Consumo de leche de almendras en niños: beneficios y desventajas

28 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
Para aquellos niños alérgicos a las proteínas de la leche de vaca, la leche de almendras puede resultar un sustituto eficaz. Te presentamos sus beneficios.

El uso de la leche de almendras en niños es una moda nueva en la dieta occidental debido a la capacidad que tiene para sustituir los lácteos. Se utiliza como producto líquido en aquellas personas que padecen intolerancia a la lactosa. De todos modos, no es apta para todo el mundo.

Has de saber que la leche es un buen alimento que no debe ser sustituido, al menos que exista un motivo médico. Las intolerancias a la lactosa han de ser correctamente diagnosticadas, de lo contrario se estaría suprimiendo un producto de la dieta capaz de aportar proteínas y grasas de alta calidad.

¿A partir de qué edad se puede consumir leche de almendras y por qué?

Es necesario tener en cuenta que la leche materna ha demostrado ser el mejor alimento para el niño hasta los 6 meses de edad de forma exclusiva y hasta los 2 años como complemento. Es importante que la introducción de los productos no maternos sea paulatina y que se respeten las indicaciones del pediatra.

Desde el punto de vista técnico se pueden introducir frutos secos a partir de los 6 meses de vida, aunque es recomendable que dicha ingesta se realice previo picado de los mismos para evitar atragantamientos. En este sentido, en el sexto mes ya se podría introducir la leche de almendras.

Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con el producto de leche de almendras que se utiliza. Muchos de ellos cuentan con azúcares añadidos en su composición, lo que reduce el valor nutricional. Está claro que una ingesta regular de glúcidos simples condiciona de manera negativa la salud del niño. Así lo evidencia un estudio publicado en la revista Journal of Pediatric Gastroenteerology and Nutrition.

Leches de frutos secos para niños.
Las leches derivadas de frutos secos podrían introducirse en la dieta infantil luego del sexto mes de vida.

Para saber más: Beneficios de los frutos secos en el embarazo

Beneficios del consumo de leche de almendras en niños

A continuación vamos a indicarte cuáles son los beneficios del consumo de leche de almendras en niños.

Reducción del riesgo de alergias

La introducción temprana de almendras en la dieta consigue reducir el riesgo de desarrollar alergias a los frutos secos en etapas posteriores, lo que resulta positivo. Cabe destacar que dichos alimentos cuentan con grasas de alta calidad y con proteínas. Además, son capaces de aportar micro y fitonutrientes.

También te puede interesar: Frutas, verduras y hortalizas que contienen proteínas

Una opción para los niños alérgicos a las proteínas de la leche de vaca

En aquellos niños en los que no es posible introducir leche de vaca, debido a procesos alérgicos, la leche de almendras es una gran opción. Obviamente, la lactancia materna siempre ha de ser la prioridad.

No obstante, si existe algún tipo de factor limitante para la propia lactancia se pueden preparar biberones con esta clase de bebidas. Así se evitan procesos que incrementan las reacciones inflamatorias.

Aporte de minerales

Según lo dicho, los frutos secos se caracterizan por ofrecer un completo aporte de minerales, entre los que destaca el zinc. Dicho micronutriente es esencial para garantizar el correcto funcionamiento del sistema inmune, según un estudio publicado en la revista Nutrients. Este mineral influye en la diferenciación de las células que conforman las líneas de defensa del organismo.

Células del sistema inmune.
El zinc es un elemento nutricional que se ha vinculado a la mejora de la eficiencia del sistema inmune en niños y adultos.

Contraindicaciones y desventajas del consumo de leche de almendras en niños

Ya te hemos hablado de que la leche materna es el mejor alimento para los bebés. En su defecto, la leche de vaca cuenta también con un aporte nutricional interesante. Sin embargo, la de almendras carece de proteínas y de lípidos de elevada calidad, por lo que es deficitaria desde el punto de vista de los macronutrientes.

Además, algunas versiones cuentan con elevadas cantidades de azúcares añadidos, lo que perjudica la salud metabólica del bebé. En este sentido, es crucial mirar los etiquetados para evitar ultraprocesados capaces de ejercer un efecto negativo.

Ten en cuenta que, en el mejor de los casos, la leche de almendras se conformará de una elevada cantidad de agua con restos del fruto seco, por lo que obtendremos un producto bastante insípido y no demasiado beneficioso. Más allá de la ventaja que se genera por la reducción del riesgo de desarrollar alergias, existen otros alimentos en la dieta con mayor calidad.

La leche de almendras en niños es una opción para alérgicos

Tal y como hemos explicado, el consumo de leche de almendras en niños tiene sentido para prevenir el desarrollo de alergias y para evitar el consumo de leche de vaca en sujetos que son intolerantes o que desarrollan patologías autoinmunes en presencia de sus proteínas.

Se puede introducir a partir de los 6 meses de vida, aunque la opción preferente será siempre la lactancia materna. Esta será capaz de aportar todos los nutrientes que el bebé necesita para desarrollarse de forma adecuada.

  • Binns C., Lee M., Low WY., The long term public health benefits of breastfeeding. Asia Pac J Public Health, 2016. 28 (1): 7-14.
  • Mis NF., Braegger C., Bronsky J., Campoy C., et al., Sugar in infants, children and adolesecents: a position paper of the european society for paediatric gastroenterology, hepatology and nutrition committee on nutrition. J Pediatr Gastroenterol Nutr, 2017. 65 (6): 681-696.
  • Wessels I., Maywald M., Rink L., Zinc as a gatekeeper of immune function. Nutrients, 2017. 9 (12): 1286.