Cáncer de mama y embarazo: lo que debes saber

4 noviembre, 2022
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Maryel Alvarado Nieto
El cáncer de mama es una de las neoplasias más frecuentes en la mujer. Por ello, es posible encontrar casos durante la gestación.

Uno de los eventos que suele ser fuente de dicha para una mujer es la maternidad, pero esta situación puede verse eclipsada por una enfermedad. El cáncer de mama en el embarazo es una realidad devastadora para muchas mujeres en el mundo.

Sin embargo, es posible tratar esta neoplasia de manera efectiva sin que esto conlleve un riesgo incompatible con la gestación. Por ello, en la mayoría de los casos, la interrupción del embarazo no está justificada.

El cáncer de mama se considera vinculado al embarazo cuando se diagnostica durante este período o en el primer año después del parto.

Se estima que cerca del 10 % de los tumores malignos de mama en mujeres menores de 40 años se asocian a la gestación, lo que representa 1 entre 1000 a 3000 mujeres. Aunque este número es considerado poco frecuente, dista de ser una cifra ideal. En especial, porque es posible que la incidencia aumente en los próximos años, debido a la postergación de la maternidad hacia edades avanzadas.

Pronóstico del cáncer en el embarazo

En la creencia popular, el diagnóstico de cáncer de mama en el embarazo es considerado de peor pronóstico para la mujer. Sin embargo, diversos estudios han intentado esclarecer esta teoría, sin evidenciar una diferencia significativa en la supervivencia de estos grupos de mujeres.

Por ello, en la actualidad, la hipótesis de un peor pronóstico se basa en la demora diagnóstica más que en una condición intrínseca del embarazo. Algunos autores proponen que los cambios hormonales propios de la gestación pudiesen influir en el desarrollo del cáncer de mama en la gestación, pero no han demostrado esta hipótesis.

Las mamas atraviesan por una serie de cambios durante el embarazo, con el fin de prepararse para la lactancia. Son estos mismos cambios los que dificultan tanto el examen físico como la capacidad de detectar una masa tumoral con los métodos de imagen disponibles.

Resulta vital la exploración minuciosa de las mamas en el primer trimestre del embarazo, ya que las modificaciones en este período son más sutiles. Ello facilita la detección.

¿Cuáles son los síntomas?

La principal manifestación física es la presencia de una masa palpable y no dolorosa en la mama. Esta tumoración puede pasar desapercibida, al asumirse como un cambio normal del embarazo.

Si la masa persiste durante más de 2 semanas, es imprescindible estudiarla.

Algunas mujeres advierten la descarga de secreción a través del pezón (telorrea), la cual puede ser incluso sanguinolenta (telorragia). Es posible que después del parto, el bebé rechace la lactancia materna, pero esta situación es poco frecuente.

Embarazada con cáncer de mama.
La detección de una masa en las mamas durante la gestación amerita una investigación médica para establecer la causa.

Diagnóstico del cáncer de mama en el embarazo

La detección precoz es fundamental, por lo que cualquier alteración de una o ambas mamas debe ser evaluada de manera cuidadosa. Las glándulas mamarias son difíciles de explorar por los cambios propios del embarazo y es necesario recurrir a técnicas de imagen complementarias.

Ecografía mamaria

La técnica ideal para la evaluación de las mamas en el embarazo es la ecosonografía, ya que no emite radiaciones ionizantes que comprometan el desarrollo fetal. La ecografía se puede utilizar durante todo el embarazo y, en manos expertas, puede discriminar las características de las lesiones.

La evaluación debe abarcar tanto las mamas, como el tejido axilar. Esto último descarta una posible extensión hacia los ganglios linfáticos.

Mamografía

Aunque no es el estudio de elección inicial, debido al riesgo de radiación fetal, su uso no está contraindicado por completo en el embarazo. Lo que es importante resaltar es que se debe proteger el abdomen para minimizar dicho riesgo.

La mamografía en el cáncer de mama en el embarazo es difícil de interpretar, debido al aumento de la densidad mamaria. Sin embargo, la técnica permite la comparación de ambas mamas y la detección de microcalcificaciones.

Biopsia de la lesión mamaria

El diagnóstico definitivo lo dictan las características histológicas de la masa tumoral. Para ello es necesario tomar una muestra para biopsia.

En la actualidad, se recomienda la punción con aguja gruesa guiada por ecogragía y, en algunos casos, la toma de muestra por incisión de la lesión. La punción con aguja fina no se aconseja, debido a los altos porcentajes de error y a la imposibilidad de realizar estudios inmunohistoquímicos en la muestra.

Las principales complicaciones de estos procedimientos son poco frecuentes e incluyen los siguientes:

  • Fistulización.
  • Sangrado.
  • Infección.

Ante una lesión sospechosa, la toma de biopsia de forma temprana es siempre aconsejable. Estos procedimientos se consideran seguros de realizar durante todo el embarazo.

Otras técnicas de exploración

La resonancia magnética posee las mismas dificultades técnicas en cuanto a su interpretación que la mamografía, con la salvedad de que no emite radiaciones ionizantes. No obstante, no tiene gran utilidad durante el embarazo, puesto que el uso de medios de contraste resulta nocivo.

Sin embargo, el médico puede recomendar su utilización en algunos casos. Se deben tomar previsiones, como el sondaje vesical y la hidratación parenteral, para eliminar el contraste de forma rápida.

