Cómo hacer aceite de menta para cuidar de tu salud

Valeria Sabater·
19 Mayo, 2020
Si necesitas un aliado que te sirva para aliviar problemas de salud o de piel, te enseñamos a preparar en casa aceite y alcohol de menta.

El aceite de menta es un producto muy elegido porque que resulta muy agradable y, además, dura. Por ello, hay quienes lo emplean como ambientador casero en sus cuartos de baño o zonas comunes.

Ahora bien, ¿conoces los beneficios que aporta el aceite de menta a la salud y por qué deberías considerar aprovecharlo alguna vez? ¿Sabías que este producto se ha aplicado de diversas formas desde hace muchos años, no solo como ambientador, sino como complemento para la belleza y la salud?

A continuación, te indicamos te despejaremos todas estas dudas y además, te indicaremos cómo elaborar tu propio aceite de menta en casa.

¿Para qué sirve el aceite de menta?

De acuerdo con una revisión publicada en el año 2009, “el aceite de menta se obtiene de las hojas de la hierba perenne Mentha piperita L. y M. arvensis var. piperascens, miembro de la familia Labiatae”.

Según explica el siguiente artículo publicado por el Journal Science International, la hoja de menta contiene vitaminas y minerales. Por ello, se considera que el aceite tiene propiedades beneficiosas para la salud.

Por supuesto, este aceite tiene un aroma fresco y agradable, que también ayuda a despejar la tensión emocional y a relajar el cuerpo.

1. Aplicaciones del aceite de menta en la cosmética

Antes de utilizar este aceite sobre la piel, es conveniente que hagas una prueba de alergia en un área pequeña de la piel del antebrazo y observes qué sucede. En caso de que no se produzcan reacciones adversas, puedes utilizarlo con precaución.

En caso de que tengas la piel sensible o que sufras algún trastorno de la piel (acné, dermatitis, psoriasis, etc.) lo mejor será que consultes con el médico antes de utilizarlo.

Según un estudio publicado por Journal of Toxicological Research, este aceite promueve el crecimiento del cabello. Por ello, hay quienes se hacen masajes con unas cuantas gotas sobre el cabello húmedo, antes de lavarlo como de costumbre.

Según la sabiduría popular, el aceite de menta podría aliviar la comezón, el prurito y algunas molestias de la pie. Al respecto, se han llevado a cabo algunos estudios, pero la evidencia hallada sigue siendo limitada, por ello, hay que proceder con precaución.

En definitiva, el uso más extendido de este aceite es como ingrediente de colutorios y otros productos de higiene bucodental, ya que tiene propiedades antimicrobianas y antibacterianas.

2. Aplicaciones del aceite de menta para la salud

El aceite de menta se ha utilizado (de forma tópica) como complemento en el tratamiento de migrañas, dolores de cabeza, náuseas e incluso dolores musculares. Asimismo, ha sido muy empleado para aliviar el estrés y la tensión emocional en general en el ámbito de la aromaterapia.

Adicionalmente, se ha evidenciado lo siguiente:

  • El siguiente artículo publicado por la Universidad Técnica del Norte verificó que actúa como un buen repelente, así que también es adecuado para prevenir las picaduras de insectos.
  • Un estudio publicado en 2015 descubrió que algunas personas utilizan la menta en distintas formas (por su contenido de mentol) porque consideran que ayuda a bajar la fiebre.
  • Por otra parte, hay quienes consideran que el aceite de menta alivia algunos síntomas del resfriado. Para ello, haz vahos o masajes en el pecho con unas cuantas gotas.
  • También se dice que puede ayudar a mitigar el dolor abdominal y los dolores premenstruales. Para ello, puedes hacerte masajes en el vientre o aplicarte un paño húmedo con aceite de menta.

¿Cómo hacer aceite de menta en casa?

Materiales

  • 350 g de menta fresca (Menta piperita).
  • 200 ml de aceite base. Puedes elegir entre el aceite de almendras o el aceite de oliva.
  • 1 frasco de cristal oscuro de 250 ml.

Procedimiento

El procedimiento para elaborar el aceite de menta está dividido por pasos. Asegúrate de seguirlos para obtener buenos resultados.

Primer paso

En primer lugar, deberás conseguir la menta piperita. Esta la encuentras en el mercado, pero también puedes plantarla en casa.

Una vez conseguida, es necesario que la laves bien con agua fresca, hoja por hoja, para retirar cualquier impureza. Recuerda que va a tener una aplicación directa sobre la piel y es necesario que esté bien limpia.

