Camarón y langostino: ¿cuáles son sus diferencias?

Camarones y langostinos. Quizás pensabas que eran lo mismo. Te contamos en qué se diferencian y cómo afectan esas características a las preparaciones y a su calidad nutricional.
Camarón y langostino: ¿cuáles son sus diferencias?
Maria Patricia Pinero Corredor

Escrito y verificado por la nutricionista Maria Patricia Pinero Corredor el 25 diciembre, 2020.

Última actualización: 25 diciembre, 2020

Muchos piensan que hablar de camarón y langostino es lo mismo. De hecho, en algunos países como Inglaterra y Australia a ambos los llaman langostinos, mientras que en Latinoamérica los denominan camarones. Sin embargo, a pesar de su parecido, son varias las diferencias.

Ambos son animales de ciclo de vida corto y cuando son adultos se agrupan en cardúmenes para ser objeto de la pesca comercial. Las semejanzas provienen de su origen biológico. El biólogo Marcelo Scelzo describe que son crustáceos decápodos, ya que tienen caparazón y 10 patas.

Hay algunas diferencias en su cuerpo, su hábitat, su reproducción y su sabor. ¿Es langostino o camarón? Aprende a diferenciarlos a continuación.

Son biológicamente diferentes

Aunque ambos son crustáceos pertenecientes a la misma familia, tienen diferentes estructuras corporales. France y Grace señalan que los langostinos pertenecen al suborden Dendrobranchiata, es decir, tienen branquias ramificadas. De las 10 patas, los 3 primeros pares terminan en una doble pinza. Los camarones del suborden Pleocyemata tienen branquias lamelares con pinzas solo en dos pares de las patas frontales.

Si quieres encontrar diferencias más prácticas revisa las antenas y el caparazón. Los langostinos tienen antenas muy resistentes y largas que pueden triplicar el tamaño de su cuerpo. Si observas la concha verás que los segmentos se superponen por el abdomen. En el camarón el segundo segmento del caparazón se superpone al primero y al tercero.

Los camarones suelen incubar los huevos en las patas nadadoras; allí permanecen adheridos hasta que eclosionan y pasan a formar parte del plancton. Algunas especies de camarón son primero machos y al envejecer se transforman en hembras. Mientras que el langostino se reproduce copulando machos y hembras para luego liberar los huevos fecundados en el agua.

Camarones en un plato.
Los camarones son más pequeños y su contenido proteico es mayor al de los langostinos.

¿Dónde habitan el camarón y el langostino?

Los camarones se encuentran en todos los fondos de los mares y océanos del mundo. Necesitan suficiente oxigeno, por lo que prefieren aguas poco profundas. Es frecuente encontrarlos en aguas tropicales y templadas de áreas rocosas, coexistiendo con los pastos marinos, fondos de los lagos, arrecifes, fangos, arenas de playa, lagunas salobres y dulces. También se encuentran en cuevas, grietas y otras aguas corrientes y estancadas.

Se mueven por el mar en cardúmenes y resisten con facilidad cualquier cambio de temperatura. Esto les permite una amplia distribución por todo el planeta.

La mayoría de los langostinos son exclusivamente marinos, ubicándose en los paralelos 40 grados latitud norte y 40 grados latitud sur. La especie más explotada por la actividad pesquera, la Penaeidae, vive en aguas costeras poco profundas. Otras cavan en el fondo marino en horas del día para emerger en la noche y alimentarse.

Las larvas de langostinos son poco resistentes a bajas temperaturas. Esta parece ser la razón de su poca distribución en latitudes crecientes.

Camarón o langostino: ¿cuál tiene mayor tamaño?

Si quieres diferenciar de manera rápida un camarón de un langostino fíjate en su tamaño. Los langostinos son mucho más grandes que los camarones.

Pueden medir hasta 15 centímetros o 20 centímetros de largo y son de color gris, mientras que los camarones pueden oscilar en promedio entre 1 y 3 centímetros de longitud. Los más grandes pueden medir un máximo de 8 centímetros y son de color pardo.

