Embarazos a temprana edad: ventajas y desventajas

El embarazo a temprana edad o embarazo adolescente es considerado un problema de salud pública. Repasamos sus ventajas y desventajas, así como reflexiones al respecto.
Embarazos a temprana edad: ventajas y desventajas
Bernardo Peña

Escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña.

Última actualización: 09 agosto, 2022

Algunas adolescentes se sienten preparadas para ser madres, planean y desean embarazos a temprana edad. No obstante, en la mayoría de los casos este tipo de embarazo es producto de las circunstancias, lo que lo hace un evento inesperado.

En este artículo compartimos las ventajas y desventajas de los embarazos a temprana edad con base en lo que saben los científicos.

La maternidad… ¿Cuándo?

La maternidad es uno de los acontecimientos más importantes en la vida de una mujer. Sin embargo, este proceso conlleva múltiples cuidados, responsabilidades y obligaciones.

Por esa razón, muchas mujeres planean cuidadosamente la mejor etapa para la llegada de un hijo a su vida. La razón: darles las mejores atenciones a su alcance. Sin embargo, no siempre sucede así.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) al menos 10 millones de embarazos no deseados ocurren cada año en adolescentes de 15 a 19 años en los países en desarrollo. De hecho, en algunos países los matrimonios muy jóvenes forman parte de la cultura y no son mal vistos.

¿Qué son los embarazos a temprana edad?

El embarazo a temprana edad o embarazo adolescente es aquel que ocurre en niñas menores de 19 años. Debido al creciente aumento de dicha condición, el embarazo adolescente se considera un problema de salud pública.

Existen numerosos factores y causas que favorecen esta condición, tal y como afirma este estudio realizado por el Complejo Hospitalario de Jaén. Por ejemplo:

  • Falta de educación y conciencia sexual.
  • Presión de la pareja o del grupo social.
  • Alcohol y drogas.
  • Matrimonios infantiles.
  • Pobreza.

Desventajas y consecuencias para la salud

Las complicaciones y mortalidad en mujeres embarazadas son mucho mayores en las madres jóvenes. De hecho, también aumenta el riesgo para los bebés recién nacidos. Un estudio realizado en Canadá demostró que las madres adolescentes son más propensas a sufrir depresión durante el embarazo, a consumir sustancias nocivas para el bebé y a tener bebés con un puntaje APGAR bajo.

La prueba APGAR es un examen rápido que hacen los médicos inmediatamente después del nacimiento. Entre otras cosas valora el esfuerzo respiratorio, la frecuencia cardíaca, el tono muscular, los reflejos y el tono de la piel. Normalmente, se realiza durante el minuto 1 y el minuto 5 después del parto. Repasamos algunas complicaciones del embarazo prematuro.

Riesgos para la salud materna

Un embarazo temprano tiene implicaciones sociales y psicológicas. No obstante, en cuanto a riesgos, el factor físico es el más crítico. Esto se debe a que el cuerpo de las madres adolescentes aún no se ha desarrollado del todo. De hecho, está en proceso de formación.

Por esa razón, el embarazo a temprana edad conlleva mayor riesgo, según asegura este estudio realizado por la Universidad de Camagüey. Por ejemplo, se estima que un gran porcentaje de las adolescentes embarazadas presenta bajo peso durante el período de gestación. Esto repercute en el hecho de que los bebés también presenten este problema.

Un trabajo publicado en International Journal of Environmental Research and Public Health en 2021 encontró que complicaciones como hiperémesis, lumbalgia, anemia, diabetes mellitus gestacional, amenaza de parto prematuro y ruptura prematura de membranas son frecuentes en el embarazo adolescente.

Riegos para la salud del bebé

La evidencia indica que el embarazo temprano se relaciona con un bajo peso al nacer y parto prematuro. Ambas variables pueden influir en otros resultados infantiles, como lo son la mortalidad neonatal. Los expertos también lo han asociado con restricción del crecimiento fetal y desproporción cefalopélvica.

