Consejos para dejar los antidepresivos

Los psicofármacos son medicamentos muy especializados que provocan modificaciones en el organismo. Por eso, para dejar los antidepresivos es necesario tomar varias precauciones.
Consejos para dejar los antidepresivos
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 27 enero, 2022

Dejar los antidepresivos no es como dejar un fármaco común y corriente. Este tipo de medicamentos no se pueden abandonar así como así, sino que se debe seguir un protocolo. De lo contrario, se pueden generar efectos indeseables.

Lo más habitual es que se indique dejar los antidepresivos alrededor de 6 meses después de que se hayan prescrito. Si se siguen las indicaciones, lo más seguro es que todo salga bien. Solo se debe tomar en cuenta que este es un proceso gradual.

Los riesgos de dejar los antidepresivos

En términos generales, dejar los antidepresivos no genera ningún riesgo como tal. Lo que no resulta conveniente es dejarlos de manera abrupta, en especial si se han tomado por más de 4 semanas. En ese caso sí que se puede producir un síndrome de abstinencia.

También se debe tomar en cuenta que algunos antidepresivos tienen el potencial para causar más efectos de abstinencia que otros. Es importante señalar que esto no significa que un paciente sea adicto a estos fármacos. Se trata de una reacción orgánica.

Los principales síntomas físicos de la abstinencia, originada al dejar los antidepresivos de forma súbita, son los siguientes:

En cuanto a los síntomas psicológicos que pueden aparecer tras dejar los antidepresivos de manera súbita, se encuentran los siguientes:

  • Agitación mental y emocional.
  • Desánimo.
  • Problemas para concentrarse.
  • Dificultades con la memoria.
  • Episodios de irritabilidad.
  • Confusión.
Hombre mira antidepresivos.
Si no se dejan los antidepresivos de manera gradual, es muy probable que aparezca un síndrome de abstinencia que obligue a consumirlos de nuevo para aplacar los síntomas.

Consideraciones para dejar los antidepresivos

Todas las dificultades mencionadas se pueden evitar si se siguen algunos consejos para dejar los antidepresivos de manera correcta. Lo primero, por supuesto, es que no resulta conveniente hacerlo de forma abrupta.

Revisar la información

Es importante evaluar la información. Revisar la prescripción médica, conocer el fármaco que se está ingiriendo, sus beneficios y sus efectos adversos. Así mismo, rever cuál fue la indicación del médico en cuanto a la duración del tratamiento y qué beneficios ha aportado este período.

Identificar las motivaciones

Aunque parezca una cuestión obvia, es conveniente precisar cuáles son las razones por las que se desea dejar el fármaco. A veces se debe a que ya no se experimenta ningún síntoma. Otras veces se quieren evitar los efectos secundarios.

También es posible que no se confíe en el tratamiento. Sea cual sea el caso, conviene tener claras las motivaciones para dejar los antidepresivos.


También podría interesarte: Tipos de antidepresivos


Terapia psicológica

Lo más eficaz es que se combine la ingestión de antidepresivos con una psicoterapia o con algún tipo de práctica que complemente su acción. Una persona puede dejar los antidepresivos de forma más segura si al mismo tiempo cuenta con una terapia de soporte.



Hablar con el médico

Es conveniente consultar la decisión con el médico. Él es la persona idónea para establecer si es momento de dejar los antidepresivos o el tratamiento debe continuar.

Si una persona no confía en el profesional que lo atiende, bien puede consultar una segunda opinión antes de tomar decisiones por su cuenta.

Consejos para dejar los antidepresivos

En este punto es importante anotar que cada paciente tiene sus particularidades. Así mismo, el proceso depende en gran medida del tipo de fármaco que se esté utilizando y de la forma como ha sido asimilado.

Dicho lo anterior, siempre es recomendable dejar los antidepresivos de forma gradual. Si el proceso se lleva a cabo de manera escalonada, lo más seguro es que ni siquiera se note el cambio. ¿Cómo hacerlo?

  • Cambio de antidepresivo: consiste en sustituir el fármaco que se toma de forma habitual por otro que sea menos potente. No siempre es necesario.
  • Reducir las dosis de manera paulatina: tomar menos dosis y más pequeñas cada vez. Esto le ayuda al organismo a acostumbrarse a estar sin el medicamento. Debe ser supervisado por el médico.
  • Reportar al médico: hay casos en los que resulta necesario cambiar de planes, bien sea porque aparecen efectos secundarios o porque hay síntomas de recaída.
  • Cambiar de presentación: en algunas ocasiones ayuda cambiar de antidepresivos en pastillas a otros de presentación líquida. Estos últimos son menos potentes.
  • Cambios semanales: todo este proceso suele hacerse por semanas y no por días. No hay que acelerar el ritmo.
Cambiar las dosis de los antidepresivos.
Las dosis se escalonan en descensos graduales y semanales para evitar rebotes y signos de abstinencia.

No acelerar el proceso de cada paciente

Cada persona es diferente y también hay casos en los que, pese a seguir todas las recomendaciones, se presentan efectos indeseables después de dejar los antidepresivos. Esto sigue siendo normal. Lo indicado es conservar la calma y hablar con el médico al respecto.

También es posible que tras el intento de dejar los antidepresivos se descubra que es temprano para hacerlo. No hay problema. Quizás solo se requiera prolongar el tratamiento por un tiempo y luego retirarlo en el momento correcto.

Te podría interesar...
¿Tomas antidepresivos? Debes saber esto antes de dejarlos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Tomas antidepresivos? Debes saber esto antes de dejarlos

Para algunas personas que deben lidiar con la depresión o la ansiedad, los antidepresivos pueden ser una verdadera salvación.



  • Cuadra-Peralta, A., Veloso-Besio, C., Ibergaray Perez, M., & Rocha Zuniga, M. (2010). Resultados de la psicoterapia positiva en pacientes con depresión. Terapia psicológica, 28(1), 127-134.
  • Rodrigo, R. Z., Sandra, T. G., & Laura, L. R. (2008). Bioética en la práctica profesional. La segunda opinión médica. Revista Mexicana de Neurociencia, 9(4), 283-289.
  • Jeremías, C., Sánchez, E., Ruiz, I., Galván, J., Roquer, M., & Zayas, P. (2017). Uso y abuso de los ansiolíticos y antidepresivos.