Aprende a preparar alcohol de romero casero para combatir la celulitis

Katherine Flórez·
05 Junio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
26 Diciembre, 2018
El alcohol de romero es una solución casera que se propone como tratamiento coadyuvante para la celulitis. ¿Alguna vez lo has probado?

El alcohol de romero se propone como un tratamiento coadyuvante para la celulitis. ¿Has oído hablar de él alguna vez y de sus posibles beneficios para la piel? Descuida, igualmente te comentaremos todo a continuación. Pero primero, repasemos algunas cuestiones sobre la celulitis.

La celulitis es un problema estético común que puede afectar a personas de cualquier edad, sexo y peso. NO obstante, es cierto que suele estar más relacionado con enfermedades como la obesidad y el sobrepeso, así como con los cambios hormonales y el sedentarismo.

Se caracteriza por la inflamación de los tejidos blandos, ya sea por una dificultad circulatoria o del sistema linfático. Esta se caracteriza por la formación de pequeños nódulos de grasa. Sobre la piel, lucen como hoyuelos o piel de naranja.

Hasta ahora no existe una causa exacta para explicar su aparición. Sin embargo, está comprobado que unos malos hábitos de vida influyen significativamente en ello.

A pesar de que aún no existe un único tratamiento específico para abordar la celulitis, sí existen hábitos recomendables (como la práctica de ejercicio a diario) y algunas alternativas caseras, como el alcohol de romero.

A continuación te compartiremos sus propiedades y la sencilla receta para que lo prepares en casa.

¿Por qué utilizar alcohol de romero para combatir la celulitis?

Celulitis en las piernas.

Aunque no existe evidencia científica de que el alcohol de romero sea un remedio eficaz contra la celulitis, hay quienes deciden aprovecharlo para cuidar mejor su piel. En líneas generales, porque se considera que puede ayudar a:

  • Activar la circulación de la sangre.
  • Combatir la retención de líquidos.
  • Y promover la desinflamación de los tejidos.

También está considerado como un tónico natural para mantener la firmeza de la piel y evitar la flacidez.

  • Según varios estudios, la planta de romero tiene varias propiedades interesantes. La más destacada en lo que respecta al cuidado de la piel es la antiinflamatoria.
  • En otros estudios se ha evaluado el potencial de algunos extractos de la planta de romero y, aunque pueden ser útiles, es necesario continuar profundizando sobre su utilidad en relación con el tratamiento de la celulitis.
  • Según los expertos de la Fundación Española de la Nutrición, las hojas y sumidades floridas de romero contienen taninos (un principio amargo), vitamina C, ácido rosmarínico, una saponina y el alcaloide rosmaricina (responsable del efecto estimulante).
  • Aún cuando el romero (preparado de diversas maneras) pueda tener potencial como remedio anticelulítico, hay que tener en cuenta que la celulitis no se curará ni desaparecerá por completo si no llevamos un estilo de vida saludable y atendemos a las indicaciones del médico.
  • Para combatir este problema, es indispensable mejorar la alimentación, adoptar una rutina de ejercicios y otras buenas costumbres que favorezcan la salud.

Te recomendamos leer: Remedios con romero para mejorar la circulación

Receta para preparar alcohol de romero casero

El alcohol de romero casero es muy fácil de preparar. ¿Te animas a hacerlo? En ese caso, sigue la siguiente receta que vamos a compartirte a continuación.

El romero se utiliza de diversas maneras en la cocina y la cosmética.

Ingredientes

  • 5 ramas de romero fresco, con hojas y flores.
  • ¾ vaso de alcohol de 96º (175 ml).
  • 1 frasco de vidrio hermético.

Instrucciones

  • Corta las ramas de romero fresco en trozos pequeños e introdúcelas en el frasco de cristal.
  • Agrega el alcohol de 96º (alcohol etílico) y asegúrate de cubrir las ramas.
  • Cierra bien el frasco de vidrio, llévalo a un lugar oscuro y déjalo reposar, como mínimo, 15 días.
  • Pasado este tiempo, toma un paño limpio y filtra el alcohol para separar las ramas de romero.

Modo de uso

  • Según creencias populares, lo primero que tienes que hacer es aplicarte un producto exfoliante para que la piel aumente su capacidad de absorción.
  • Tras cumplir con este paso, seca bien las áreas que desees tratar, sumerge un par de trozos de algodón en el alcohol y aplícalo mediante un masaje suave.
  • Asegúrate de hacer movimientos ascendentes. Comienza desde la zona de las rodillas y ve subiendo hacia los muslos y caderas.
  • Enfócate en la parte posterior de las piernas, justo debajo de los glúteos.
  • Deja que el alcohol se absorba durante 15 minutos y enjuaga con agua fría.
  • Una vez seques tu piel, puedes aplicarte tu crema hidratante de costumbre.

Te puede interesar: Embellece tu cabello con 5 tratamientos con romero

No dejes de ejercitarte y cuidar tu alimentación

Para combatir la celulitis, lo más importante es adoptar y mantener un estilo de vida saludable, coherente y activo. La aplicación de cremas y el aceite de romero deben ser siempre secundarios.

Si deseas un tratamiento más especializado, consulta con tu médico. El profesional podrá indicarte qué puede ser lo mejor para tu caso.

Recuerda, la celulitis es un problema estético complejo que, de momento, no tiene cura. Sin embargo, los investigadores siguen estudiando la forma de mejorar los tratamientos médicos. De momento, lo más recomendable sigue siendo seguir las pautas del dermatólogo y llevar un estilo de vida saludable.

  • Merino, J., & Noriega, M. (2011). La piel: Estructura y Funciones. Universidad de Cantabria.
  • Llagostera Pagès, M. (2006). Cuidados de la piel. Atencion Primaria. https://doi.org/10.1157/13094777
  • Manuel Moreno, G. (2012). Definición y clasificación de la obesidad. Revista Médica Clínica Las Condes. https://doi.org/10.1016/S0716-8640(12)70288-2
  • Godínez Gutiérrez, S. A., Marmolejo Orozco, G. E., Márquez Rodríguez, E., Siordia Vázquez, J. de J., & Baeza Camacho, R. (2002). La grasa visceral y su importancia en obesidad. Revista de Endocrinología y Nutrición.