La probabilidad de tener hijos con malformaciones congénitas son más altas en los embarazos a temprana edad. Por ejemplo, y siguiendo a los científicos, el embarazo adolescente se relaciona con un mayor riesgo de espina bífida, meningocele, hidrocefalia, microcefalia, onfalocele, gastrosquisis, labio hendido, paladar hendido, polidactilia, sindactilia y adactilia.

Deserción escolar e implicaciones económicas

Ecografía en embarazos a temprana edad

Los embarazos a temprana edad inciden en la deserción escolar. De hecho, y como advierten los especialistas, el embarazo en las adolescente es tanto una causa como una consecuencia de la deserción estudiantil. El tiempo disponible, las responsabilidades asociadas y las complicaciones en la madre y en el bebé median en el abandono de las metas educativas.

Por otra parte, debido a la escasa formación académica, es menos probable que puedan conseguir empleo. Por lo tanto, habrá repercusiones negativas, tanto económicas como sociales, para ella y su bebé. No es infrecuente que los padres rechacen el apoyo económico y emocional al descubrir el embarazo, lo que complica aún estas consecuencias.

Sobreexigencia en una etapa aún de crecimiento

Tanto el padre como la madre adolescentes comienzan a temprana edad el desempeño de responsabilidades adultas. Entre ellas figuran la crianza de sus hijos y obligaciones económicas. Por ello, ambos se verán obligados a renunciar a la vida que les tocaría experimentar de acuerdo a su edad.

Muchas veces actuarán de forma inmadura y cometerán muchos errores con respecto a la crianza de sus hijos. De hecho, en algunas ocasiones los padres adolescentes se verán rebasados por tales labores y necesitarán el apoyo de sus padres.

¿Tiene ventajas el embarazo a temprana edad?

Los embarazos a temprana edad conllevan riesgos. Sin embargo, una vez superado el periodo crítico, las alegrías que los pequeños traen a sus padres contrarrestan las experiencias negativas que la maternidad precoz pudo implicar.

Mayor empatía y confianza

Puesto que el carácter de una madre adolescente aún no está conformado del todo, podrá ser más flexible y comprensiva con su pequeño. Además, la distancia entre el cambio generacional suyo y el de su hijo es escasa.

Por lo tanto, tendrán más temas e ideas en común. Asimismo, su relación será más estrecha y podrán conversar de temas delicados con mayor confianza.

En definitiva, no habrá tanta brecha generacional, el hijo o hija se podrá identificar en mayor medida con su madre y, además, su madre podrá comprender mejor las circunstancias de los niños.

Más energía y vitalidad

En segundo lugar, una joven de 19 años o menos tiene más energía que una mujer de 35 años. Aunque la resistencia y la energía no lo es todo en el tema de la maternidad, sí marcan una diferencia. A edades tempranas los niños exigen mucho tiempo y energía.

Por tanto, los jóvenes padres tendrán la capacidad para realizar actividades físicas con ellos sin suponer un gran desgaste. Es una condición que los padres pueden aprovechar y disfrutar.

Además, se recuperarán mucho mejor de las noches en vela, podrán jugar más con sus hijos, podrán estimular mucho más su aprendizaje al aire libre. Por su parte, la gran cantidad de energía le permitirá a la madre aumentar su actividad física de forma oportuna, por lo que recuperará la figura previa al embarazo con mayor facilidad.

Mayor fertilidad

A mayor edad, es más difícil para una mujer embarazarse. De hecho, es el factor más categórico vinculado a la fertilidad. El nivel más alto de fertilidad en la mujer suele ser entre los 23 y 31 años. A partir de los 31 años, el grado de fecundidad va en descenso. Así lo afirma esta investigación realizada por el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Por ello, hay mujeres que optan por ahorrarse la presión del reloj biológico y eligen ser madres a temprana edad. Pero, como ya se ha mencionado, los embarazos a temprana edad se asocian con mayores riesgos que beneficios.

