10 formas para reducir la producción de residuos

Debemos ponernos manos a la obra para reducir la producción de basura en el hogar y en el trabajo. Son medidas simples y aquí te compartimos 10 de ellas.
10 formas para reducir la producción de residuos

Escrito por Aylin Stefany Rodriguez Vinasco, 19 febrero, 2021

Última actualización: 19 febrero, 2021

Implementar en tu hogar algunas formas para reducir la producción de residuos contribuye a salvaguardar tu economía y a salvar nuestro planeta. Un informe publicado en 2019 por la organización británica Verisk Maplecroft encendió las alarmas al revelar que hay una creciente crisis mundial por cuenta de la contaminación.

Este informe precisa que en el mundo se producen más de 2100 millones de toneladas de desechos al año, de las que solo 323 millones son basura reciclada. Es decir, el 16 %.

Aunque estas cifras son escalofriantes, todavía es posible contribuir para tratar de frenar las afectaciones ambientales que genera el aumento masivo de nuestros desechos. Aquí te contamos cómo.

¿Por qué es importante reducir la producción de residuos?

Siguiendo con los datos, sabemos que solo en Estados Unidos, un país que alberga el 4 % de la población mundial, se genera el 12 % de los desechos del mundo, mientras que China y la India generan el 27 % y concentran un tercio de los habitantes del planeta.

De otro lado, expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) revelaron que en los hospitales de ese país se generaban unas 10 500 toneladas de desechos. En la actualidad, esta cifra alcanzó las 29 000 toneladas, lo que representa un aumento del 300 %.

Es importante reducir la producción de residuos porque, de seguir por este camino, pronto no habrá un planeta que habitar. Según estimaciones, para el 2050 habrá más plásticos que peces en nuestros océanos.

Además, este es un problema que genera gasto social y económico que puede afectar gravemente la salud de las personas y de los animales. El costo ambiental es alto y requiere atención por parte de los gobiernos y de la población.

En este punto, todos podemos aportar, sino a reducir el impacto, sí a frenar su aumento acelerado.

Consejos para reducir la producción de residuos lo más posible

Como ya lo mencionamos, podemos implementar diferentes formas para reducir la producción de residuos y hacerlo desde casa o en la oficina. Todo suma.

A continuación te contamos cuáles son esas formas. Elige varias y contribuye a salvar el único planeta habitable que existe.

1. Evita comprar cosas innecesarias

Una de las principales formas para reducir la producción de residuos es dejar de comprar cosas innecesarias. La razón es que, cuando se adquieren bienes de forma masiva y sin conciencia, se aumenta la demanda y con ella los procesos que se requieren detrás.

De otro lado, al comprar cosas nuevas todo el tiempo se aumenta el uso de plásticos para su entrega, de etiquetas y de tintas, por ejemplo, que luego terminarán en la basura.

Mujer que hizo compras innecesarias.
Las compras excesivas generan, a la par, una serie de desechos y residuos que terminan contaminando.

2. No tires la ropa a la basura: recíclala

Este consejo va muy relacionado con el anterior. El objetivo es que cuando decidas desechar tu ropa estés seguro que no puede ser reusada.

Si consideras que ya no quieres usar más una prenda, identifica una fundación o revisa en alguna aplicación cómo hacérsela llegar a alguien que pueda aprovecharla. Puedes acudir a almacenes de segunda, en donde se intercambia la ropa que ya no usas por ropa que otras personas han dejado allí y que puede ser de tu interés.

3. Compra local

Comprar alimentos locales tiene grandes ventajas. Primero, apoyarás a los campesinos o productores de tu región, lo que se verá retribuido en la circulación económica.

Además, evitarás que se genere contaminación por cuenta del transporte de alimentos importados o que son de difícil acceso al no ser de temporada.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), cada año se desperdician 1300 millones de toneladas de alimentos en el mundo. Solo en Latinoamérica se desperdician 127 millones de toneladas, lo que equivale a las necesidades alimenticias de 300 millones de personas.

El 28 % de estos desechos son por causa del consumidor que decide dejar de lado alimentos que se cocinan y no se consumen o cuya apariencia los condena a terminar en la basura.

4. Usa bolsas de tela

Una sola bolsa de plástico tarda entre 200 y 400 años en degradarse. En el mundo se consumen, al año, unos cinco billones de estas bolsas y la mayoría termina en los basureros o contaminando espacios verdes y fuentes hídricas.

Así que, quizás, una de las formas para reducir la producción de residuos que más impacte de forma positiva sea el uso de bolsas de tela para transportar tus productos de consumo.

En este apartado hay que señalar que, en el caso de la disposición final de desechos de las mascotas, se pueden usar bolsas biodegradables o se pueden recolectar las heces para depositarlas en un espacio en el jardín.

5. Evita los plásticos de un solo uso

Pr fortuna, en muchos países se han empezado a prohibir los plásticos de un solo uso. Allí encontramos utensilios como platos, cubiertos, vasos, pitillos y botellas desechables. Entre el 60 % y el 80 % de los residuos marinos son plásticos y microplásticos que llegan al mar debido a la mala disposición.

Estos elementos tienen un tiempo de uso de 20 a 30 minutos y luego se tiran a la basura, pues no pueden volverse a usar. Pueden demorar hasta 200 años en descomponerse y en el ambiente quedan micropartículas que irán a las fuentes hídricas.

