10 consejos para enseñar etiqueta y buenos modales a los niños

Enseñar a tus hijos normas de comportamiento será efectivo siempre que inicies a temprana edad. Te expondremos las maneras adecuadas de inculcar estas conductas.
10 consejos para enseñar etiqueta y buenos modales a los niños
Elena Sanz

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 01 agosto, 2022

La buena educación comienza en casa. Es responsabilidad de los padres enseñar etiqueta y buenos modales a los niños para que su desenvolvimiento sea agradable en el entorno social.

No se trata solo de ser amable en determinadas ocasiones. Toda persona necesita conocer desde temprana edad conductas adecuadas e inadecuadas en cualquier situación que lo involucre.

La cortesía no los convierte en seres indefensos. Por el contrario, las buenas costumbres aportan elegancia y la admiración de terceros. Existen más beneficios ligados a la etiqueta y a los buenos modales que te invitamos a conocer.

¿Por qué es importante enseñar etiqueta y buenos modales a los niños?

Viaró Global School define los buenos modales como el buen trato hacia las otras personas y las cosas. Añaden que el objetivo es el respeto y la cortesía, dos valores necesarios de aprender desde la infancia.

También es un asunto de urbanidad, relativa a las normas institucionalizadas por las sociedades para reflejar la educación y el respeto. Cuando fusionas los buenos modales con la buena educación surge la etiqueta. Estas características las evidencia un niño que sabe comportarse de manera correcta frente a cualquier escenario.

A futuro, ese actuar les permite descifrar cualidades en las personas con las que deseen relacionarse. La etiqueta y los buenos modales también son la carta de presentación en el campo laboral y contribuyen con la impresión que dejas en los demás.

Sobre este punto, una publicación de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil resalta que ser educado puede abrir las puertas al éxito, crear un mejor ambiente y fomentar la sana convivencia.



Modales que todo niño necesita aprender

Un artículo difundido por el Sant Joan de Déu Barcelona explica que, a medida que se haga mayor, el niño se transformará en un ser social y entenderá a su ritmo la utilidad de las expresiones de cortesía. Algunos modales y normas de etiqueta que todo niño requiere aprender son los siguientes:

  • Saludar: instrúyele para dar los «buenos días», las «buenas tardes» y las «buenas noches», así como otras maneras de saludar. Esta es una de las habilidades primordiales en la educación.
  • Ser generosos: desde chicos hay que aprender a ponerse en el lugar del otro y procesar la idea de que cada comportamiento ejerce un efecto en los demás.
  • Respetar a los mayores: explícales que no está bien el tuteo, que deben decirles «señor» o «señora», que hay que cederles el paso y no tomar sus asientos en el transporte público, entre otras cortesías.
  • Esperar el turno de hablar: resulta común que los niños interrumpan las conversaciones para opinar. No es malo que expresen sus pensamientos, pero necesitan saber que tendrán su oportunidad y deben esperar.
  • Decir «por favor» y «gracias»: es un modal esencial y que siempre deben decir cuando piden o preguntan por algo y cuando agradecen una atención, un gesto o un favor.
  • No llevar el celular o tableta a la mesa: no aceptes ningún dispositivo electrónico en la mesa, porque la atención del niño se centraría en el aparato y no en la interacción con los acompañantes.
  • No mascar chicle mientras habla: es desagradable y da mala impresión que mientras se conversa o cuando se está en la mesa, un niño o cualquier persona mastique chicle.
Joven ayuda en la casa.
La ayuda en las tareas del hogar se puede inculcar desde la infancia.

Recomendaciones para enseñar etiqueta y buenos modales a los niños

Enseñar a un niño sobre cortesía no es tan sencillo, en especial durante los primeros años de vida, ya que les cuesta entender el sentido de sus actitudes. La paciencia es un factor clave.

El Banco Interamericano de Desarrollo destacó en una publicación que el rol del adulto es facilitar al niño la comprensión de su entorno. Aluden que la infancia aprende por exploración, por experimentación, por repetición y por imitación.

Para que los niños internalicen y apliquen normas de etiqueta y buenos modales, veamos una serie de consejos.

1. Dar el ejemplo

Los niños imitan mucho de lo que observan y los papás son el espejo en que se miran los hijos. Sé amable, discúlpate cuando sea pertinente y aplica todos los buenos modales que conozcas.

