La importancia de respetar el horario de trabajo

Francisco María García·
29 Julio, 2020
Cumplir con los horarios establecidos es una forma de labrarse una buena reputación. Ahora bien, si no se hace puede tener consecuencias.

Cumplir el horario de trabajo es una de las normas más importantes dentro de una empresa. Ser puntual define la responsabilidad de cada empleado y dice mucho sobre su personalidad.

Al ser seleccionado para un empleo, el trabajador ya se está comprometiendo con todos los requisitos que se manejan en la empresa. Por ello, es de suma importancia que sea organizado y responsable.

Es fundamental conocer ciertos aspectos que los empleados deben tener en cuenta para cumplir con la organización y con lo que se espera de él. Y no solo eso, sino también las repercusiones derivadas del incumplimiento laboral y cuáles son los deberes de la empresa con el trabajador. Profundicemos.

Cualidades que se demuestran al respetar el horario laboral

1. Profesionalidad

Se trata de esa característica que demuestra honestidad, honradez, preocupación y un verdadero compromiso con el trabajo que se desempeña.

Es vital para un empleado ser profesional, tanto si trabaja de forma autónoma como en equipo. Además, garantiza fluidez en los proyectos y asegura la resolución de problemas.

Uno de los factores más importantes que definen esta característica es la puntualidad, ya que puede ser interpretada como dedicación laboral e interés por el trabajo. También implica compromiso y organización personal.

2. Buena reputación

La falta de compromiso laboral conlleva efectos negativos. Proyecta mala reputación en la persona, además de que, a la larga, puede provocar la pérdida de respeto por parte de los compañeros.

Todo esto afecta de forma negativa al rendimiento y a la motivación del trabajador, algo contraproducente al final. Por ello, es muy importante respetar el horario de trabajo.

Te puede interesar: Claves para disfrutar en el trabajo

3. Compromiso con la empresa

Cuando se comienza a trabajar, se asume un acuerdo de responsabilidad con el otro. Si bien el corporativismo en su versión extrema puede resultar incómodo, agradecer a una empresa la oportunidad que nos ha brindado es, más que nada, un símbolo de buena educación.

De la misma forma, es igual de importante que los trabajadores cumplan con su hora de llegada, como que la compañía respete la hora de salida establecida. 

Aparte de esto, es responsabilidad de la empresa colocar incentivos a sus trabajadores para que cumplan con el horario, mejoren su rendimiento y se impliquen más. Motivar a los empleados siempre es un punto a favor.

El descanso también es importante

La empresa debe garantizar que el horario de trabajo permita el descanso de los empleados. Descansar es vital para la concentración y la productividad de los trabajadores.

Si la jornada laboral comprende entre 7 y 9 horas de trabajo diario, lo justo es que los empleados puedan reposar un poco. Es realmente complicado canalizar las energías y la concentración durante tantas horas seguidas.

Lo más saludable para ambas partes es que acuerden un  lapso de tiempo a mitad de la jornada para comer y desconectar.

También debe haber tiempo suficiente para descansar fuera del trabajo. El horario debe ser flexible, de forma que el empleado tenga tiempo para conciliar su vida laboral, familiar y personal.

Esto se traducirá en agradecimiento por su parte y en una mejora de las relaciones entre el trabajador y la empresa.

Por otro lado, requerir fuera del horario de trabajo, exigir trabajar los fines de semana o llamar en mitad de las vacaciones, además de ser ilegal, denota poco respeto hacia los trabajadores. Y, por supuesto, puede hacer mella en la salud emocional y en la percepción de la valía de la empresa.

Te recomendamos leer: Descubre los 6 malos hábitos que te impiden descansar bien

La salud emocional es clave para rendir en el trabajo

Los empleados son el corazón de una empresa. Lo mejor que una organización puede hacer es mantenerlos lo suficientemente motivados. Para ello, más que compensaciones monetarias, son necesarias las compensaciones emocionales y afectivas.

Como ya hemos mencionado, es importante gozar de una buena salud mental para rendir bien durante la jornada. Favorecer la conciliación, tratarles con respeto y empatía y valorar sus pequeños logros son elementos clave a tener en cuenta en cualquier empresa.

En conclusión, el trabajador debe sentirse a gusto en su lugar de trabajo. Es importante mantener un buen ambiente, donde primen el compañerismo, el apoyo mutuo y un clima armonioso. De esta forma, al empleado le será mucho más fácil cumplir con sus obligaciones de manera eficaz. 

  • Salazar Estrada, J., Pupo, J.C., Machado Rodríguez, Y.B. y Cañedo Andalia, R.Clima y cultura organizacional: dos componentes esenciales en la productividad laboral. ACIMED. 2009; 20(4): 67-75. Disponible en: http://www.medigraphic.com/pdfs/acimed/aci-2009/aci094d.pdf
  • Peña Estrada, C. La motivación laboral como herramienta de gestión en las organizaciones empresariales. Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. Universidad Pontificia de Comillas de Madrid. 2015. Disponible en: https://repositorio.comillas.edu/jspui/bitstream/11531/4152/1/TFG001138.pdf