Hay dos tipos de dolor: el que te lastima y el que te cambia

¿Por qué no aprovechar el dolor que nos producen algunas situaciones para aprender y cambiar? Es posible que te cueste aceptarlo, pero sacarás algo positivo de la experiencia.
Hay dos tipos de dolor: el que te lastima y el que te cambia
Valeria Sabater

Escrito y verificado por psicóloga Valeria Sabater el 16 abril, 2021.

Última actualización: 16 abril, 2021

Las personas no llegamos a este mundo con la habilidad suficiente como para gestionar el dolor. A pesar de ser algo común en nuestro ciclo vital, y de experimentarlo nada más al venir al mundo, nadie nos ha ofrecido un manual para sobrevivir al sufrimiento, a los diferentes tipos de dolor.

De niños nos desahogamos con las lágrimas pero, a medida que crecemos, nos dicen que llorar no es bueno, que es algo que solo hacen los débiles. Es entonces cuando empezamos a interiorizar, callar palabras y disimular.

La educación emocional no es algo que se enseñe en los centros educativos, y nuestros padres a veces no tienen habilidades a la hora de iniciarnos en estos campos. Puede que se les dificulte ayudarnos a gestionar las frustraciones, desengaños y desilusiones.

Somos nosotros, a través de nuestras experiencias, los que debemos aprender a sobrevivir. Ahora bien, hay algo que debemos tener claro: hay muchos tipos de dolor emocional. Hay unos que lastiman y otros que nos hacen cambiar para avanzar.

Dos tipos de dolor: aprender a aceptar la adversidad

Hay quien se niega a aceptar el dolor en cada una de sus formas. Unos enmascaran el dolor físico con los analgésicos y otros rehuyen del dolor emocional, fingiendo que no existe.

Es un error. Toda sensación de dolor es síntoma de un problema interior que hay que conocer. Ya sea una enfermedad, en caso de dolor físico, o bien un problema no afrontado de forma correcta.

Tampoco podemos pasar por alto que los problemas emocionales pueden somatizarse y derivar así en dolor físico, cansancio o problemas musculoesqueléticos.

Nubes de tormenta simbolizando la mente intranquila.

¿De qué forma hemos de afrontar la adversidad cotidiana?

No debes sorprenderte si te decimos que es necesario aprender que existe esta dimensión. Por lo tanto, es vital que, desde nuestra infancia, se nos hagan entender las siguientes cuestiones:

  • Por mucho que nuestros padres, madres o abuelos se esfuercen, no pueden cuidar de nosotros siempre, ni garantizarnos una felicidad absoluta en cada paso que damos.
  • Los niños deben aprender a gestionar la frustración, a que no siempre se consigue lo que se desea.
  • Si educamos en madurez emocional, daremos múltiples estrategias a los más pequeños para que cada día sean capaces de hacer frente a esas fuentes que les puede ocasionar dolor.
  • Con una buena autoestima vencerán las posibles críticas de los compañeros de clase. Si son autónomos, si se esfuerzan en conseguir sus objetivos, sabrán que muchas veces el conseguir algo no está exento de cierto sufrimiento.
  • El saber desde la infancia y la adolescencia que la adversidad es algo que puede aparecer más de lo que desearíamos, hará que nos demos cuenta que “son momentos para ponernos a prueba”. Para demostrar de lo que somos capaces.

Comprendemos que no es fácil hacerles ver a los niños que la vida puede ser a veces muy compleja. Como madres y padres les deseamos lo mejor, pero tampoco podemos sobreprotegerles ni introducirlos en una burbuja.

Hay que ofrecerles ante todo una educación emocional que fomente su madurez para que canalicen mejor las decepciones, sepan desahogarse, quererse más a ellos mismos y superarse cada día en su búsqueda por ser felices.

El dolor es el maestro más severo

Desearíamos que los distintos tipos de dolor no existieran. Nos encantaría borrarlos, así como el sufrimiento de nuestra vida y de la vida de quienes amamos, para que así nada turbe nuestro equilibrio. Sin embargo, hay unos principios que debemos asumir e interiorizar por nuestro bien.

Chica triste pensando.

La vida fluye y cambia. Nada es estable y formamos parte del movimiento

Hay quien dice que para saber qué es la felicidad, primero hay que sufrir. En absoluto. No hay porqué ser tan extremos. Las personas sabemos muy bien qué es estar bien, satisfechos, tranquilos y felices. Es un bien primordial y sabemos reconocerlo sin necesidad de ver a su antagonista frente a frente.

Ahora bien, sí hay unos errores en los que a veces solemos caer. Son los siguientes:

  • Pensar que la felicidad y que la calma se van a mantener para siempre. No estamos preparados para sufrir las pérdidas, enfermedades o desengaños.
  • Nos olvidamos de que la vida tiene un principio innato: avanzar. Y todo avance trae de forma irremediable el cambio, ya sea bueno o malo.
  • Todos formamos parte de ese movimiento vital. Es necesario pues permitirse llevar de la forma más armónica posible al compás de esos cambios.

Si nos resistimos a hechos tan comunes como envejecer o no aceptamos que alguien haya podido dejar de amarnos, quedaremos encallados, aferrados al sufrimiento y a ciertos tipo de dolor psíquico.

Hay que llorar y enfadarse, desde luego. Es lícito ponerse de mal humor y sentir el dolor en toda su intensidad cuando algo ocurre pero, luego, debes aceptarlo. Más tarde puedes formar parte de ese río al que nos lleva la vida en el día a día, donde el cambio puede traerte de nuevo cosas buenas.

Te podría interesar...
Descubre la importancia de expresar tus emociones a tiempo
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Descubre la importancia de expresar tus emociones a tiempo

Expresar tus emociones a tiempo tiene muchos beneficios y es importante que aprendas a hacerlo. Esto mejorará tu vida en muchos aspectos.