¿Qué es la enfermedad psicogénica de masas?

Si un grupo de personas presenta síntomas reales en ausencia de una enfermedad o causa específica, se habla de enfermedad psicogénica de masas.
¿Qué es la enfermedad psicogénica de masas?
Mariel Mendoza

Escrito y verificado por la médica Mariel Mendoza.

Última actualización: 12 abril, 2022

Los acontecimientos graves que amenazan el bienestar de una población completa pueden desencadenar síntomas diversos en las personas más vulnerables. Cuando esto sucede y no existe una causa orgánica que lo justifique, es posible que se trate de la enfermedad psicogénica de masas, una condición todavía desconocida y poco comprendida. ¿Qué es exactamente? ¿Cómo afrontarla?

Esta se encuentra dentro de los trastornos neurológicos funcionales. Y si bien sus síntomas son leves y transitorios, en ocasiones pueden comprometer la calidad de vida de quienes lo padecen. A continuación te explicamos lo que se sabe al respecto.

Principales características de la enfermedad psicogénica de masas

La definición de esta condición es un tanto amplia y subjetiva, ya que los términos relacionados que se usan con regularidad en psiquiatría tienden a ser distintos. Por ejemplo, la entidad más parecida recogida dentro del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales  (DSM, por sus siglas en inglés) es la «neurosis histérica».

Según una publicación de la Clínica Mayo, esta forma parte del DSM-V y se encaja dentro de los trastornos neurológicos funcionales. Esto es un conjunto de síntomas neurológicos que no pueden ser explicados por una enfermedad «orgánica». Es decir, pese a los esfuerzos médicos para encontrar una causa, se señala un problema psiquiátrico como el origen de los síntomas.

Esto no quiere decir que las manifestaciones clínicas no sean reales. Se trata de un fenómeno todavía poco comprendido, pero lo más probable es que se trate de una consecuencia de la organización anatómica y funcional del sistema nervioso ante un estímulo estresor intenso. De hecho, decirle a un paciente en plena crisis que sus síntomas son «parte de su imaginación» podría empeorar el problema.

En el caso específico de la enfermedad psicogénica de las masas, el trastorno funcional no es sufrido por una persona, sino por muchas. Cualquier evento ambiental adverso —una noticia, por ejemplo— es capaz de desencadenar los síntomas en las personas predispuestas. Esto es lo que más se suele asociar a la histeria colectiva, en muchas ocasiones subdiagnosticada.

Principales características de la enfermedad psicogénica de masas
La enfermedad psicogénica de masas puede derivarse de factores estresantes en los que se cree que la salud acabará comprometida.


Desencadenantes de la enfermedad psicogénica de masas

No existe un único desencadenante que explique la aparición de esta condición. Lo que comparten en común todos los eventos es que debe existir un factor estresante que atente contra la estabilidad, la calidad de vida o el bienestar de los afectados.

Según una serie de reportes de caso publicados en el año 2018, estos momentos suelen ser «rumores o suposición de amenazas vitales». En la sociedad moderna de los países desarrollados, el temor ante los ataques terroristas, las armas biológicas o los conflictos bélicos podría provocar los episodios de histeria colectiva.

Diagnóstico

Para los profesionales de la salud, afrontar uno o varios casos de enfermedad psicogénica de masas puede llegar a convertirse en un reto. Los psiquiatras se valen de los criterios diagnósticos contenidos en el DSM-V para tales efectos, según las características de sus síntomas. Esto abarca lo siguiente:

  • La capacidad motora y los sentidos se ven afectados.
  • A pesar de múltiples investigaciones, no se puede encontrar un origen neurológico u orgánico.
  • Existe asociación con problemas que afectan el desenvolvimiento diario de la persona en un ámbito social o laboral, por ejemplo.

Las manifestaciones más comunes incluyen dolor de cabeza (cefalea), mareos y debilidad. De todos modos, si las personas sienten que han sido expuestas a un agente determinado, los síntomas podrían ser más específicos. Debe presentarse en varios pacientes en un período de tiempo similar, parecido a un brote epidemiológico.

Tratamiento de la enfermedad psicogénica de masas

Como los síntomas suelen ser duraderos e intensos, muchos pacientes acuden a los servicios de urgencias o a consultas médicas en búsqueda de atención. Por lo general, el médico tratante indicará una serie de estudios para valorar que todo se encuentre en orden. Solo se planteará la enfermedad psicogénica de masas como un diagnóstico de exclusión.

El profesional indicará los probables motivos de los síntomas, siempre aclarando que no se trata de un problema mental o imaginario, ya que esto podría resultar contraproducente. Si el paciente entiende el origen de los síntomas, los mismos suelen remitir cuando el estímulo estresor desaparece.

Por desgracia, comprender el problema en su totalidad puede resultar difícil, lo que también hace complejo su tratamiento. Si los casos son recurrentes, se pide apoyo psiquiátrico para afrontar la enfermedad con las mejores herramientas.

No suele ser necesario el uso de medicamentos, a menos que exista una enfermedad de base —como depresión o trastorno de ansiedad generalizada— y que los síntomas sean intensos.

Mujer en el psicólogo
Por lo general, el médico remite a psiquiatría para que la persona encuentre los recursos óptimos para afrontar la enfermedad psicogénica de masas.


¿Qué hay que recordar?

La enfermedad psicogénica de masas es una condición bastante compleja que todavía sigue siendo incomprendida por muchos profesionales de la salud. No es fácil ni posible diagnosticarla en poco tiempo, por lo que el proceso puede extenderse hasta dar con una solución basada en la comprensión y la terapia psiquiátrica, en casos graves.

Te podría interesar...
Reducción del estrés basada en la atención plena
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Reducción del estrés basada en la atención plena

La reducción del estrés basada en la atención plena permite disminuir la ansiedad, al focalizar el pensamiento en el aquí y ahora.