5 hábitos para que hacer ejercicio después de los 50 no sea un problema

¿Qué ejercicio practicas ahora mismo? ¿Cómo te estás preparando para llegar a los 50 en buena forma? Te contamos sobre 5 costumbres que puedes aplicar en el día a día para un mejor futuro.
5 hábitos para que hacer ejercicio después de los 50 no sea un problema
Carlos Fabián Avila

Revisado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 05 febrero, 2021.

Escrito por Okairy Zuñiga, 03 enero, 2018

Última actualización: 05 febrero, 2021

¿Cuántos años tienes? ¿Crees que al llegar a los 50 años te sentirás bien y estarás preparado para tener una vida de calidad? Si te preocupa no tener la capacidad para hacer ejercicio después de los 50, comienza a desarrollar buenos hábitos desde ahora para poder gozar de una mejor salud y tener bienestar en tu día a día.

Cada día son más las personas que toman conciencia de la importancia de mantener la salud. A quienes siempre han sido activos durante la mayor parte de su vida no les supone una gran preocupación cumplir años. No obstante, para quienes fueron sedentarios, llegar a esta etapa avanzada puede resultar preocupante.

Razones para hacer ejercicio después de los 50 años

Muchas personas piensan que al llegar a la vejez ya quedan pocas cosas de qué preocuparse. Después de todo, los hijos ya son adultos y es posible que las obligaciones sean mínimas. Si tienes esta forma de pensar, debes saber que la falta de actividad física puede ocasionar los siguientes problemas:

5 hábitos para hacer ejercicio después de los 50 años

Si eres una persona que disfruta de hacerse cargo de sí misma, seguro que los efectos mencionados con anterioridad no te agradan en lo más mínimo. En ese caso, te recomendamos hacer ejercicio después de los 50, aunque antes deberías tomar nota de ciertas precauciones. ¡Apunta las siguientes acciones para la vida cotidiana!

1. Presta atención al dolor

Hacer ejercicio después de los 50 es excelente, pero es necesario estar atentos a los dolores musculares.
Las rutinas de ejercicio deben realizarse de forma progresiva para evitar la aparición de dolor muscular frecuente.

Seguro que has escuchado decir que «si duele, sirve». Muchas personas creen que el ejercicio debe generar algún tipo de dolor como constancia de que funciona. Esto no es así; de hecho, si notas que hay molestias de algún tipo, debes analizar si ocurre siempre o solo con ciertas actividades.

Hacer ejercicio después de los 50 implica tomar ciertas medidas preventivas. Una de ellas es el cambio de deportes.

Por ejemplo, si presentas síntomas de osteoporosis, procura cambiar los ejercicios de alto impacto por los de bajo impacto. En otras palabras, en lugar de salir a correr, camina o practica yoga.

En caso de que tu estilo de vida siempre haya sido sano y con ejercicio, solo presta atención a los cambios que puedas requerir. Uno de ellos puede ser la reducción de velocidad. No te preocupes por esto, tan solo se debe a que el cuerpo está cambiando.

2. Vigila la salud de la columna

¿Tus deportes favoritos siempre han sido la escalada y otros deportes extremos? Bueno, hacer ejercicio después de los 50 puede implicar dolores en la espalda si llevas a cabo estos deportes.

Por desgracia, el cuerpo está cambiando y puede ser recomendable dejar ciertas actividades. No siempre pasa así, pero a veces la columna puede darte esas señales.

En la mayoría de los casos no es necesario hacer estos cambios. Sin embargo, si el cuerpo no está listo para el esfuerzo que le exiges o si tienes predisposición a padecer ciertas lesiones, ahora puede que veas las consecuencias.

3. Consiéntete luego de hacer ejercicio después de los 50

La tensión generada luego de hacer ejercicio después de los 50 puede disminuirse con un buen baño.
Los baños relajantes son una excelente opción para disminuir toda la tensión muscular generada luego de hacer ejercicio.

Hay evidencia científica, como un estudio publicado por la Revista Iberoamericana de Psicología del Ejercicio y el Deporte, que indica que la actividad física se vincula de forma positiva con la felicidad en las personas mayores.

Para potenciar este estado de bienestar y satisfacción, después de una buena rutina deportiva, date un respiro y consiente a tu cuerpo. Para esto, tienes varias opciones:

  • Tomar una ducha con agua tibia que te relaje. Además, puede ayudarte a evitar la formación de agujetas y el dolor al día siguiente.
  • Toma un baño con aceites relajantes. Quizá estás de acuerdo en que pocas cosas son tan agradables como tomar un baño con aroma delicioso. Date tiempo para disfrutar del momento y entrar en contacto con tu cuerpo.

Ya sea que elijas una alternativa o la otra, puedes aprovechar para darte un masaje si te sientes tenso. Según un estudio publicado por la revista Science Translational Medicine, los masajes posejercicio ayudan a disminuir la inflamación y el daño muscular que se pueda haber ocasionado.

4. Evita el sedentarismo

Practica la actividad que quieras, pero hazlo. Hacer ejercicio después de los 50 cuando antes tenías una rutina llena de trabajo y cuidado de tu familia puede darte pereza.

Sin embargo, sentarte en el sillón puede hacerte sentir poco productivo y hasta deprimido. Además, como advierte un estudio publicado en la Revista Médica de Chile, el sedentarismo se relaciona con patologías cardiovasculares y metabólicas. Por esta razón, te aconsejamos lo siguiente:

  1. Dar paseos caminando o en bicicleta.
  2. Realizar una sesión de yoga en casa.
  3. Sacar a pasear al perro por media hora o más.
  4. Inscribirte en cualquier clase o disciplina deportiva que te motive.

5. Mantén el equilibrio y disfruta

El hecho de que quieras hacer ejercicio después de los 50 y de que tengas más tiempo libre no quiere decir que debas exagerar. Por eso, puede serte de ayuda incluir varias actividades que te resulten divertidas en lugar de implementar una rutina deportiva de 3 horas.

No creas que hacer ejercicio después de los 50 es inútil

Si pasaste toda tu vida evitando el ejercicio, es posible que pienses que ya no lo necesitas. Olvida por completo esa idea y motívate a ser una persona más sana.

Hay muy buenos motivos para hacerlo, pero el más importante es que puede ayudarte a estar más sano y ser independiente. ¡Ánimo y a moverse!

Te podría interesar...
Los cincuenta, una edad estupenda en la mujer
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Los cincuenta, una edad estupenda en la mujer

Los cincuenta, una edad estupenda en la mujer. Aquella etapa de la vida repleta de cambios donde, a pesar de todo, acompañan muchas certezas.