Diferencias nutricionales entre camarón y langostino

A simple vista da lo mismo comer camarón o langostino, pero existen diferencias nutricionales en el contenido de su parte comestible. Veamos.

Según lo indica la tabla de composición de alimentos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el camarón fresco tiene aproximadamente 20 % de proteínas (similar a los pescados, el pollo y otras carnes). El contenido de grasa es bajo, por lo que se considera magro. Apenas aporta 1,73 % con predominio de grasa poliinsaturada del tipo omega 3. El colesterol es elevado, con 152 miligramos %.

El camarón también aporta minerales, como 52 miligramos % de calcio y 2,4 miligramos % de hierro altamente absorbible. De las vitaminas destaca la A con 54 equivalentes de retinol. El potasio, el sodio, el magnesio y el zinc se encuentran en buenas cantidades.

En el caso del langostino, aporta solo 16 % de proteínas y menos grasas que el camarón. Otros nutrientes también se encuentran por debajo, como el calcio con 27 miligramos %, el hierro con 1 miligramo % y la vitamina A con 16 equivalentes de retinol. Sin embargo, el potasio es mucho mayor en el langostino, con casi 300 miligramos %.

Por otra parte, vale mencionar que ambos crustáceos aportan uno de los antioxidantes más potentes en los alimentos: la astaxantina. Es el pigmento que le da el color rosado a los camarones y langostinos cuando se cocinan. Según lo señala López Roldán, este pigmento tiene amplios beneficios para la salud.

Arroz con langostinos.
Los langostinos pueden acompañar a otros platos, como el arroz, aportando potasio.

¿Cuál tiene mejor sabor?

Desde el punto de vista gastronómico, existe una pequeña diferencia en el sabor de ambas especies de crustáceos. El langostino es sutilmente más dulce que el camarón, lo que sin dudas influye en el tipo de preparación. Los camarones tienen un sabor más intenso, por lo que van muy bien en una rica cazuela o en un delicioso caldo.

Los langostinos se recomiendan al ajillo, con mantequilla y mucho perejil. Si lo prefieres, funcionan bien como guiso para acompañar pasta o arroz. También se preparan a la plancha o a la brasa, gracias a su tamaño. Aunque para una paella de mariscos es mejor el camarón por su sabor invasivo.

En cuanto a la textura, el langostino es más firme, con una carne más dura y de menor jugosidad. Hay que tener mucho cuidado de no pasarlo de cocción para evitar una preparación de poco agrado al paladar.

¿Influyen las diferencias en la calidad del camarón o langostino?

Más allá del tamaño, el caparazón, el hábitat o la reproducción, las diferencias entre estos crustáceos afectan más el valor nutricional y la preparación culinaria. Si requiero aumentar en mi dieta la ingesta de proteína o de hierro debo comer camarón. Pero si necesito más potasio y menos grasa, mejor almuerzo con langostino.

Al momento de elegir una preparación con alimentos de mar y sabores intensos selecciona el camarón, pero para platos más equilibrados en sabores y texturas es mejor el langostino. ¡Buen provecho!

Te podría interesar...
3 recetas exquisitas con camarones
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
3 recetas exquisitas con camarones

Aquí tienes 3 deliciosas recetas con camarones, que además son fáciles de preparar y con ingredientes que se encuentran en cualquier supermercado.



  • Instituto de Nutrición de Centro América y Panamá (INCAP). Organización Panamericana d ela Salud. Tabla de composición de Alimentos. Segunda edición. Reimpresión Serviprensa, S.A. 2012.
  • Scelzo, M. Biología reproductiva del langostino y del camarón de las aguas marinas Argentinas. El Mar Argentino y sus Recursos Pesqueros. 2016, 6: 71-88.
  • Álvarez , F., Villalobos, J.,  Hendrick, M.,  Escobar-Briones, E.,  Rodríguez, G.,  y Campos, E. Biodiversidad de crustáceos decápodos (Crustacea: Decapoda) en México. 2014, Revista Mexicana de Biodiversidad, Supl. 85: S208-S219.
  • Fransen, C., De Grave, S. Evolution and radiation of shrimp-like decapods: An overview. ResearchGate. 2009, 245-259.