6. Compras al granel

Cuando compras alimentos al granel para tu consumo, tales como arroz, fríjoles y lentejas, la idea es que lleves tus propios recipientes de vidrio o de aluminio. Estos dos materiales tienen mayor tiempo de vida útil y conservan muy bien los alimentos.

De otro lado, no solo compres al granel, sino en cantidades considerables. El objetivo no es desperdiciar, pero sí ahorrar recursos y dinero. Es algo que puedes lograr si, en vez de comprar media libra de arroz, compras la cantidad suficiente para todo el mes. Ayuda al planeta y a tu bolsillo también.

7. No desperdicies de más: haz composta

¿Te gusta la jardinería? Si es así, no desperdicies los restos de comida orgánica ni dinero en fertilizantes químicos. Además de reducir considerablemente tus desechos, los restos de alimentos como las frutas, las verduras y los huevos contribuyen a embellecer las plantas.

Se pueden aprovechar residuos, como la raíz de la espinaca o algunas semillas (de los tomates) para sembrar e iniciar tu propia huerta orgánica.

8. Separa tus desechos y recicla

Reciclar permitirá que la disposición final de los desechos sea la correcta y se reduzcan las probabilidades de contaminación. De igual forma, te brinda la oportunidad de aprovechar algunos recipientes de vidrio o plástico.

Lo ideal es que durante la compra evites adquirir productos que vengan embotellados en plástico. Pero si no es posible, piensa en qué podría convertirse ese recipiente. Si definitivamente es imposible reusarlo, entonces recíclalo. Lo mismo con el cartón o el papel.

Reciclado de plástico para reducir los desechos y la basura.
El reciclado, la clasificación de los residuos y la reutilización son acciones muy simples con un impacto enorme en el medio ambiente.

9. Apóyate en lo digital: evita usar papel

Otra de las formas para reducir la producción de residuos es dejando de usar papel cuando puedas apoyarte en lo digital. Por ejemplo, si ya tienes una tableta, ¿para qué la agenda? Usa este dispositivo para llevar tus citas y presupuestos.

Ahora, si necesitas escribir en papel, asegúrate de usar ambas caras de la hoja o utiliza algunas que tengan espacios en blanco.

Es importante destacar que los aparatos electrónicos, así como las pilas, deben desecharse de forma especial. Lo más adecuado es que ubiques en alguna tienda o centro comercial un punto de copio.

¡No los tires a la basura! Estudios han demostrado que varios de los componentes que se usan en su fabricación son tóxicos y causan graves daños al ecosistema y a la salud de las personas.

10. Evita usar productos desechables de aseo

Finalmente, reducirás de sobremanera la producción de residuos si dejas de usar productos desechables. En esta categoría encontramos las cuchillas de afeitar, los pañales, las compresas sanitarias y los tampones, por ejemplo. La opción más recomendable son los productos reutilizables como la copa menstrual.

Hay alternativas, como cuchillas de aluminio intercambiables, pañales ecológicos y compresas de tela. ¡Un extra! Hablando de productos de aseo, contribuye al cuidado de las fuentes hídricas usando champú o jabones orgánicos, sin químicos.

¿Qué forma para reducir la producción de residuos usarás?

Sin importar qué forma para reducir la producción de residuos implementes, es necesario que lo hagas. Como puedes darte cuenta, no hay mayor ciencia detrás de ellas y puedes ponerlas en práctica en tu hogar y en tu trabajo.

Detrás de este proceso hay un cambio de mentalidad que puede salvar al planeta y que vale que compartas con tus familiares, amigos y compañeros.

Te podría interesar...
¿Cuánto tardan en descomponerse nuestros objetos más comunes en la naturaleza?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cuánto tardan en descomponerse nuestros objetos más comunes en la naturaleza?

¿Quieres saber cuánto tardan en descomponerse nuestros objetos más comunes en la naturaleza? Te lo contamos en este artículo.



  • Reyes Curcio, Alvins, & Pellegrini Blanco, Nila, & Reyes Gil, Rosa E. (2015). El reciclaje como alternativa de manejo de los residuos sólidos en el sector minas de Baruta, Estado Miranda, Venezuela. Revista de Investigación, 39(86),157-170.[fecha de Consulta 9 de Febrero de 2021]. ISSN: 0798-0329. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=3761/376144131008
  • Colombia, mejor sin plásticos. La contaminación plástica en Colombia y el mundo. Greenpeace, 2018.
  • US tops list of countries fuelling the waste crisis. Waste generation and recycling indices. Verisk Maplecroft, 2019.
  • Nancy M. Jiménez. La gestión de los residuos sólidos urbanos en tiempos del COVID-19. Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias | Universidad Nacional Autónoma de México. Notas de coyuntura del CRIM, No. 27, junio 2020. Disponible en: https://web.crim.unam.mx/sites/default/files/2020-06/crim_027_nancy-jimenez_gestion-de-residuos-solidos.pdf
  • Pérdidas y desperdicios de alimentos en América Latina y El Caribe. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, 2016.
  • Castro, José, & Díaz, María Luz (2004). La contaminaciónpor pilas y bateríasen México. Gaceta Ecológica, (72),53-74.[fecha de Consulta 9 de Febrero de 2021]. ISSN: 1405-2849. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=539/53907205