de distraer la atención frente al acto de tragar. Asimismo, en el mercado existen pajitas médicas especiales para ayudar a las personas a tragarse una pastilla.

6. Ayudarse con un gel

Hay geles dulces que sirven para recubrir una pastilla y, de este modo, tragarla con mayor facilidad. Esto mejora el sabor y facilita el deslizamiento de la píldora por el esófago. Un estudio elaborado al respecto señaló que el 54 % de las personas encontraron esta técnica muy útil para tragarse una pastilla.

7. Emplear un aerosol

Hay aerosoles que actúan como un lubricante y facilitan mucho el paso de la pastilla por la garganta y el esófago. La píldora se desliza con mucha suavidad y casi ni se nota. Está indicado en especial para quienes tienen dificultades anatómicas para tragarse una pastilla o para quienes tienen vivo el recuerdo de haberse atragantado alguna vez.

8. Un vaso para tragar pastillas

En las farmacias se puede adquirir un vaso para tragar pastillas. Estos tienen una forma especial con una copa en la parte superior que se extiende hasta la zona posterior de la garganta. Estos elementos no son recomendables para quienes tienen disfagia. En los demás casos podrían ser muy útiles.

¿Cómo puedo ayudar a alguien a tomarse una pastilla?

Mujer tomándose una pastilla
Las técnicas para aprender a tragarse una pastilla permiten engañar a la mente y minimizan el rechazo corporal.

Para tragarse una pastilla lo más importante es desterrar los miedos infundados y adquirir práctica. Una persona puede ayudar a otra en ese objetivo, primero que todo con el ejemplo. Hay que mostrarle cómo hacerlo y probarle que no hay nada que temer.

Otras acciones que podrían ser útiles son las siguientes:

  • Puré de frutas. Poner la pastilla en un puré de frutas para tragarla puede ser una buena manera de ir tomando confianza.
  • Practicar con caramelos pequeños. Lo más indicado es comenzar con caramelos muy pequeños e ir aumentando hasta llegar a unos que tengan el tamaño de una pastilla.
  • No presionar. Las sesiones de práctica no deben exceder los 10 minutos y tienen que ser lo más relajadas posible. Si se ejerce presión, es posible que solo se consiga aumentar la aprehensión.
  • Intentar las diferentes técnicas. Conviene animar a la otra persona a ensayar las diferentes técnicas para tragarse una pastilla. De este modo, ella misma descubrirá con cuál método se siente más cómoda.

¿Cuándo ver a un médico?

Si a una persona le resulta muy difícil tragarse una pastilla, lo primero que puede hacer es hablar con el médico. Es posible que el fármaco venga en presentaciones líquidas o en tamaños menores. También se le podría preguntar si es posible triturar la píldora, ya que no todas las pastillas admiten esto.

En caso de que ninguna técnica funcione, vale la pena que el médico haga un chequeo. Quizás haya un problema anatómico, disfagia o boca seca. Es necesario hacer una revisión para verificar si todo está bien y con base en ello tomar las decisiones del caso.

Las pastillas no deberían trocearse para ingerirse

El miedo a tragarse una pastilla no es del todo infundado, pero lo importante es no sobredimensionarlo. Es posible atragantarse con una píldora y causar una sensación incómoda, pero esto casi nunca es una emergencia sino solo un mal rato.

Es importante que no se tome la decisión de manipular una píldora al antojo sin consultar con el médico. Hay píldoras con recubrimientos o propiedades especiales que no admiten cambios como partirlas o triturarlas, ya que podrían perder su efecto.

Te podría interesar...
6 riesgos de triturar los medicamentos
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
6 riesgos de triturar los medicamentos

Triturar los medicamentos para facilitar su administración es una practica frecuente que altera la integridad del fármaco y por tanto su efectividad.