Calderas de condensación: cómo funcionan, ventajas y desventajas

Te contamos de qué se trata una caldera de condensación, cuáles son sus ventajas y desventajas y por qué deberías darle una oportunidad. Su impacto ambiental no es nada despreciable.
Calderas de condensación: cómo funcionan, ventajas y desventajas
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 22 julio, 2021.

Escrito por Maria Jimena Freytes, 22 julio, 2021

Última actualización: 22 julio, 2021

Las calderas de condensación se basan en una propuesta simple y muy práctica que te permitirá ahorrar en el consumo energético mensual. Además de ser amigables con el medioambiente, sus características hacen que su eficiencia térmica sea mejor que la de las calderas tradicionales.

Si tienes pensado renovar tu sistema de calefacción, te recomendamos leer el siguiente artículo antes de tomar una decisión. Veremos a continuación cómo funciona una caldera de condensación y cuáles son sus ventajas y desventajas.

¿Qué es una caldera de condensación?

Este tipo de caldera constituye una evolución de las calderas a gas tradicionales. Surgen de la necesidad de aprovechar al máximo la energía calorífica que utiliza el aparato y lograr así un desperdicio mínimo.

En este sentido, la calefacción se beneficia del calor del humo que se pierde en el vapor de agua, producto de la combustión. Es decir, hay menos pérdida calorífica.

Reparación de una caldera de condensación.
En cuanto a instalación y mantenimiento, ambos tipos de caldera necesitan asesoramiento profesional.

¿Cómo funciona una caldera de condensación?

Recordemos que la caldera se encarga de producir calor y transferirlo al agua que está presente en la instalación de determinado inmueble. Ahora bien, en las tradicionales, el calor que se generaba en la evaporación se desperdiciaba.

En el caso de las calderas de condensación, el mecanismo es más eficiente. Con la condensación sucede una reacción química  en la que una sustancia gaseosa pasa a estado líquido. Cuando se produce este cambio se genera energía llamada calor latente, que queda presente en los humos de la combustión.

La combustión es un proceso químico en el que un determinado combustible (gas) reacciona al mezclarse con oxígeno y se desprende poder calorífico en forma de energía. De aquí surgen dióxido de carbono (CO2) y vapor de agua (H2O).

Este calor latente se libera durante la condensación del vapor de agua que se produjo en el proceso de combustión y se transfiere al agua para calentarla. De esta manera, se consigue hasta un 30% de ahorro en el consumo de gas. Asimismo, al recuperar esta energía se reduce la emisión de gases contaminantes.



Ventajas de las calderas de condensación

Las ventajas de las calderas de condensación son muchas y abarcan desde lo económico hasta lo ambiental. Repasemos algunas de ellas.

Alto rendimiento energético 

Como hemos explicado, al aprovechar la energía en los humos de combustión, su eficiencia energética es superior a la de las calderas convencionales. Las de condensación pueden alcanzar un rendimiento de hasta casi un 100 %.

Funcionamiento silencioso

Las calderas de condensación regulan su llama según la demanda, por lo que no se apagan y encienden cada tanto. De esta manera, no se escucha el sonido de la explosión.

Ahorro económico

Gracias a lo que hemos mencionando, su consumo se regula de forma tal que impacta positivamente en la factura de gas. Es decir, al cabo de unos años habrás amortizado el gasto extra de haber adquirido una caldera de condensación.

Menos contaminación

Las gotas de condensación se llevan una parte de los desechos de la combustión que son contaminantes directos. Esto hace que las emisiones de oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono se reduzcan hasta un 70 %.

Si el uso de las calderas de condensación se extendiera, ayudaría a controlar las emisiones de gases tóxicos que generan la lluvia ácida y el efecto invernadero en la atmósfera.

Instalación sencilla

Los diseños modernos de calderas incluyen una plantilla metálica con unas pestañas que se sujetan a la pared. Luego se encaja el aparato de forma fácil y rápida.



Desventajas de las calderas de condensación

Si bien estas calderas presentan numerosos beneficios, también tienen algunas desventajas que vamos a enumerar. La idea es que tengamos un panorama general de los pros y los contras.

Costo

Las calderas de condensación son un poco más costosas que las tradicionales. Sin embargo, al cabo de unos años se habrá amortizado gracias al ahorro de energía.

Desagüe

Estas calderas necesitan de un desagüe adicional para la eliminación de los gases que han sido condensados. Además, requieren de una instalación muy precisa de la chimenea, ya que la condensación puede causar goteos si no está bien colocada.

Radiador de caldera tradicional.
Las calderas tradicionales pierden parte de la energía que se evapora.

Calderas de condensación: vale la pena el cambio

Creemos que vale la pena optar por las calderas de condensación, porque a pesar de tener muy pocas desventajas, los beneficios son mucho más productivos. No solo que elegimos un artefacto respetuoso con el medioambiente, sino que además aprovechamos más la energía del hogar.

Esto nos lleva a notar una disminución en la factura de gas que, a la larga, sirve para compensar el costo inicial de este tipo de calderas. ¿Ya te decidiste?

Te podría interesar...
¿Cómo ahorrar en calefacción?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Cómo ahorrar en calefacción?

La mayoría de las personas se pregunta en invierno cómo ahorrar en calefacción. Es un punto importante para el bolsillo que explicamos aquí.



  • Básica, G. Calderas de condensación. Comunidad de Madrid.
  • Pozo, I. L. (2008). El gas en la edificación: Calderas de condensación. Gas actual, (108), 46-51.
  • Fernández, A. B. (2018). BANCO DE ENSAYOS DE CALDERAS DE CONDENSACIÓN DE GAS NATURAL.
  • Prieto, U. (2019). Calderas de gas de condensación: confort, seguridad y sostenibilidad en casa. Gas actual, (153), 44-46.
  • San José, R. G. CALDERAS DE AGUA CALIENTE.
  • Pérez, S. P. (2015). Los nuevos reglamentos sobre Ecodiseño y Etiquetado Energético, la gran oportunidad para el mercado de la condensación. El Instalador, (525), 41.