Autocuidado emocional: qué es y hábitos para fomentarlo

15 Abril, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la filósofa Maria Alejandra Morgado Cusati
Cuidar de nuestras emociones es una práctica esencial que garantiza el bienestar físico y mental. Si quieres saber cómo fomentarlo, sigue leyendo.

Las emociones son un aspecto esencial en la vida del ser humano, ya que influyen en casi todo lo que hacemos. A continuación presentamos una serie de prácticas de autocuidado emocional que te ayudarán a mantenerte saludable.

Ten en cuenta que las emociones determinan cómo nos sentimos, comportamos y pensamos. Si las descuidamos seremos más susceptibles al malestar físico y psicológico. Por lo tanto, es necesario saber cómo gestionarlas.

¿Qué es el autocuidado emocional?

El autocuidado emocional y personal es el conjunto de hábitos que llevamos a cabo para alcanzar el bienestar y mantenernos saludables. Mas allá de la realización de una serie de prácticas, implica un estilo de vida adecuado, en el que se incluye lo siguiente:

  • Dieta balanceada.
  • Ejercicio físico.
  • Buen descanso.
  • Higiene personal.
  • Eliminar el consumo de sustancias tóxicas (como el alcohol y el tabaco).
  • Actividades de ocio.
  • Cultivar espacios de interrelación con otros.
  • Contacto con la naturaleza.

Es común que el autocuidado emocional se subestime. Muchas personas creen que implementarlo es egoísta o inútil. Pero desconocen que la desatención de las emociones conlleva graves repercusiones sobre la salud.

Reconocer las emociones propias.
Gestionar las emociones y conectarnos con ellas es clave para buscar un bienestar general en la vida.

También lee: Atender las emociones durante el embarazo también es salud

¿Por qué se debe cuidar la salud emocional?

Efectuar prácticas de autocuidado emocional es fundamental para procurar la salud y el bienestar. En especial en la actualidad, con el ritmo de vida acelerado y la realización de multitareas. Esto nos lleva a responder de forma automática, sin detenernos a examinar cómo nos sentimos.

Es probable que a corto plazo no veamos las complicaciones, pero con el paso del tiempo nos empezaremos a sentir irritables, estresados, enfermos. Dicho esto, cuidarse emocionalmente conlleva a una serie de beneficios, entre los que se encuentran los siguientes:

  • Reducción los niveles de estrés, ansiedad e irritabilidad.
  • Aumento de la productividad y crecimiento personal.
  • Fortalecimiento de la autoestima.
  • Disminución en la incidencia de enfermedades y dolencias físicas.
  • Alta capacidad para la recuperación de enfermedades.
  • Cultivar una actitud positiva y mejorar el estado de ánimo, lo que ayuda a afrontar las adversidades de la vida.

¿Cómo fomentar el autocuidado emocional?

A continuación te enseñamos algunas prácticas sencillas que te ayudarán a fomentar el autocuidado emocional. Lo ideal es que seas constante y que las adoptes como un estilo de vida. Una vez que las pongas en marcha empezarás a notar los beneficios.

1. Acepta y expresa tus emociones

Todas las emociones son necesarias y tienen una función, incluso las displacenteras. No hay que obligarse a mantener un estado emocional todo el día. Si reprimes tus estados, entonces terminará afectándote a largo plazo.

Lo ideal es que aprendas a identificarlas, te permitas experimentarlas y las expreses bien, sin engancharte en ellas. Cuando sientas alguna emoción, ponle nombre. ¿Es ira? ¿Es tristeza? Luego reflexiona e intenta gestionarlas de la mejor manera posible, sin que te dominen.

2. Fortalece tus relaciones interpersonales

Somos seres sociales y necesitamos interactuar con otras personas para sentirnos bien. De esta manera, compartir experiencias, afectos, emociones y pensamientos con nuestros seres queridos es vital para el bienestar y el crecimiento personal.