Adiós al síndrome del nido vacío

El síndrome del nido vacío es el conjunto síntomas físicos y emocionales que experimentan los padres cuando sus hijos se independizan. Aunque todos los padres pueden desarrollar esta condición, aquellos que no dependen de sus hijos para ser felices tienen menos probabilidades de padecerlo.

En definitiva, los padres jóvenes tendrán más energía y mejor estado físico y mental para alcanzar nuevas metas. Empezará para ellos una nueva etapa.

Conclusiones

Al margen de los posibles beneficios subjetivos de los embarazos a temprana edad, lo cierto es que las complicaciones de por medio superan con creces a las ventajas. Afrontar un embarazo durante la segunda década de vida es lo mejor si se considera la salud de la madre, del bebé y los factores económicos, sociales y educativos que inciden en la crianza del pequeño.

Bien es cierto que la mayoría de los embarazos en esta etapa no se planifican. Las campañas de concienciación, las orientaciones de los padres, los programas educativos y los planes del Estado deben alinearse para evitar un embarazo a temprana edad. Después de todo, la gestación tiene múltiples implicaciones sociales, y no es en absoluto un proceso aislado sin repercusiones en el colectivo.

Te podría interesar...
5 errores que cometemos en la educación de los hijos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 errores que cometemos en la educación de los hijos

A continuación te cometamos cuáles son los errores más comunes que cometemos en la educación de los hijos y cómo sumar aciertos para seguir adelant...



  • Chen XK, Wen SW, Fleming N, Yang Q, Walker MC. Teenage pregnancy and congenital anomalies: which system is vulnerable? Hum Reprod. 2007 Jun;22(6):1730-5.
  • de la Calle M, Bartha JL, Lopez CM, Turiel M, Martinez N, Arribas SM, Ramiro-Cortijo D. Younger Age in Adolescent Pregnancies Is Associated with Higher Risk of Adverse Outcomes. Int J Environ Res Public Health. 2021 Aug 12;18(16):8514.
  • Gibbs CM, Wendt A, Peters S, Hogue CJ. The impact of early age at first childbirth on maternal and infant health. Paediatr Perinat Epidemiol. 2012 Jul;26 Suppl 1(0 1):259-84.
  • González Sáez, Y., Hernández Sáez, I., Conde Martín, M., Hernández Riera, R., & Brizuela Pérez, S. M. El embarazo y sus riesgos en la adolescencia. Revista Archivo Médico de Camagüey. 2010; 14(1), 0-0.
  • Gómez OSM, González KO. Fecundidad en adolescentes y desigualdades sociales en México, 2015 [Fertility in adolescent women and social inequalities in Mexico, 2015Fecundidade entre adolescentes e desigualdades sociais no México, 2015]. Rev Panam Salud Publica. 2018 Aug 27;42:e99. Spanish.
  • Nieto, C. Á., Moreno, G. P., Abad, M. L., Martos, J. S., & Olalla, L. R. Motivaciones para el embarazo adolescente. Gaceta Sanitaria. 2012; 26(6), 497-503.
  • Socolov DG, Iorga M, Carauleanu A, Ilea C, Blidaru I, Boiculese L, Socolov RV. Pregnancy during Adolescence and Associated Risks: An 8-Year Hospital-Based Cohort Study (2007-2014) in Romania, the Country with the Highest Rate of Teenage Pregnancy in Europe. Biomed Res Int. 2017;2017:9205016.
  • Stoner MCD, Rucinski KB, Edwards JK, Selin A, Hughes JP, Wang J, Agyei Y, Gomez-Olive FX, MacPhail C, Kahn K, Pettifor A. The Relationship Between School Dropout and Pregnancy Among Adolescent Girls and Young Women in South Africa: A HPTN 068 Analysis. Health Educ Behav. 2019 Aug;46(4):559-568.
  • Wong SPW, Twynstra J, Gilliland JA, Cook JL, Seabrook JA. Risk Factors and Birth Outcomes Associated with Teenage Pregnancy: A Canadian Sample. J Pediatr Adolesc Gynecol. 2020 Apr;33(2):153-159.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.