Cuidados en el hogar para una persona con demencia senil

A medida que envejecemos, disminuyen algunas de nuestras capacidades, afectando el funcionamiento físico y mental. Cuidar de una persona con demencia senil es un reto.
Cuidados en el hogar para una persona con demencia senil
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 03 septiembre, 2022

Hay muchas atenciones y cuidados que una persona con demencia senil requiere en el hogar. Debido a esto, en ocasiones, los familiares del paciente se pueden sentir abrumados o confundidos.

Y es que son muchas las preguntas y los aspectos a los que atender, como la medicación, la alimentación, la movilidad y la hora del baño, por ejemplo.

¿Qué pasa si no quiere comer o si se cae? ¿Cómo hacer si no se duerme?

Si tienes a tus padres o algún otro familiar en esta situación, en el presente artículo te damos consejos y recomendaciones con respecto al cuidado de la persona con demencia senil, para ayudarla en la medida de lo posible. Esta situación también es difícil para el paciente.

Demencia senil: causas y síntomas

Aunque el término demencia senil está en desuso para la medicina, sigue empleándose dentro del vocabulario corriente. Con este concepto se alude a un cuadro general de deterioro cognitivo asociado con el envejecimiento.

De acuerdo con las investigaciones, es más común que comiencen los síntomas a los 65 años. Algunos factores de riesgo pueden condicionar su aparición, tales como el déficit de vitaminas, los problemas cardiovasculares o del sistema nervioso y otras enfermedades crónicas.

Hay algunas señales que indican que la persona se encuentra en esta situación:

  • Pérdida de apetito.
  • Falta de aseo personal.
  • Conductas desinhibidas.
  • Tendencia al aislamiento.
  • Dificultad para comunicarse.
  • Olvidos y distracciones permanentes.
  • Dificultad para mantener la concentración.
  • Disminución de las habilidades para razonar.
  • Irritabilidad y cambios bruscos de humor.
  • Aumento progresivo de la dependencia de terceros.

Si percibes que en algún familiar mayor de edad se presentan varias de estas señales, es recomendable acudir al médico para hacer una evaluación general.



Cuidados en el hogar para una persona con demencia senil

Una vez que se confirma el diagnóstico, son varias las acciones que se deben llevar a cabo, con miras a establecer una rutina de cuidados en el hogar para una persona con demencia senil. Esto se hace tanto para prevenir accidentes y problemas de salud, como para asegurar una buena calidad de vida.

En tal sentido, se debe intervenir en algunas rutinas diarias, aunque tratando de mantener un equilibrio en cuanto a la autonomía y sin afectar la autoestima. Al respecto, te damos algunas recomendaciones.

Deterioro cognitivo y demencia senil en un anciano.
El diagnóstico lo debe hacer un profesional, certificando que existe un cuadro de deterioro cognitivo.

Informar a las personas cercanas

A los fines de buscar la colaboración y encontrar la aceptación y comprensión, hay que informar acerca de la situación a quienes viven cerca y pudieran ser afectados. Si bien para algunas personas puede resultar embarazoso admitir que un familiar presenta un diagnóstico de demencia senil, es mejor hablar y prevenir inconvenientes.

Adecuar el espacio

A pesar de que los adultos mayores pueden ofrecer resistencia a modificar los espacios en las casas donde han habitado toda su vida, esto suele ser necesario:

  • Las puertas y ventanas difíciles de abrir tienen que arreglarse, ya que con la edad se pierde fuerza muscular.
  • Otro detalle importante, si vive en apartamento y hay balcones, es cerrar o enrejar el mismo.

Hábitos, horarios y actividades

Un horario de actividades estructuradas es conveniente por diversas razones. Esto ayuda a la persona mayor a ocuparse de sí mismo y concentrarse, manteniéndose enfocado. No obstante, lo ideal es evitar modificar demasiado su rutina, ya que podría alterarlo.

Lo que se debe hacer es fijar una cartelera en un sitio visible, para que recuerde lo que tiene que hacer. Por ejemplo, tomar las medicinas a determinadas horas o regar las plantas.

Es indispensable en el caso de adultos mayores que viven solos.

Un ambiente familiar

Algo que les ayuda mucho, para no sentirse perdidos, es tener fotos familiares en las paredes. En caso de algún olvido al levantarse, rostros conocidos podrían atenuar su ansiedad. Asimismo, se les debe permitir conservar sus objetos, como un sillón favorito.

Rutina al levantarse

En el caso de los que no viven solos y que ya experimentan dificultades para valerse por sí mismos, los cuidados en el hogar para una persona con demencia senil incluyen ayudarlo al momento de levantarse.

Si tiene movilidad limitada, debe tener al alcance bastón, muletas o silla de ruedas. Si puede levantarse solo, será útil tener una cama de hospital o una barra cerca, para que se apoye y no tenga que hacer tanto esfuerzo.

También se puede tener cerca de su cama algún dispositivo de transmisión de sonido, para escucharlo si necesita o pide ayuda, tales como los monitores de audio que se usan con los bebés.

Desplazamiento

Si la persona no tiene problemas de movilidad y se desplaza por la casa, es conveniente mantener los pasillos libres de obstáculos, ya que podría no verlos o no prestarles atención.

Asimismo, se deben dejar algunas luces encendidas, por si se levanta de noche. Recordemos que las fracturas de cadera en adultos mayores son bastante comunes.

Rutina del baño

También es posible que el adulto mayor necesite ayuda al bañarse. El baño es otro espacio donde pueden ocurrir caídas. A tales fines, se puede requerir colocar barras de agarre, colocar alfombras de goma y hasta eliminar escalones.

