5 hierbas medicinales para ayudar a tratar la anemia

Tomar un té de salvia o de ortiga podría ser una buena idea si padeces anemia. Otras hierbas medicinales también son un complemento seguro en el tratamiento de esta condición.
5 hierbas medicinales para ayudar a tratar la anemia
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 08 febrero, 2024

La anemia es un trastorno de la sangre que afecta a muchas personas en todo el mundo. Sus causas son variadas y abarcan desde una alimentación incorrecta hasta algún problema hepático o menstruaciones abundantes en las mujeres. La deficiencia más frecuente que genera la enfermedad es la de hierro y, para ella, algunas hierbas medicinales podrían contribuir en el tratamiento.

Los remedios naturales para la anemia no sustituyen al abordaje médico y probado científicamente. Debes considerar que las infusiones son solo un complemento.

Entre las siguientes hierbas medicinales para la anemia, elige aquellas que te sean más agradables al gusto y fáciles de conseguir. Tómalas en tu desayuno y después de tu comida principal.

1. Infusión de ortiga

La ortiga es una de las hierbas más recomendadas para ayudar a tratar la anemia. En tus herboristerías habituales puedes encontrar estas plantas listas para infusiones, así como en cápsulas.

Sus propiedades que nos interesan aquí son las vinculadas a la estimulación de la producción de glóbulos rojos. Un estudio realizado con animales encontró que la ortiga es capaz de subir los niveles de glóbulos rojos y de hemoglobina al cabo de 45 días. De todas maneras, la investigación empleó aceite de la planta, por lo que los efectos mediante la infusión no son del todo claros.

Puedes tomar hasta 3 tazas al día. Solo debes poner agua a hervir y añadir una cucharadita colmada de ortigas. Dejas reposar tres minutos, cuelas y disfrutas de su singular sabor.



2. Infusión de diente de león

El diente de león es una planta muy conocida en la cultura popular por sus supuestos efectos en la sangre. Una investigación realizada con ratones encontró que los glóbulos rojos y la hemoglobina aumentaron de forma significativa después de 3 dosis de extracto de diente de león. Sin embargo, se necesitan más estudios en humanos.

Toma dos tazas al día de té de diente de león como una hierba para la anemia. Para ello, lo ideal es poner una cucharadita colmada de la planta en una taza con agua hirviendo. Deja reposar 5 minutos y bebe poco a poco.

3. Infusión de alfalfa

La alfalfa contiene una gran concentración de hierro en sus partes más altas y aéreas, por lo que es una de las mejores hierbas para ayudar a tratar la anemia. Eleva la producción de glóbulos rojos y de hemoglobina.

Un estudio realizado con animales en Colombia, en el 2020, demostró que la alfalfa es antianémica y corrige los glóbulos rojos afectados por deficiencia de hierro en ratones. Se asume que aumenta la concentración del mineral y potencia la producción de hemoglobina.

Para preparar la infusión de alfalfa haz lo siguiente:

  1. Puedes conseguirla lista en las tiendas naturistas.
  2. Coloca 2 cucharadas de la planta en una taza de agua a hervir.
  3. Después de 15 o 20 minutos de hervor, deja reposar 5 minutos.
  4. Luego, cuela el contenido y añade, si lo deseas, un poquito de miel.
  5. Tómalo dos veces al día: en tu desayuno y luego de tu comida principal.

4. Infusión de cola de caballo

La cola de caballo es una planta que se utiliza para muchas cuestiones de salud. Entre ellas, apoyar los procesos de adelgazamiento, reducir el ácido úrico, propiciar menos dolores articulares y mejorar las cistitis.

Si bien no es una estimulante de los glóbulos rojos, puede contribuir como hierba en el tratamiento de la anemia al reducir la fatiga general. Además, tiene algunas propiedades coagulantes, por lo que podría ser un elemento más en el abordaje de las anemias por hemorragias, como las de las úlceras pépticas.

Recuerda que la decocción de la cola de caballo debe ser un poco más larga para que se puedan obtener todos sus micronutrientes. Cuando compres la planta en tu tienda naturista, déjala reposar en agua hirviendo al menos media hora.

5. Infusión de salvia

La salvia dispone de propiedades digestivas, contribuye a calmar el dolor de cabeza y es muy recomendable tomarla a media tarde. Si a ello le sumamos que promueve la formación de células sanguíneas, sus propiedades hacen de ella una hierba que no puede faltar como ayuda para tratar la anemia.

Estudios científicos demuestran que el rizoma seco de la planta, posee 115 componentes químicos que ayudarían a combatir la anemia. Aumentaría el número de glóbulos rojos y, sobre todo, tendría buenos resultados en el contexto de las anemias originadas por la quimioterapia para el cáncer.

Si quieres tomarla, hierve una bolsita junto a una taza de agua, deja que repose cinco minutos y endúlzala, si lo deseas, con un poco de miel. Disfrútala y recupera tu energía.



Las hierbas son ayudas para tratar la anemia, pero no hacen magia

En las personas con anemia, el número y tamaño de los glóbulos rojos o la concentración de hemoglobina están por debajo del valor considerado normal. Ello afecta el transporte de oxígeno a las células y dificulta la obtención de energía.

La naturaleza pone a nuestro alcance recursos que pueden subir los niveles de hierro en sangre, estimular la formación de glóbulos rojos y evitar sangrados. Pero ante el diagnóstico, se impone un tratamiento médico sí o sí. Los remedios naturales serán solo complementarios.

A la par, debes mejorar tu alimentación, incluyendo legumbres, vegetales verdes, frutos y cereales integrales. Ellos, junto con la carne roja magra, te aportarán hierro que tu cuerpo puede aprovechar.

Es posible que se te indiquen cápsulas o comprimidos de hierro también. No son fáciles de digerir y suelen causar efectos adversos gastrointestinales, pero resultan la forma más rápida de compensar el déficit.

Las hierbas mencionadas pueden darte resultados favorables, pero no son 100 % efectivas. Cada persona responde de modo diferente y no hay manera de controlar la dosis de la ingesta. Por lo tanto, confía en ellas, pero no le atribuyas poderes mágicos para revertir tu enfermedad.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.