2. Empezar por lo más fácil

A medida que el niño avance en la etapa del habla, aprovecha para educarle con palabras fáciles pero importantes: «por favor» y «gracias». Otros términos iniciales son los saludos.

3. Jugar a los roles

La asignación de roles colabora en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Por otra parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia enfatiza que el juego constituye una de las formas más importantes para que los niños obtengan conocimientos y competencias básicas.

Partiendo de estos puntos, recurre a los disfraces y jueguen a los roles. Simulen estar en una tienda. El niño hará las veces de cliente, mientras te encargas de las ventas. Esta es una buena escena para practicar las normas de urbanidad.

4. Cantar sobre los modales

Arma en YouTube una lista de reproducción con canciones referidas a los buenos modales; aparte de simpáticas y pegajosas, aprender mediante canciones ayuda a que las lecciones sean difíciles de olvidar.

5. Evitar los regaños

No benefician en nada los sermones para que un niño deje de gritar. En lugar de regañar, corrige con calma y diciéndole frases concisas, como «habla en voz baja, por favor». Nunca olvides pedir con «por favor» para dar el ejemplo.

Aunque los niños actúen groseros, lo correcto es apartarlos y hablarles de su actitud en privado. Afíncate en cuál debería ser el comportamiento adecuado.

6. Precisar consecuencias

En tanto crezca, es pertinente incrementar las exigencias en cuanto a los modales, la cortesía y la etiqueta. Si el niño no agradece por llevarle un vaso de jugo, retíralo hasta que dé las gracias y aclárale que ahora es él quien debe buscarlo.

7. Armar estrategias

Este consejo es propicio en aquellos casos de interrupciones por pataletas. En ocasiones, cuando algunos niños quieren algo y no lo reciben de inmediato, apelan al llanto y a los gritos, cortando conversaciones u otras actividades entre adultos.

Aclara qué motivos son válidos para interrumpir y cuáles no. También señálale que hay otras estrategias discretas y educadas para pedir o avisar algo.

Tocar el brazo de mamá o papá o pedir disculpas antes de interrumpir son métodos aceptables.

8. Practicar modales en la mesa

Si los niños tienen la edad suficiente para compartir en reuniones con adultos, intégralos. Pero con ciertas excepciones.

Por ejemplo, prepara una mesa separada solo para ellos. Con antelación explícale y practiquen cómo manejar los cubiertos y otras pautas sencillas de etiqueta.

Dinámicas como jugar a ser personajes sirven de técnicas de apoyo. Asigna al niño el papel de comisario y pide que vigile que ningún comensal tenga bigotes después de beber leche y que las manos siempre estén a la vista. Poco a poco, estas actividades divertidas los preparan para eventos reales.

Comida familiar para enseñar etiqueta y buenos modales.
Los pequeños pueden aprender los modales de la mesa en cada comida, con reglas sencillas y siguiendo el ejemplo de los padres.

9. Ver dibujos animados que muestren buenos modales

Apóyate con caricaturas en las que quede claro el significado de los buenos modales y la etiqueta. En este aspecto, la tecnología es un respaldo fundamental, ya que encontrarás infinidad de contenido útil. Complementa la información exponiendo ejemplos cotidianos.

10. Ser coherentes

La efectividad de enseñar etiqueta y buenos modales está en ser coherentes y aplicar estas normas a diario, dentro y fuera de casa. Es un error creer que las personas solo deben comportarse bien cuando están en la calle.



¿Cuál es el momento idóneo para enseñar etiqueta y buenos modales a los niños?

Los niños son una esponja absorbiendo comportamientos. No esperes a que crezcan para empaparlos de buenos modales. La ventaja de los hábitos ganados en la niñez es que persisten por siempre.

Es mejor enseñarle lo que es la educación y la cortesía desde los primeros años de la infancia, así lo asumen con completa naturalidad.

Te podría interesar...
9 consejos para enseñar a los niños a expresar sus emociones
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
9 consejos para enseñar a los niños a expresar sus emociones

Enseñar a los niños a expresar sus emociones garantiza herramientas para que no experimenten frustración y eviten comportamientos agresivos.