Cómo hacer puré de guisantes

14 Abril, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Anna Vilarrasa
El puré de guisantes permite aumentar la ingesta de fibra y vitaminas a diario. Además, es una receta fácil de hacer que sorprenderá y gustará a partes iguales.

No hay una forma más rápida y fácil de preparar esta verdura que el puré de guisantes. Por que solo se necesitan unos pocos ingredientes y una batidora para tenerlo listo en minutos.

Esta crema es un perfecto acompañante de cualquier proteína, ya sea carne, pescado o tofu. Además de aportar un tono brillante al plato, sirve de guarnición y salsa para acompañar. Si sigues leyendo aprenderás cómo prepararlo paso a paso y en qué puede beneficiarte.

Puré de guisantes sabroso y saludable

Los guisantes son verduras que adoras o aborreces por completo. En muchas ocasiones, el problema se encuentra en la monotonía a la hora de cocinarlos, casi siempre hervidos y presentados como guarnición.

Y aunque también así resultan deliciosos, es interesante conocer otras recetas en las que sea el protagonista principal: menestras, guisos, ensaladas o una sopa para los días más fríos.

Los guisantes (Pisum sativum) son un alimento ancestral y un ingrediente muy valioso de la cocina tradicional mediterránea. Destacan por su aporte de fibra, vitaminas C y K y minerales como hierro, magnesio y fósforo. Además, contienen algo más de proteínas que el resto de las verduras frescas.

Gracias a todo ello son ideales para personas con riesgo de padecer anemia o con aportes bajos de hierro en la dieta. También representan una buena cantidad adicional de selenio, folatos y antioxidantes.

Los expertos estudian sus potenciales beneficios en la enfermedad cardiovascular, la diabetes tipo 2, algunos tipos de cáncer y la salud del tracto digestivo.

Pero, en realidad, es un alimento muy interesante para introducir en la dieta diaria de todos, incluso de los más pequeños. Para innovar en su preparación te presentamos dos formas de elaborar un original puré de guisantes.

Plato de guisantes.
Los guisantes tienden a aburrir por su monotonía gastronómica, pero es posible potenciarlos con algunas variantes.

Descubre: Las mejores fuentes de proteína vegetal

Ingredientes para 4 raciones de puré de guisantes casero

  • 500 gramos de guisantes congelados.
  • 1 cebolla.
  • 3 dientes de ajo.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 unidad de queso en porciones.
  • 500 mililitros de caldo de pollo.
  • Zumo de 1/2 limón.
  • 1 hoja de laurel.
  • Sal y pimienta al gusto.

Paso a paso para prepararlo

  1. Para empezar, cocer los guisantes en una olla con agua de 5 a 7 minutos. Una vez en su punto, escurrir y reservar. No conviene cocerlos demasiado tiempo, ya que de lo contrario pierden el color característico.
  2. Mientras tanto, pelar y cortar la cebolla en dados pequeños y el ajo en trozos más grandes. En una sartén de base ancha o una cazuela añadir aceite de oliva y sofreír ambos ingredientes.
  3. Pasados 3 minutos agregar la hoja de laurel y los guisantes. Saltear todo junto un par de minutos más a fuego medio, procurando que todo quede bien mezclado. Entonces, añadir también el queso.
  4. Dejar reposar unos minutos con el fuego apagado y el queso se irá fundiendo.
  5. Verter todo el contenido en un vaso de batidora o en un bol. Añadir un poco de caldo de pollo y triturar. Luego, agregar un poco más hasta obtener la textura deseada.
  6. Para conseguir un toque de sabor diferente y más fresco añadir unas ramitas de hierbabuena o perejil a la hora de batir. Además, combinado con un poco de aguacate se obtiene una textura mucho más cremosa.

Para obtener una versión vegana de esta receta sustituir el queso por un poco de tofu o de crema de soja o avena para cocinar. El caldo de pollo se reemplaza por caldo de verduras. Un plato 100 % vegetal del que podrá disfrutar todo el mundo; hasta los intolerantes a la lactosa y las personas con alergia a la proteína de vaca.

Descubre más: Alergia a la leche e intolerancia a la lactosa: ¿cuáles son las diferencias?

Otra forma de cocinar puré de guisantes

Con estas cantidades se elaboran 4 raciones de esta variante a la receta anterior:

  • 500 gramos de guisantes congelados o frescos.
  • 1/2 cebolla.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 pizca de comino.
  • 500 mililitros de caldo de pollo o de verduras.
  • 1 cucharadita de mantequilla o de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.
  • 1 cucharada sopera de leche evaporada o leche de coco.

Lo preparas con el siguiente paso a paso:

  1. En primer lugar, hervir los guisantes en una olla con agua y sal. Si son congelados, verter directamente sin necesidad de descongelar. Suelen estar listos en unos 5 minutos. En todo caso, es recomendable probar para obtener el mejor punto de cocción.
  2. Pelar y cortar la cebolla muy fina y el ajo bien picado. Fundir la mantequilla en una sartén con el fuego bajo y cocer estas verduras unos 2 minutos.
  3. Cuando empiezan a adquirir un tono traslúcido es el momento de añadir los guisantes escurridos. Sazonar con sal y pimienta y cocinar 2 minutos más.
  4. Con el fuego apagado añadir la leche evaporada o la leche de coco. Remover un poco para integrarlo todo y dejar unos últimos minutos en reposo.
  5. Ahora es el momento de triturar. Para ello, verter todos los ingredientes en el vaso de batidora y batir hasta obtener una textura de puré. A partir de aquí, agregar el caldo poco a poco según la textura deseada.

Una vez colocado en un bol, añadir unos taquitos de jamón serrano, picatostes de pan, un poco de queso rallado o semillas de sésamo para decorar.

Batatas rellenas con guisantes.
Las batatas rellenas con guisantes cambian por completo el uso de estos vegetales para fomentar la creatividad en la cocina.

Prepara más platos con guisantes: Batatas rellenas con guisantes y aguacate: deliciosas y rápidas

Todos los detalles para obtener el mejor puré de guisantes

El puré de guisantes en sí mismo es un plato muy versátil, pues se puede comer de formas diferentes. Dependiendo de la cantidad de líquido añadido se obtiene desde una sopa hasta una salsa perfecta.

En ambos casos, brinda la posibilidad de aportar vitaminas, minerales y fibra a cualquier comida. Sobre todo si acompaña un plato de carne o pescado o se sirve como parte de unos aperitivos variados.

Por cuestiones de disponibilidad y comodidad, casi siempre se usan guisantes congelados en la cocina. Sin embargo, también es posible preparar el puré con la verdura fresca. Tan solo es necesario tener en cuenta que el peso es referente a los guisantes, una vez extraídos de las vainas.

Tras su preparación se guarda en el frigorífico un par de días, manteniendo todo el sabor y las propiedades. Para conservar más tiempo se pueden congelar porciones pequeñas.

En definitiva, solo nos queda animarnos a este plato por múltiples razones: es una explosión de sabores, llamativo a la vista, aromático y nutritivo.

  • Dahl, W. J, et al. Review of the health benefits of peas (Pisum sativum L.). The British Journal of Nutrition. Agosto 2012. 108 Suppl 1:S3-10
  • Jukanti A.K, et al. Nutritional quality and health benefits of chickpea (Cicer arietinum L.): a review.
    The British Journal of Nutrition. 2012 Aug;108 Suppl 1:S11-26.