Alimentación

La alimentación es uno de los aspectos más complicados en lo que respecta a los cuidados en el hogar de personas con demencia senil. Por una parte, algunos adultos mayores experimentan pérdida de apetito; otros, cuando viven solos, olvidan que tienen que comer o beber agua.

En ciertos casos, se pueden presentar cuadros de deshidratación. Al respecto, en algunas investigaciones se señala que el riesgo de desnutrición es alto en este grupo de edad.

Por ello, se sugiere establecer un horario de comidas supervisadas, para asegurarse de que coman y que se alimenten e hidraten bien.


Medicación

El cuidado de la persona con demencia senil exige prestar especial atención a la medicación, sobre todo en quienes sufren de alguna patología y se encuentran bajo tratamiento. Si viven solos, se deben tener mecanismos para recordarle que tiene que tomar un medicamento a determinadas horas, así como las dosis.

De igual modo, se recomienda suministrarle un estuche para surtir las píldoras de cada día, evitando que tenga a mano el frasco. Esto reduce el riesgo de sobredosis.

Productos y artículos peligrosos

Así como sucede con los niños, con algunos adultos mayores en los que hay un deterioro cognitivo avanzado, es necesario tomar precauciones con respecto a artículos peligrosos. Esto incluye cuchillos, tijeras, maquinillas de afeitar y otros cortantes.

De igual modo se debe proceder con yesqueros y fósforos. También los productos de limpieza que contengan tóxicos deben almacenarse en lugar seguro.

Actividad física

Es bueno que realice caminatas regulares, si su condición y el clima lo permiten. De preferencia, debe hacerlo acompañado por algún cuidador. Esto es beneficioso tanto para su salud como para su funcionamiento cognitivo.

Socialización

Hay que evitar que la persona con demencia senil se aísle, ya que esto contribuye a incrementar el deterioro mental. En tal sentido, es bueno hablarles, que participen de las actividades familiares, que lo visiten amigos o a su vez que realice visitas.

Adultos mayores en tareas sociales.
La participación en talleres y el encuentro con otras personas enlentece el deterioro cognitivo, estimulando el campo social.

Cuidado al salir solo

No obstante las recomendaciones anteriores, si el paciente no está en condición de salir solo, porque no se desplaza o no ve muy bien, hay que acompañarlo para evitar que pueda tropezar, sufrir algún accidente o incluso perderse.

Pasatiempos estimulantes

Algunas actividades son positivas para estimular su funcionamiento cognitivo, ejercitando la memoria y la concentración. Por ejemplo, hay juegos que ayudan a estimular la mente:

  • Ajedrez.
  • Damas.
  • Sudokus.
  • Cartas.
  • Mandalas.
  • Rompecabezas.
  • Crucigramas.

Manejo del comportamiento agresivo

Es posible que en algunos momentos el paciente muestre un comportamiento difícil, agresivo o irascible. No debes perder la calma. Evita responder de manera airada.

Recuerda que esto es algo que vas a ver con frecuencia si estás al cuidado de una persona con demencia senil. Con respecto al manejo de estas conductas, te damos las siguientes recomendaciones:

  • No hagas cambios abruptos en su rutina.
  • Trata de identificar qué es lo que le molesta, incomoda o asusta.
  • Cuando se enfrasque en la discusión, trata de dirigir su atención hacia otro tema.
  • Por sobre todo, háblale suavemente, evita la confrontación y no te molestes. No es nada personal.

Otras medidas de seguridad general

Si la persona vive sola, debe tener un teléfono de fácil funcionamiento, donde estén almacenados los números más importantes. En la medida de lo posible, hay que instalar sistemas de detección de humo. También conviene quitar cerraduras de baños y dormitorios para evitar que la persona quede encerrada.

Solicita ayuda profesional

Si los episodios de agresividad son muy frecuentes o difíciles de manejar, se debe acudir a un profesional de la salud para que recomiende las medidas a seguir, como el uso de alguna medicación o beber infusiones relajantes.

Por otra parte, si estás solo en el cuidado de una persona con demencia senil, pero sientes que la situación te sobrepasa o se te hace complicado por el trabajo, no dudes en pedir ayuda. Existen profesionales que van a los hogares, a las residencias y a los centros de atención. Es preferible esto a que estén solos.

Te podría interesar...
5 consejos para prevenir la enfermedad de Alzheimer
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 consejos para prevenir la enfermedad de Alzheimer

Aunque existen muchas dudas sobre la enfermedad de Alzheimer, te damos algunas claves para prevenirla y reducir los riesgos de desarrollar esta enf...



  • Aquino Fernández J, Apaza Paucara J, Huaynoca N. Demencia Senil. Rev. Act. Clin. Med. 2012; 17: 846-850.
  • Budson A, Solomon P. Memory Loss, Alzheimer's Disease, and Dementia. Philadelphia: Elsevier: 2022.
  • Collazo Álvarez H, Pérez Nápoles H, Boada Sala N. La fractura de cadera en la comunidad. MEDICIEGO. 2005; 11(Supl. 2). Disponible en: http://www.revmediciego.sld.cu/index.php/mediciego/article/view/2550/2748
  • Gonzalo L. Cuidadores y cuidados para los enfermos con demencia tipo Alzheimer. Rev Med Univ Navarra. 1997; 4(1): 67-70.
  • Guerrero Ballester Y. La demencia senil. Un acercamiento a su manejo y tratamiento. Primera Jornada Virtual de Psiquiatría 2020. Disponible en: http://jvirtualpsiquiatria2020.sld.cu/index.php/jvpsq/2020/paper/viewPaper/126
  • Pacurucu Ávila N, Rodríguez Sánchez D, Puente Arroyo A, et al. Factores asociados a la desnutrición en un grupo de adultos mayores en zonas rurales ecuatorianas. Archivos Venezolanos de Farmacología y Terapéutica. 2019; 38(6). Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=55964142004