¿Dar leche de cabra a un bebé es saludable?

La leche de cabra cuenta con proteínas de elevado valor biológico, pero con menos cantidad de lípidos que la leche de vaca, por lo que presenta una digestión más sencilla.
¿Dar leche de cabra a un bebé es saludable?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 14 marzo, 2021.

Última actualización: 14 marzo, 2021

La leche de cabra es un alimento saludable. Contiene proteínas de elevado valor biológico y otros nutrientes esenciales que pueden ayudar a que el organismo desarrolle sus funciones de manera adecuada. Sin embargo, muchos se preguntan si dar leche de cabra a un bebé es correcto o puede suponer un riesgo para su salud.

Antes de comenzar, hemos de destacar que los lácteos suponen un grupo de alimentos de alto valor en la dieta. A pesar de que en la actualidad son discutidos, las evidencias llevan a concluir que su presencia en la alimentación es necesaria para contribuir a generar un buen estado de salud.

Beneficios de la leche de cabra

Vamos a introducirnos de lleno en el tema comentando primero los principales beneficios de la leche de cabra z a explicar  la posición de la ciencia al respecto.

Mejora el desarrollo muscular

La leche de cabra cuenta en su interior con proteínas de la más alta calidad. Se trata de un nutriente de alto valor biológico que presenta todos los aminoácidos esenciales y un buen valor de digestibilidad.

Existen evidencias que señalan que las proteínas son esenciales para garantizar una buena función muscular y para prevenir la degeneración del tejido a medio plazo. Si no se cubren los requerimientos, se incrementa el riesgo de desarrollar sarcopenia.

Leche descremada versus leche entera: cada una tiene sus propias características.
La leche de cabra aporta proteínas de alto valor biológico.

Mayor densidad ósea

Además de por su contenido en proteínas, la leche de cabra destaca por la presencia de calcio en su interior. Este nutriente es fundamental para garantizar una buena salud ósea.

La ingesta del mismo durante la adolescencia reduce el riesgo de sufrir fracturas durante la edad adulta, así como el riesgo de osteoporosis. Así, lo afirma un estudio publicado en la revista Nutrients

Presenta una fácil digestión

La leche de cabra cuenta con una menor cantidad de lípidos que la de vaca. Por este motivo, su digestión es mucho más sencilla. Con esto no queremos decir que las grasas sean nocivas para la salud, ni mucho menos.

Sin embargo, estos nutrientes cuentan con un tiempo de vaciado gástrico mayor, según las evidencias más actuales, por lo que pueden generar incomodidad si se consumen en exceso.

La cantidad de lípicos presentes en la leche de cabra son inferiores a los de la leche de vaca.

Dar leche de cabra a un bebé: ¿a partir de qué edad y por qué?

Es posible dar leche de cabra a un bebé en sustitución de la de vaca, pero se debe esperar un tiempo mínimo para incluir este tipo de alimentos en la dieta. De lo contrario, se podrían generar alergias o intolerancias.

Los pediatras recomiendan no administrar este producto hasta pasados los 12 meses, aunque algunos expertos sostienen que se puede empezar a introducir algo antes.

Hay que tener en cuenta que la leche de cabra cuenta con una alta concentración de minerales. Por este motivo, podría ser demasiado agresiva para el riñón si este se encontrase todavía en una fase de maduración.

Fórmulas infantiles a base de leche de cabra

Actualmente, existen en el mercado algunas fórmulas infantiles a base de leche de cabra. Estas pueden suponer una alternativa a tener en cuenta cuando las creadas a partir de leche de vaca generan una gran cantidad de gases o de molestias intestinales en el niño. Al ser la de cabra de digestión más sencilla, dicha sintomatología se podría aliviar.

De todos modos, es bueno consultar con el pediatra antes de tomar la decisión de administrar un producto de este tipo. También es necesario observar el valor nutricional de la fórmula en cuestión, comprobando así que no cuenta con una gran cantidad de azúcares simples en su interior.

Efectos adversos del consumo de leche de cabra en lactantes

El mayor riesgo de la administración de leche de cabra en bebés es el desarrollo de una alergia a las proteínas del alimento. Podría experimentarse una alergia cruzada entre las proteínas de la leche de vaca y la de cabra, por lo que si no se tolera un producto, es posible que tampoco se pueda introducir el otro en la dieta.

Más allá de esto, no se han detectado otros efectos adversos cuando el alimento está correctamente incluido en la dieta, es decir cuando se respetan los 12 meses para el primer contacto. Solamente pueden producirse alteraciones no importantes a nivel intestinal, aunque molestas, como la aparición de gases.

Leche de cabra, una opción para los bebés

Como hemos comentado, es posible valorar la inclusión de la leche de cabra en la dieta de los bebés mayores de 12 meses. Este alimento resulta de fácil digestión respecto a su homólogo procedente de la vaca. Cuenta con una elevada densidad nutricional donde destacan las proteínas y los minerales como el calcio.

Además, su perfil lipídico se considera saludable, aunque es cierto que la mayor parte de los ácidos grasos que contiene son de tipo saturado. La concentración de los mismos es inferior que en el caso de la leche de vaca.

Te podría interesar...
Crema de leche: propiedades, tipos y consejos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Crema de leche: propiedades, tipos y consejos

¿Te gusta la crema de leche? Existen muchos tipos y no son todos iguales. Aprende a obtener sus propiedades ingiriendo el aducuado para ti.



  • Martone AM, Marzetti E, Calvani R, Picca A, Tosato M, Santoro L, Di Giorgio A, Nesci A, Sisto A, Santoliquido A, Landi F. Exercise and Protein Intake: A Synergistic Approach against Sarcopenia. Biomed Res Int. 2017
  • Vannucci L, Fossi C, Quattrini S, Guasti L, Pampaloni B, Gronchi G, Giusti F, Romagnoli C, Cianferotti L, Marcucci G, Brandi ML. Calcium Intake in Bone Health: A Focus on Calcium-Rich Mineral Waters. Nutrients. 2018
  • Giezenaar C, Lange K, Hausken T, Jones KL, Horowitz M, Chapman I, Soenen S. Acute Effects of Substitution, and Addition, of Carbohydrates and Fat to Protein on Gastric Emptying, Blood Glucose, Gut Hormones, Appetite, and Energy Intake. Nutrients. 2018