5 jugos con betabel o remolacha

Tanto por su llamativo color como por su sabor, los batidos con remolacha invitan a saborearlos. Ya sea sola o con otros acompañantes, tienes infinitas opciones para descubrirlos.
5 jugos con betabel o remolacha

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 24 febrero, 2024

Es la reina de las ensaladas y las sopas de invierno, pero la remolacha (o betabel) también sirve para hacer jugos deliciosos y muy variados. Y los puedes hacer en casa, de forma rápida y sin complicaciones.

Estas bebidas las podrás disfrutar en todo momento, como parte del desayuno o cualquier otra comida del día. Su aporte nutritivo es destacable y, con ello, le darás un pequeño impulso a tu salud y bienestar.

Cómo hacer jugos de betabel en casa

A continuación, te presentamos algunas recetas que puedes elaborar en casa en poco tiempo y con ingredientes muy sencillos. Conocerás no solo la fórmula básica, sino también algunas variantes deliciosas y nutritivas.

Para hacer este tipo de bebidas, te recomendamos que uses una máquina como una batidora, una licuadora o un vaso para hacer smoothies. Con estos utensilios aprovechas todas las partes de la verdura, a diferencia de lo que pasa con un exprimidor, con el que se pierde la fibra.

1. Batido de betabel o remolacha

Para disfrutar del auténtico sabor de la remolacha, este es el zumo más adecuado. En su elaboración (como en las siguientes que te presentaremos), puedes usar remolachas ya cocidas o hervirlas en casa antes de triturar.

Ingredientes

  • 1 o 2 vasos de agua
  • 2 bolas de remolacha

Preparación

  • Hacer este jugo es tan sencillo como incorporar el betabel cortado en un vaso de batidora o robot de cocina. Añade un vaso de agua y tritura hasta que quede una textura lisa.
  • Si te gusta que sea más claro, vierte un poco más de agua. Y ya lo tienes listo para beber.

2. Betabel, zanahoria y leche de coco

La mezcla de zanahoria y remolacha es bastante común en recetas para batidos. En este caso, te queremos sorprender añadiendo un toque tropical con la leche de coco. Lo que le aporta, además, un sabor delicioso.

Ingredientes

  • 1 betabel
  • 2 zanahorias
  • 1 vaso de leche de coco para beber (parecida a las bebidas vegetales de soja, almendras, avena, etc.).

Preparación

  • Para empezar, lava y escurre bien el betabel y las zanahorias, y retira la piel de estas últimas. Después, córtalas en trozos más o menos regulares.
  • Lleva todos los ingredientes a la licuadora y procesa hasta obtener una mezcla homogénea. 
  • Sirve y consume al momento.

Si quieres que el batido te quede con una consistencia más espesa, elige leche de coco para cocinar. Esta contiene un porcentaje de grasa más alto y, con ella, el zumo quedará como un batido cremoso.

3. Betabel, naranja y fresas

Aunque la remolacha ya es un vegetal bastante dulzón, queda muy bien combinada con frutas. Es una solución ideal para aquellas personas a las que les cuesta un poco beber zumos elaborados solo con betabel.

Ingredientes

Preparación

  • Lava y escurre la remolacha y después córtala en trozos.
  • Haz lo mismo con las fresas y retira la parte verde.
  • Exprime el zumo de la naranja.
  • Añade todos los ingredientes al vaso de la batidora y procesa un buen rato, hasta que quede con una textura lisa y uniforme.

Para aprovechar todos los nutrientes de la naranja (también los que están en la pulpa), añade la fruta entera, sin exprimir. Ten en cuenta que de esta forma pueden quedar algunos grumos.

4. Remolacha, manzana y jengibre

El jengibre va a aportarle un exquisito toque picante a esta bebida. Por ello, es una opción perfecta para los amantes de los sabores más fuertes. Sin olvidar que te permite disfrutar de algunos de los beneficios de esta conocida especia.

Ingredientes

  • 1 manzana
  • 1 remolacha
  • 1 o 2 vasos de agua
  • media cucharada de raíz de jengibre rallada

Preparación

  • Empieza por limpiar y cortar la manzana y el betabel (cocido) en trozos más o menos grandes.
  • Ralla un poco de raíz de jengibre. La puedes conservar pelada y congelada, para tenerla siempre a punto cuando la necesites y rallarla con facilidad.
  • Coloca todo en la licuadora junto con un poco de agua y procesa hasta homogeneizar. Corrige la densidad del jugo con más o menos líquido.


