Dieta inversa: ¿realidad o mito?

¿Has escuchado hablar de la dieta inversa? Este protocolo propone incrementar la cantidad del alimento consumido para perder peso. ¿Funcionará?
Dieta inversa: ¿realidad o mito?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 23 julio, 2021.

Última actualización: 23 julio, 2021

La dieta inversa es un modelo que apuesta por incrementar el consumo de calorías para mantener el peso corporal. Alega que un aumento de la ingesta de energía puede acelerar el metabolismo basal, lo que provocaría un desequilibrio de la balanza calórica a favor del gasto.

Lo cierto es que existen muy pocos estudios que comprueben los efectos de la dieta inversa. De todos modos, este planteamiento no habla solo de la energía, sino también de la distribución de las calorías a lo largo del día.

¿Qué es la dieta inversa?

Con el objetivo de mejorar la composición corporal surge la dieta inversa. Esta se caracteriza por plantear un aumento de la ingesta calórica, aunque con un reparto diferente. Apuesta por un mayor consumo durante la mañana y el mediodía, para de este modo terminar con una cena muy ligera. La mayor parte de las calorías se ingieren antes de las 5 de la tarde.

Se propone que este protocolo podría ayudar a reducir el apetito y a evitar la ansiedad, lo que determinaría la adherencia a muchas otras dietas. De todos modos, el incremento en la ingesta calórica tiene que ser gradual para que se experimente el efecto deseado. Se puede probar tras seguir una dieta hipocalórica.



¿Cómo funciona?

Según los defensores de la dieta inversa, al aumentar la ingesta se produce un mayor efecto termogénico por parte de los alimentos, así como un incremento en la tasa metabólica basal. En esta situación, el organismo debería de utilizar una mayor cantidad de energía en lugar de almacenarla en forma de grasa.

Al comer cantidades mayores de alimento se reduce la secreción de leptina, una hormona que regula el apetito y el metabolismo. Esta se encarga de ralentizar la tasa metabólica, favoreciendo un ahorro energético. No obstante, estos efectos no han sido evidenciados desde el punto de vista científico.

Dieta inversa basada en el metabolismo.
El recuento de calorías estaría orientado a modificar el metabolismo basal en la dieta inversa.

¿Qué dice la ciencia sobre la dieta inversa?

Pocos estudios se han realizado sobre la dieta inversa dentro de la literatura científica. No obstante, la mayor parte de las investigaciones sobre pérdida de peso proponen el modelo contrario, es decir, una alimentación hipocalórica. Bajo este contexto es posible estimular la movilización y la oxidación de las grasas, según una publicación en Nutrition.

Existen algunos protocolos alternativos a las dietas tradicionales que apuestan por restricciones en el horario de las comidas, como es el caso del ayuno intermitente. Estos han demostrado beneficios sobre la pérdida de peso. No obstante, más allá de los efectos fisiológicos, se provoca una reducción de la ingesta energética.

Incluso se han planteado restricciones nutricionales, pero no energéticas, como el caso de la dieta cetogénica. Con este modelo se pretende incrementar la sensibilidad a la insulina y generar una mayor oxidación de las grasas. Se consigue estimular la pérdida de peso de forma efectiva, tal y como afirma una investigación publicada en la revista Nutrition & Diabetes.

No obstante, no es posible encontrar referencias que aporten evidencias acerca de que un incremento en la ingesta se transformará en una reducción del tejido adiposo subcutáneo. Al menos no en ausencia de algún patrón de ejercicio físico que aumente el gasto.

¿Qué determina la pérdida de peso?

Lo cierto es que el hecho de perder peso no responde solo al resultado de una ecuación matemática. Hay más factores que pueden influir de forma determinante. Uno de ellos es la sensibilidad a la insulina, que modula la utilización de las grasas como fuente de energía por parte del organismo.

También mantener una microbiota saludable puede generar efectos significativos sobre la composición corporal. De las bacterias que habitan en el intestino depende la digestión y la absorción de los nutrientes, así como su posterior utilización y mediación de la inflamación.

Por último, una buena rutina de sueño nocturno es otro factor que marca la diferencia. Durante el descanso se desarrollan los procesos de recuperación del organismo. No dormir las horas suficientes podría generar alteraciones en el metabolismo o en la fisiología del apetito.

Dormir bien para bajar de peso.
Dormir bien para bajar de peso sí está comprobado científicamente. Un descanso adecuado es parte del plan nutricional.

Consejos para perder peso de forma efectiva

Cuando el objetivo es perder peso, existen alternativas mejores que el planteamiento de la dieta inversa. Obviamente, hay que generar un entorno hipocalórico, pero también hay que tomar otras medidas. La primera de ellas es promocionar la práctica de ejercicio de fuerza, para apoyar la ganancia muscular.

Por otra parte, es óptimo dormir 7 u 8 horas de forma diaria. Desde el punto de vista dietético, la clave está en consumir alimentos frescos, evitando los ultraprocesados industriales. Es necesario reducir la ingesta de harinas y derivados de las mismas e incrementar la de lácteos fermentados.



Dieta inversa: un protocolo con poca base científica

La literatura científica no apoya la dieta inversa como método para perder peso. No existen evidencias que avalen su aplicación.

Ni siquiera desde el punto de vista de la fisiología tiene demasiado sentido. Existen opciones mejores que cuentan con el apoyo de los expertos y que han demostrado buenos resultados.

Te podría interesar...
Dieta de líquidos claros: ¿qué es y cuándo se recomienda?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Dieta de líquidos claros: ¿qué es y cuándo se recomienda?

La dieta de líquidos claros se utiliza para limpiar el tubo digestivo antes de una prueba diagnóstica, ya que resulta muy restrictiva.



  • Dellis, D., Tsilingiris, D., Eleftheriadou, I., Tentolouris, A., Sfikakis, P. P., Jr, Dellis, G., Karanasiou, M., Meimari, A., Dimosthenopoulos, C., Lazarou, S., & Tentolouris, N. (2020). Carbohydrate restriction in the morning increases weight loss effect of a hypocaloric Mediterranean type diet: a randomized, parallel group dietary intervention in overweight and obese subjects. Nutrition (Burbank, Los Angeles County, Calif.)71, 110578. https://doi.org/10.1016/j.nut.2019.110578
  • Welton, S., Minty, R., O'Driscoll, T., Willms, H., Poirier, D., Madden, S., & Kelly, L. (2020). Intermittent fasting and weight loss: Systematic review. Canadian family physician Medecin de famille canadien66(2), 117–125.
  • Goday, A., Bellido, D., Sajoux, I., Crujeiras, A. B., Burguera, B., García-Luna, P. P., Oleaga, A., Moreno, B., & Casanueva, F. F. (2016). Short-term safety, tolerability and efficacy of a very low-calorie-ketogenic diet interventional weight loss program versus hypocaloric diet in patients with type 2 diabetes mellitus. Nutrition & diabetes6(9), e230. https://doi.org/10.1038/nutd.2016.36