Imitación de carne de cangrejo: ¿sabes de qué esta hecha?

Te vamos a mostrar si realmente la carne de cangrejo es un alimento de calidad o si se debería suprimir en la dieta para gozar de un mejor estado de salud.
Imitación de carne de cangrejo: ¿sabes de qué esta hecha?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 20 agosto, 2022

La carne de cangrejo de imitación puede no ser un buen alimento para incluir en la dieta de manera regular. A pesar de ello, se sirve en muchos restaurantes orientales, ya que sus características organolépticas son buenas y resulta bastante más barata que el alimento original. Ahora bien, en contra de lo que muchos piensan no se trata de un alimento vegetariano ni vegano, y cuenta con bastantes más carbohidratos que proteínas.

Antes de comenzar, hemos de destacar que la presencia de los mariscos en la pauta está aconsejada por la mayor parte de los expertos en nutrición, ya que son alimentos bajos en calorías con una densidad nutricional elevada. Pueden ayudar a cubrir los requerimientos diarios y a mantener un buen estado de salud. Sin embargo, presentan un precio elevado, por lo que no resultan accesibles para todo el mundo.

¿Qué es la carne de cangrejo de imitación?

En primer lugar, es clave comentar en qué consiste la carne de cangrejo de imitación. Se trata de un producto que guarda ciertas similitudes con el surimi. Normalmente, se elabora a partir de diferentes tipos de pescados. Una vez que se logra una pasta espesa, se añaden almidón, saborizantes, rellenos y colorantes hasta lograr unas características organolépticas similares a las del cangrejo como tal.

Aguacate relleno de surimi.
La carne de cangrejo de imitación contiene una mayor proporción de carbohidratos que de proteínas.

Ahora bien, desde luego el perfil nutricional es bien distinto. Estamos hablando de un comestible que aporta una dosis significativa de carbohidratos, ausentes en el cangrejo como tal. Es cierto que son azúcares de tipo complejo, pero no se debe abusar de ellos en muchos tipos de dietas para no generar problemas relacionados con la salud metabólica. Así lo evidencia una investigación publicada en la revista Diabetes Research and Clinical Practice.

Entre los pescados más utilizados para la producción de cangrejo de imitación, hay que destacar al abadejo. Se trata de un producto que no cuenta con mucho sabor y que resulta de fácil disponibilidad. A pesar de que concentra bastantes proteínas en su interior, su perfil de ácidos grasos no es del todo beneficioso. Cuenta con pocos omega 3. Estos elementos han demostrado ser determinantes para controlar la inflamación en el medio interno.



Perfil nutricional de la carne de cangrejo de imitación

Desde el punto de vista nutricional, la carne de cangrejo de imitación es capaz de aportar unas 80 calorías por porción. En cuanto a los macronutrientes, 13 gramos corresponden a carbohidratos y solo 6 gramos a las proteínas. Estas son de alto valor biológico, pero aun así es una cantidad muy escasa en comparación con las que aporta el marisco como tal.

Por otra parte, sobresalen el magnesio, la vitamina B12 y la vitamina B6. Esta primera vitamina resulta determinante para evitar situaciones de anemia con el paso de los años. Así lo demuestra un estudio publicado en la revista Deutsche Medizinische Wochenschrift. Ahora bien, está presente en cualquier alimento de origen animal. Esta no es la única fuente.

Ensalada de cangrejo
La verdadera carne de cangrejo ofrece un perfil nutricional mucho más variado y equilibrado que la de imitación.

Por establecer una comparación, una ración de carne de cangrejo cuenta en su interior con unos 20 gramos de proteína y con otros muchos micronutrientes esenciales. Entre estos últimos, destacan el selenio, el cobre, el zinc, el hierro, la niacina, la riboflavina, la vitamina C y el folato. Por lo tanto, no hay nada que ver a nivel nutricional entre estos dos tipos de comestibles.



¿Puede ser perjudicial la carne de cangrejo de imitación?

En líneas generales, la carne de cangrejo de imitación no será mala para la salud. Al menos, no a corto plazo y siempre y cuando se consuma en cantidades moderadas. Ahora bien, hay que tener en cuenta que los aditivos artificiales que contiene podrían alterar ligeramente la fisiología del medio interno, si apareciesen de manera muy frecuente en la pauta.

Por este motivo, conviene siempre priorizar la ingesta de alimentos frescos frente a los procesados industriales. Su densidad nutricional será mayor y se evitará el consumo de compuestos químicos que puedan generar alteraciones en la función de ciertos órganos.

La mayor parte de estos aditivos son seguros para la salud, pero ciertos colorantes, conservantes y edulcorantes generan a día de hoy bastantes controversias dentro de la comunidad científica.

La carne de imitación de cangrejo es un producto mediocre

Como has visto, la carne de imitación de cangrejo no destaca por su alto contenido en proteínas, como sería de esperar en un primer momento. Hablamos de un sucedáneo que cuenta con más carbohidratos que otro tipo de nutrientes y que está elaborado a partir de restos de pescados de calidad regular.

Para terminar, recuerda que la presencia de pescados y de mariscos en la pauta se considera determinante para conseguir mantener un buen estado de salud con el paso de los años. Ahora bien, siempre se deben priorizar las especias salvajes a las de cría por su mejor perfil a nivel de ácidos grasos. De este modo, se garantiza un consumo adecuado de lípidos de la serie omega 3.

Te podría interesar...
Las croquetas de cangrejo, descubre cómo prepararlas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Las croquetas de cangrejo, descubre cómo prepararlas

¿Qué necesitamos para preparar las croquetas de cangrejo? ¿Cómo puedo hacer para que queden súper jugosas y luzcan apetitosas? Descúbrelo aquí.



  • Ahola, A. J., Forsblom, C., Harjutsalo, V., Groop, P. H., & FinnDiane Study Group (2019). Dietary carbohydrate intake and cardio-metabolic risk factors in type 1 diabetes. Diabetes research and clinical practice155, 107818. https://doi.org/10.1016/j.diabres.2019.107818
  • Calder P. C. (2017). Omega-3 fatty acids and inflammatory processes: from molecules to man. Biochemical Society transactions45(5), 1105–1115. https://doi.org/10.1042/BST20160474
  • Dietzfelbinger, H., & Hubmann, M. (2015). Hämolytische Anämien und Vitamin-B12-Mangel [Hemolytic anemias and vitamin B12 deficieny]. Deutsche medizinische Wochenschrift (1946)140(17), 1302–1312. https://doi.org/10.1055/s-0041-103562