Segundo paso

Después, vas a machacar las hojas de menta. Para ello, utiliza un mazo de madera o una cuchara. Hazlo con fuerza, ya que de este modo quedarán bien reducidas y la planta soltará su jugo. ¡Verás que bien huele!

Tercer paso

A continuación, coge un cazo y vierte en él los 200 ml de aceite (recuerda que el fuego debe estar bajito). Añade también la menta triturada, remueve y permite que se vaya destilando a fuego lento.

Una vez hecho esto, tapa el cazo para que no se escape la esencia natural de la menta y deja que se destile durante media hora (a una intensidad baja).

Cuarto paso

Pasada media hora, apaga el fuego y deja que repose. Después, utiliza un buen colador y vierte el aceite de menta en el frasco de cristal oscuro.

Quinto paso

Para acabar, tienes que dejarlo en un lugar fresco y procurar que no le dé el sol.

Sexto paso

La última parte es cuestión de tener paciencia. Vas  a tener que esperar unos 10 días para que el aceite de menta termine de desarrollar sus propiedades.

Además, debes recordar darle la vuelta al frasco cada doce horas; ya que de ese modo se integrarán más todos los elementos.

Alcohol de menta

Según un artículo publicado en los Archivos de Medicina Familiar, algunas personas elaboran agua o alcohol de menta para aliviar heridas y problemas musculares o reumáticos.

En este caso, lo que harás será mezclar las hojas de menta piperita con una botella de alcohol de 95º. Después, ponlo en un recipiente hermético y deja que repose en un lugar oscuro y fresco durante 15 o 20 días.

Pasado ese tiempo, cuela el contenido y quédate solo con el alcohol.

Precauciones al usar el aceite de menta

Descubre los beneficios de las vaporizaciones faciales

El aceite de menta no actúa de manera milagrosa y en todo caso, funciona como un apoyo puntual para las cuestiones que hemos señalado.

No es recomendable su uso en niños menores de 12 años de edad, así como tampoco en caso de tener algún trastorno de la piel. Si tienes dudas al respecto, consulta con tu médico.

  • AB Sharangi y S. Guha, 2013. Maravillas de las especias frondosas: propiedades medicinales que aseguran la salud humana. Science International, 1: 312-317. https://www.scienceinternational.com/fulltext/?doi=sciintl.2013.312.317
  • Allama, S., Kruegera, D., Demirb, I. E., Ceyhanb, G., Zellerc, F., & Schemanna, M. (2015, November 15). Extracts from peppermint leaves, lemon balm leaves and in particular angelica roots mimic the pro-secretory action of the herbal preparation STW 5 in the human intestine. Phytomedicine, 22(12), 1063-1070 sciencedirect.com/science/article/pii/S0944711315002536
  • Cash, B. D., Epstein, M. S., & Shah, S. M. (2015, August 29). A novel delivery of peppermint oil is an effective therapy for irritable bowel syndrome symptoms. Digestive Disease and Sciences link.springer.com/article/10.1007%2Fs10620-015-3858-7
  • Meamarbashi, A. (2014). Instant effects of peppermint essential oil on the physiological parameters and exercise performance. Avicenna Journal of Phytomedicine, 4(1), 72-78 ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4103722/
  • Oh, J. Y., Park, M. A., & Kim, Y. C. (2014). Peppermint oil promotes hair growth without toxic signs. Toxicological Research, 30(4), 297-304 ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4289931/
  • Thosar, N., Basak, S., Bahadure, R. N., & Rajurkar, M. (2013). Antimicrobial efficacy of five essential oils against oral pathogens: An in vitro study. European Journal of Dentistry, 7(1), S71-S77 doi.org/10.4103/1305-7456.119078
  • Mendoza Collantes, Asunciona. Uso de plantas medicinales para el alivio de la fiebre por los pobladores del Asentamiento Humano Pedro Castro Alva, Chachapoyas - 2014. http://repositorio.utn.edu.ec/handle/123456789/7354
  • María Cristina Rogles Jiménez (2017). Actualidad de los medicamentos a base de plantas para el tratamiento del dolor y la inflamación. Universidad Complutense. http://147.96.70.122/Web/TFG/TFG/Memoria/MARIA%20CRISTINA%20ROGLES%20JIMENEZ.pdf
  • Barragán-Solís A. La práctica de la autoatención por fitoterapia en un grupo de familias mexicanas. Arch Med Fam. 2006;8(3):155-162. https://www.medigraphic.com/cgi-bin/new/resumen.cgi?IDARTICULO=11178