Cómo mantener la ilusión con tu pareja

No te olvides de los pequeños detalles. La pareja debe reinventarse cada día para no perder la ilusión y no caer en la monotonía
Cómo mantener la ilusión con tu pareja
Valeria Sabater

Escrito y verificado por psicóloga Valeria Sabater el 20 enero, 2021.

Última actualización: 20 enero, 2021

Mantener la ilusión en una relación de pareja muchas veces lo pintan como un proceso en el que hay que esforzarse mucho, en el que hay que demostrar el afecto “a lo grande”, haciendo cosas extraordinarias o comprando un regalo de alto valor.

La ilusión es ese impulso de energía que pone luz a nuestras mañanas y emoción a nuestras noches. Esa dimensión indispensable en nuestras relaciones de pareja. Pero aún cuando sea muy valorado, no se trata de un bien material. Por ende, no puede mantenerse vivo solamente con regalos.

La ilusión en la pareja se alimenta día a día

En las primeras etapas de una relación de pareja la ilusión es algo constante, que nos da un subidón de alegría y adrenalina y que revitaliza ese trato con la persona que amamos. También hace que nuestras tareas diarias y responsabilidades sean más ligeras.

La ilusión es esa llama que hace que cojamos la mano de la persona que queremos y apreciemos la relación en su totalidad. De ahí que valga la pena saber cómo alimentarla.

1. Los pequeños detalles

¿Qué hacen las parejas más felices y estables? ¿Cuál es su secreto? Se trata en realidad de algo muy sencillo, de cuidar los detalles.

Si bien no hay que olvidar decir en voz alta los “te quiero” con sentimiento, también es necesario demostrar a la otra persona que es importante para nosotros a través de las pequeñas cosas, tales como: un abrazo largo, una nota en su libreta para que sepa lo bien que le sienta una sonrisa, escuchándola atentamente cuando expone sus ideas o sentimientos más profundos, animándola a seguir adelante a pesar de sus temores cuando quiere emprender un proyecto, dándole una caricia cuando está cansada o un tierno beso en momentos de intimidad, como antes de irse a dormir.

2. Cuidado con las rutinas

Levantarse, desayunar, ir al trabajo, hacer diligencias, sacar la basura, limpiar la cocina, fregar los platos, comer, dormir… son actividades que debemos hacer todos los días y que no son precisamente negativas. Nos ayudan a cuidarnos (a nosotros mismos y a aquellos con quienes compartimos intimidad) y también nos ayudan a lograr pequeños objetivos (como tener la casa en orden, mantener un peso saludable o una buena rutina de sueño, etc.).

Sin embargo, amoldarse a la rutina y evitar cualquier modificación puede conducir al aburrimiento y la apatía, por ello mismo, resulta necesario variarla al menos un poco de vez en cuando.

Salir a trotar juntos al atardecer cuando acostumbraban hacerlo a otra hora o por separado puede ser una experiencia distinta, capaz de aportar algo de variedad a la rutina. También una cena diferente, preparada entre los dos un día cualquiera (no necesariamente un viernes), simplemente para disfrutar de una serie en el ordenador mientras comen puede ser un gesto diferente que avive la ilusión.

Las escapadas de fines de semana, los desayunos especiales al aire libre o en un local, los paseos por otro lado de la ciudad que no frecuentan apenas son otras formas de mantener la ilusión. Son necesarios y saludables para ambos y no requieren de grandes producciones.

No dejes que el cansancio por el trabajo u otras obligaciones os hagan dejar de lado este tipo de gestos.

3. El sentido del humor

La risa, el compartir buenos momentos de alegría y de distensión y los momentos de genuina espontaneidad hacen que se alivien las tensiones y que disfrutemos en común con complicidad. Regalaos siempre un momento para reír de tonterías, intercambiar chistes o lo que os apetezca porque les parece divertido. Procurad divertiros al máximo cuando estéis juntos, como si no importara nada más.

Recordad que el humor nos ayuda a relativizar los problemas, a aliviarnos de las preocupaciones rutinarias, a recargarnos de optimismo y cultivar el lugar común en la pareja.

Descubre: Diferencias entre amor sano y tóxico

4. Tu pareja es tu cómplice, tu amigo y confidente

Si confiamos en nuestra pareja, nuestra autoestima se refuerza, y la ilusión se acrecienta. Por ello, ver a la otra persona como ese a quien podemos contar nuestras intimidades, deseos, aspiraciones, pensamientos… es un gesto precioso para mantener la ilusión.

Esa complicidad invita a compartir de una manera genuina, a estrechar el vínculo de diferentes maneras y a fortalecerse mutuamente. Al mismo tiempo, hace que ambos se sientan aceptados, protegidos y entendidos.

5. La ilusión por hacer planes

Las ventajas que la iluminación natural tiene para ti.

Una pareja que no hace planes, es que no confía en su futuro. No se trata solamente de hacer planes de cara al fin de semana que viene, sino planes para el día de mañana, un proyecto común.

Los planes a futuro son el mejor estímulo para mantener la ilusión porque nos demuestran que la otra persona nos incluye en sus deseos de cara al futuro. Ojo, no hay que hacer planes solo porque sí, sino porque realmente los sentimos o imaginamos. Además, es bonito construir esa visión a futuro entre los dos, haciendo lluvias de ideas y buscando la forma de avanzar hacia a ellas, paso a paso.

Mantener la ilusión no solo es cuestión de cenar juntos en un restaurante, regalarse cosas, salir a lugares exóticos o ir a una feria de diversiones cada fin de semana. En realidad, se trata de apreciar los gestos y momentos bonitos que pueden surgir a diario, a partir de cualquier cosa.

Te podría interesar...
6 tips para construir un matrimonio exitoso
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
6 tips para construir un matrimonio exitoso

Para lograr un matrimonio exitoso lo primordial es mantener la fortaleza del vínculo conyugal ante la adversidad.