5. Remolacha, pepino y espinacas

Por sus características, hemos ido combinando la remolacha con distintos tipos de fruta. Pero la mezcla de betabel y otras hortalizas también es perfecta para hacer un buen jugo. Este puedes consumirlo por la mañana o como entrante del almuerzo y la cena.

 Ingredientes

  • 1 betabel
  • medio pepino
  • un vaso de agua
  • un puñado de hojas de espinaca frescas

Preparación

  • Lava bien el betabel y el pepino y córtalos en rodajas. Aparte, lava las espinacas, retira el exceso de agua y pártelas en dos o tres trozos (para que sea más fácil procesarlas).
  • Coloca todo en un robot de cocina o en un vaso de batidora y tritura. Como el pepino es una hortaliza con mucha agua, espera hasta el final para añadir un poco más de líquido, si te queda muy espeso.

De forma opcional, puedes añadir un poco de aguacate a la preparación para espesarla y hacerla más suave.

El jugo de betabel, ¿tiene beneficios para la salud?

Sabemos que la remolacha es un alimento muy interesante con un aporte nutritivo destacado. Por este motivo, contribuye a cubrir las necesidades diarias de algunos nutrientes. Los más remarcables son la fibra, el potasio, el hierro, los folatos y la vitamina C.

Lo que no se puede afirmar es que el zumo de betabel mejore o cure ninguna enfermedad. Pero, si se incluye en el marco de una dieta saludable y adecuada a las necesidades individuales, puede participar en la prevención de algunos problemas y condiciones de salud habituales:

  • Anemia por déficit de hierro: la remolacha aporta una pequeña cantidad de este mineral, cuyo déficit en la dieta puede ser una de las causas de la anemia por falta de hierro. Y la vitamina C favorece una mejor absorción.
  • Presión arterial: el jugo de remolacha puede favorecer la disminución de la presión arterial, debido a su contenido en potasio y nitratos inorgánicos.
  • Trastornos metabólicos: aparte de la hipertensión, mejora otras condiciones relacionadas con la salud cardiovascular. Los datos muestran buenos resultados en resistencia a la insulina, niveles de colesterol en sangre y función de la pared arterial.
  • Estreñimiento: la fibra insoluble facilita el paso del bolo fecal a través del tracto intestinal y su expulsión.

Consejos para el consumo de los jugos de remolacha o betabel

Incluir batidos de frutas y verduras se puede considerar positivo puesto que facilita su introducción en la dieta.  Ahora bien, en ningún caso estos zumos son milagrosos ni más beneficiosos que las verduras enteras.

Así, lo primero que te recomendamos es que te hagas batidos de vez en cuando y que no dejes de cocinar otras recetas y preparaciones. Recuerda que tienes muchas formas de disfrutar de las hortalizas: en menestras, salteados, croquetas, quiches, tortillas o ensaladas de todo tipo.

En cuanto a los jugos de betabel, los puedes ingerir en cualquier momento del día. Pueden ser un entrante en el almuerzo o la cena. O bien formar parte del desayuno y la merienda. Si lo prefieres, también son un tentempié saludable.

Esto sí, en ningún caso representan una comida completa ni sustituyen al agua como bebida para hidratarte.

Tampoco es conveniente hacer una ingesta excesiva. Por esta razón, es preferible no beber más de un vaso al día y no incluirlo a diario (solo de vez en cuando a lo largo de la semana).

Piensa que si ingieres muchos jugos de betabel o muy a menudo, estás dejando de comer otros alimentos que son muy saludables y que también necesitas. Nos referimos a otros tipos de verduras y productos que aportan nutrientes que la remolacha no tiene: yogures, legumbres, huevos o frutos secos, entre otros.

Por otro lado, se desconoce el efecto que pueden tener algunos compuestos de la remolacha en cantidades altas. Esto es de especial importancia en mujeres embarazadas, personas con tratamientos farmacológicos o con alguna condición de salud (diabetes, problemas cardiovasculares o enfermedad renal, por citar algunas). Razón para ser más cautelosos.

Por último, para evitar posibles intoxicaciones alimentarias, prepara solo la cantidad de jugo que necesites y consúmelo lo más pronto posible.



¡Anímate a hacer tus propias versiones de los jugos de betabel!

Visto que la remolacha es un alimento muy saludable, te animamos a incluirla en tu dieta habitual. Para ello, puedes elegir de vez en cuando alguno de estos deliciosos batidos o aquellos que tú prefieras imaginar.

Recuerda no exagerar con la cantidad, consumirlo al momento y priorizar la variedad en tu alimentación. Tanto en tipo de verduras como en recetas.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.