No obstante, no toda compañía es beneficiosa. Identifica si a tu alrededor hay personas que te producen malestar y que no aportan nada a tu vida. Si es el caso, evita relacionarte con ellas.

3. Enfócate en las soluciones

Ante las adversidades solemos sentir emociones displacenteras y es normal. No obstante, no te estanques en el problema y en la queja.

Al contrario, canaliza las emociones para la búsqueda de soluciones y alternativas. Ten en cuenta que las dificultades también son oportunidades para aprender y desarrollar capacidades.

Descubre: Cómo expresar nuestras emociones

4. Acéptate y ámate como eres

Todos tenemos fortalezas y debilidades. Lo ideal es que seamos capaces de reconocer nuestros defectos y aceptarlos como parte de nosotros.

Recuerda que nadie es perfecto. No obstante, esto no implica que renuncies a trabajar en lo que está mal. Lo ideal es que siempre apuntes a ser la mejor versión de ti mismo.

5. Practica la empatía y el respeto

Todos somos diferentes. Es por ello que siempre estaremos en desacuerdo con algunas personas. Acepta esta realidad y respeta todas las divergencias que encuentres.

Esto implica no profundizar las discrepancias imponiendo tus creencias u opiniones. En su lugar, míralo como una oportunidad para aprender e integrar nuevos puntos de vista.

6. Ejecuta hábitos saludables

Un cuerpo sano contribuye a una mente saludable. Se ha comprobado que el ejercicio físico y los hábitos saludables están asociados al bienestar psicológico. Por lo tanto, aliméntate sano, ejercita tu cuerpo, descansa y evita el consumo de sustancias tóxicas.

Asimismo, dedica tiempo para realizar actividades de ocio que sean de tu agrado. Desconéctate, de vez en cuando, de las tareas y obligaciones. Esto potenciará tus niveles de energía y productividad.

Película en familia para disfrutar.
Realiza actividades placenteras de ocio. Eso es bueno para desconectar de las obligaciones y estimular el bienestar emocional.

7. Define y planifica tus metas

Identifica tus objetivos a corto y a largo plazo. Luego planifica cómo alcanzarlos. Es vital que organices y programes tu tiempo. Asimismo, reconoce cuáles son tus habilidades y tus límites.

También ten en cuenta que las adversidades no están exentas. Es probable que te topes con dificultades durante el camino. Cuando así sea, enfócate en las soluciones y aprende de los errores.

Autocuidado emocional: una necesidad personal y social

Las prácticas en pro del cuidado emocional no solo repercuten en nuestro bienestar, sino que influyen de manera positiva sobre los demás y nuestro entorno.

Esto se debe a que aprendemos a convivir de una forma más respetuosa, solidaria y apacible con nosotros mismos y nuestros semejantes.

  • Barra E. Influencia del Estado Emocional en la Salud Física. Terapia Psicológica [Internet]. 2003;21(1): 55-50. Recuperado de: https://www.researchgate.net/publication/235760005_Influence_of_emotional_state_on_physical_health_Influencia_del_estado_emocional_en_la_salud_fisica
  • Jiménez, Manuel G., Martínez, Pilar, Miró, Elena, Sánchez, Ana I., Bienestar psicológico y hábitos saludables: ¿están asociados a la práctica de ejercicio físico?. International Journal of Clinical and Health Psychology [Internet]. 2008;8(1):185-202. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=33780113
  • Miró, Elena, Cano Lozano, María del Carmen, Buela Casal, Gualberto, Sueño y calidad de vida. Revista Colombiana de Psicología [Internet]. 2005; (14):11-27. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=80401401
  • Piqueras Rodríguez, José Antonio, Ramos Linares, Victoriano, Martínez González, Agustín Ernesto, Oblitas Guadalupe, Luis Armando, EMOCIONES NEGATIVAS Y SU IMPACTO EN LA SALUD MENTAL Y FÍSICA. Suma Psicológica [Internet]. 2009;16(2):85-112. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=134213131007