En cuanto a la sospecha de metástasis, se recomienda la realización de una ecografía abdominal para detectar lesiones hepáticas. Por otro lado, no está indicado el uso rutinario de tomografía, por los altos niveles de radiación a los que se expone el feto.

De ser imprescindible, se puede solicitar una radiografía de tórax con protección abdominal después del primer trimestre de gestación. Y en caso de sospecha de metástasis cerebral, puede emplearse la resonancia magnética sin contraste.

¿Existen diagnósticos diferenciales?

Cerca del 80 % de las lesiones en las mamas durante el embarazo son benignas.

Por ello, es importante esclarecer la naturaleza de dichas lesiones. Entre los diagnósticos diferenciales se encuentran los siguientes:

Tratamiento del cáncer de mama en el embarazo

El esquema de tratamiento debe estar a cargo de oncólogos experimentados y depende en gran medida del tamaño tumoral, del estadio de la neoplasia y de la edad gestacional. La interrupción del embarazo en las primeras semanas de gestación solo puede justificarse cuando el retraso del tratamiento afecte el pronóstico materno, pero diversos estudios han demostrado que la continuidad del embarazo no altera la sobrevida.

Cirugía de mama

En los estadios iniciales, la cirugía es el tratamiento de elección. La técnica quirúrgica, conservadora o radical, dependerá de la edad gestacional y de las características del tumor.

Por esta razón, no se aconseja la forma conservadora en el primer trimestre. En algunas pacientes, la quimioterapia previa a la intervención quirúrgica está indicada para mejorar tanto el riesgo operatorio como los resultados de la cirugía.

Quimioterapia

Quimioterapia en el cáncer de mama durante el embarazo.
A veces, la quimioterapia se emplea antes de la cirugía para reducir el tamaño de un tumor muy grande.
La quimioterapia no se recomienda antes de la semana 10 de gestación por riesgo a desarrollar malformaciones en el feto.

De hecho, algunos autores aconsejan comenzar la quimioterapia después de la semana 14. Sin embargo, la indicación en este intervalo depende del criterio del equipo médico. Por otro lado, la dilatación del abordaje cuando el diagnóstico se hace al inicio del embarazo empeora el pronóstico materno.

Es importante resaltar que la quimioterapia debe suspenderse durante 3 semanas antes del parto para evitar el desarrollo de neutropenia y otros trastornos hematológicos, tanto en el neonato como en la madre. Luego de producirse el parto, se recomienda la suspensión de la lactancia.

Terapias contraindicadas

La radioterapia está por completo contraindicada durante todo el embarazo y debe aplazarse hasta después del parto. Algunos autores aconsejan la cesárea segmentaria al garantizar la viabilidad del feto, para comenzar el esquema cuanto antes. Del mismo modo, la terapia hormonal y el uso de fármacos biológicos se encuentran contraindicados.

Buscar asesoría médica

El manejo del cáncer de mama en el embarazo debe estar a cargo de un equipo multidisciplinario. Al ser poco frecuente, es necesario remitir a la paciente a centros especializados, que le brinden tanto la información como el apoyo que necesita.

Del mismo modo, siempre se deben respetar las decisiones de la paciente y de su familia. Lo fundamental es la detección precoz de las lesiones malignas, puesto que esto mejora el pronóstico con el tratamiento.

Sin embargo, es común que el diagnóstico de esta neoplasia se haga de forma tardía, nublando el panorama para la mujer. Por este motivo, se recomienda la exploración mamaria rutinaria en los controles prenatales (desde el primer trimestre de gestación) y el autoexamen por parte de la propia paciente.

  • Domarus, A.; Farreras, P.; Rozman, C.; Cardelach, F.; Nicolás, J; Cervera, R.; Farreras Rozman. Medicina Interna; 19na Edición; Elsevier; 2020.
  • Torres, F.; Prada, N.; Cáncer de Mama Durante el Embarazo; Revista Colombiana de Cirugía; 26: 285 – 292; 2011.
  • García, M.; López, G.; Pina, L.; Lizarraga, S.; Cáncer de Mama Durante el Embarazo; Revista de Medicina de la Universidad de Navarra; 52 (1): 18 – 24; 2008.
  • Rivas, O.; Uribe, A.; Celis, M.; Schneider, E.; Cáncer de Mama y Embarazo; II Jornada Chilena de Consenso en Cáncer de Mama; Revista Chilena de Ginecología y Obstetricia: 61 – 70; 2001.
  • Salas, E.; Mejía, J.; Leyva, J.; Rosas, V.; Salas, R.; Macías, C.; García, J.; Cantón, J.; Cáncer de Mama Asociado a Embarazo; Gaceta de Oncología Mexicana; 19 (2): 63 – 69; 2020.
  • Arteaga, A.; Vázquez, G.; Sepúlveda, C.; Rocha, L.; Reyes, E.; Resultados Perinatales en la Mujer Joven con Cáncer de Mama y Embarazo; Gaceta Médica de México; 157: 431 – 436; 2021.
  • González, M; Cáncer de Mama Asociado a la Gestación: Diagnóstico y Tratamiento; Trabajo de Fin de Grado; Universidad Católica de Valencia; Facultad de Medicina y Odontología; 2021.