Diego Carlos: su musculatura y una grave lesión del tendón de Aquiles

Para un defensor central, ser fuerte en lo físico es casi una obligación para rendir en el más alto nivel. Diego Carlos cumple con creces este requisito.
Diego Carlos: su musculatura y una grave lesión del tendón de Aquiles
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Escrito por Fernando Clementin

Última actualización: 07 septiembre, 2022

Para ser defensor en el fútbol profesional actual, el porte físico es una cualidad casi indispensable. Vaya si lo confirma Diego Carlos Silva, un futbolista que desde hace varios años aprovecha su musculatura para rendir más en el campo de juego.

El jugador brasileño, que pasó por el Sevilla FC y ahora defiende los colores del Aston Villa de Inglaterra, es un ejemplo de la optimización del cuerpo en pos de un resultado. Es que su entrenamiento y la predisposición genética le han permitido generar una masa muscular beneficiosa para el rol que cumple en sus equipos.

¿Cómo juega Diego Carlos?

Antes de profundizar en cómo obtuvo Diego Carlos la musculatura que tiene, cabe describir su estilo de juego. El brasileño tiene 29 años de edad, mide 1,85 metros y pesa 79 kilogramos. Su pierna hábil es la derecha y puede desempeñarse en cualquiera de los dos puestos de la zaga central.

A menudo se ha descrito a este defensa como «una roca». Pese a que no es extremadamente grande, sí es fuerte y tiene a su favor una musculatura robusta. Su principal virtud está en los enfrentamientos uno a uno, una instancia del juego en la que falla muy poco.

No es un defensa veloz, aunque tampoco sufre demasiado cuando su equipo deja espacios libres atrás. Su ubicación y prestancia para anticipar y cortar ataques en el momento justo lo compensan.

Además, el hecho de saberse más fuerte que los demás le juega a favor. A veces, incluso puede llegar a pegar alguna patada de más, pero tan solo fue expulsado 6 veces —todas por doble tarjeta amarilla— en 8 temporadas como futbolista profesional.

Diego Carlos jugando para el Aston Villa de Inglaterra.
El estilo de juego de Diego Carlos se basa en su potencia muscular, que le sirve para compensar su velocidad no tan notoria.

El físico de Diego Carlos

Al contrario de lo que se podría pensar, Diego Carlos ha contado que no acostumbra realizar demasiados ejercicios en el gimnasio. Se dedica más bien a movimientos funcionales y estiramientos. Su musculatura se desarrolla por su genética.

Otros futbolistas, como Adama Traoré, dicen lo mismo que Diego Carlos con respecto a la capacidad de desarrollar masa muscular sin necesidad de pasarse los días haciendo pesas. Gracias a su «don» natural, pueden centrar sus rutinas en ganar más potencia, explosividad y velocidad.

En redes sociales se puede ver cómo el defensa brasileño entrena mucho usando su propio peso. A veces, añade algún elemento complementario, como cintas elásticas o una fitball.

Desde luego, el jugador debe cumplir con los entrenamientos pautados por el entrenador físico de su equipo. Las rutinas para equipos de fútbol suelen incluir trabajos de gimnasio con ejercicios para fortalecer músculos de forma aislada.

Sin embargo, Diego Carlos cuenta que no le atrae este tipo de entrenamiento y que se limita a hacer lo indispensable, a diferencia de otros compañeros que sí hacen ejercicios extra. Claro que todo depende de la contextura, la genética y las necesidades de cada jugador.



Las lesiones no abundan en su carrera

Más allá de ser bueno para su juego, el físico de Diego Carlos le ayuda a estar protegido de lesiones musculares, las cuales prácticamente no conoce. En su carrera registra apenas algunas semanas de baja por traumatismos o heridas, producto del roce en el juego.

Casi no ha padecido lesiones musculares que lo alejen del campo.

Así y todo, pueden ocurrir imponderables. Es que Diego Carlos sufrió una lesión en el tendón de Aquiles en uno de sus primeros encuentros con el equipo londinense. De ese modo, se quedará afuera de las canchas por aproximadamente 6 meses.

Esto implica que el jugador no podrá estar en la Copa del Mundo de la FIFA en Catar.
Diego Carlos posee un físico fuerte que le ayuda en su juego.
El jugador brasilero se perderá la próxima Copa del Mundo por una lesión fortuita en su tendón de Aquiles.


Diego Carlos y una recuperación beneficiada por su cuerpo

El lado positivo de la situación es que la genética de Diego Carlos le permitirá recuperar la masa muscular perdida con relativa facilidad. Esto es consecuencia de la memoria muscular, una capacidad del organismo de retener las reacciones de las fibras frente a ciertos estímulos, incluso sin haberlos recibido durante mucho tiempo.

De todos modos, está claro que el futbolista tendrá que afrontar un proceso de rehabilitación posquirúrgica como cualquier otro. Seguro recurrirá a las máquinas de gimnasio para volver a fortalecer los músculos atrofiados.

Hasta ahora, la musculatura y el físico en general de Diego Carlos fueron una fortaleza elemental en su desarrollo deportivo. También le traerán beneficios de cara a esta etapa y a los años que le queden en el fútbol profesional.

Te podría interesar...
El entrenamiento de Casemiro que lo llevó al más alto nivel en Real Madrid
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
El entrenamiento de Casemiro que lo llevó al más alto nivel en Real Madrid

El entrenamiento de Casemiro apunta a mejorar diversas capacidades que el futbolista aprovecha para su rendimiento.