Freidora de aire o microondas: ¿cuál es mejor para calentar la comida?

Tanto la freidora de aire como el microondas tienen ventajas a la hora de preparar y calentar la comida. ¿Cuál deberías elegir?
Freidora de aire o microondas: ¿cuál es mejor para calentar la comida?

Última actualización: 08 noviembre, 2023

Al momento de equipar la cocina, elegir electrodomésticos que ofrezcan comodidad, eficiencia y practicidad te puede no solo ayudar a ahorrar tiempo, sino a implementar un estilo de vida más saludable. En este sentido, la freidora de aire y el horno microondas han ganado popularidad. Pero, ¿cuál es la mejor opción?

Ambas herramientas han revolucionado la forma de calentar los alimentos, ya que brindan tiempos de cocción más rápidos y posibilitan la preparación de platos con menos calorías. Aun así, tienen diferentes funcionalidades que hacen que sean mejores o no en determinadas tareas.

Freidora de aire vs. horno microondas: características y diferencias

La freidora de aire y el horno microondas surgieron como alternativas rápidas y eficientes a los hornos convencionales. Ambos aparatos optimizan el tiempo de preparación de los alimentos y ofrecen un método de cocción más saludable en comparación con las típicas frituras.

Pero, ¿hay uno mejor que otro? Para resolver esta interrogante, es necesario repasar de forma breve cómo funcionan y qué tecnología utilizan.

Una freidora de aire, también llamada air fryer, es un dispositivo de cocina que somete los alimentos a un aire muy caliente que circula de forma constante, gracias a la acción de una fuente de calor eléctrica y un ventilador.

De este modo, ofrece una cocción con características similares a los de una fritura tradicional, pero con un número más reducido de calorías, puesto que requiere de un mínimo de grasa. Debido a esto, se ha convertido en una de las opciones favoritas para hacer preparaciones crujientes, doradas y saludables.

Por su parte, los hornos microondas generan calor a través ondas electromagnéticas que agitan las moléculas de agua de los alimentos, para posibilitar su cocción o calentamiento rápido.

No requieren nada de grasa, pero difícilmente permiten obtener texturas crujientes. Por el contrario, estas suelen quedar blandas. A menudo, se utilizan para descongelar alimentos, recalentar la comida y hacer preparaciones con verduras.



Otras diferencias entre la freidora de aire y el microondas

Más allá de la tecnología que emplea cada uno de estos electrodomésticos, y de sus respectivas funcionalidades, hay otras diferencias que vale la pena tomar en cuenta al momento de querer elegir uno u otro. Detallamos a continuación las más importantes:

  • Cocción de diferentes tipos de alimentos: mientras que una freidora de aire es idónea para hacer papas crujientes, alitas de pollo, empanizados, horneados y asados, el microondas es mejor para descongelar productos, recalentar sobras, cocinar verduras y calentar bebidas.
  • Consumo de energía: la air fryer consume más energía que un microondas —aunque esto depende del modelo y su potencia—, debido a sus calefactores y ventiladores.
  • Capacidad: ambos electrodomésticos vienen en diferentes tamaños; no obstante, el microondas suele tener mayor capacidad en comparación con las freidoras.
  • Limpieza: la freidora tiene elementos desmontables (cestas o bandejas) que son fáciles de limpiar en el lavavajillas. El horno microondas requiere una limpieza cuidadosa e interna, sobre todo si hay derrames.
  • Comidas más saludables: la air fryer es apta para hacer una amplia variedad de platos convencionales de una forma más saludable y baja en calorías. Requiere poco o nada de grasas para alcanzar texturas crujientes y sabores intensos. En el microondas también se pueden cocinar algunos platos, pero la textura final es blanda, por lo que puede no ser tan agradable. Aun así, también es buena opción, pues no necesita nada de grasa adicional para la cocción.

¿Cuál es mejor para calentar la comida?

Si de calentar la comida se trata, ambos electrodomésticos funcionan bien. Aun así, considera que en el microondas el proceso es más rápido y es apto para introducir líquidos. ¿Su desventaja? Algunos ingredientes suelen ablandarse tras ser sometidos a las altas temperaturas del aparato.

En la freidora de aire puedes calentar pizza, sobras de comidas, empanadas, pollo frito y similares. Suele conservar bien las texturas, pero requiere más tiempo.

En este último caso, debes tener cuidado con los tipos de alimentos que quieres introducir; estos no deben contener líquidos, pues si se filtran por sus rejillas pueden causar un cortocircuito.


¿Es mejor una freidora de aire que un microondas?

La freidora de aire es el «electrodoméstico de moda» al hablar de alimentación saludable; de ahí que muchos consideren que es una mejor opción que el microondas. No obstante, siempre y cuando se usen de forma adecuada, ambos son útiles para hacer comidas más ligeras y sanas. Entonces, ¿cuál elegir?

La elección depende en gran medida de lo que sueles consumir. Si gustas de los rebozados, las papas fritas y otras preparaciones crujientes, la air fryer será tu mejor aliada en la cocina. Podrás hacer versiones más saludables de estas comidas, con un mínimo de grasas y menos calorías.

De hecho, también la puedes utilizar para hacer horneados y asados. Alimentos como el pollo, las carnes, el pescado, los vegetales, los cereales y otros son aptos para la cocción en este electrodoméstico.

Ahora bien, si lo que quieres es ahorrar tiempo de cocción, o si sueles preparar tus platos con anticipación para luego calentarlos, el microondas es más adecuado. Allí también podrás introducir bebidas, caldos y precocinados que no puedes cocinar en la air fryer.

En definitiva, si tienes la oportunidad de hacerte con ambos electrodomésticos, esa es la mejor opción. Sus funciones son diferentes, pero ambos contribuyen a que tus preparaciones sean más prácticas y saludables. Si solo puedes elegir uno, entonces opta por el que mejor se adapte a tus necesidades y preferencias.


Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.