Cómo lavar una mochila: 5 consejos útiles

Los morrales son artículos de uso frecuente: los llevas a todos lados, los colocas en el suelo y guardas lo que sea, de modo que se ensucian rápido. Es necesario que sepas lavar una mochila, pues dice mucho de tu imagen y ayudas a que este accesorio dure más tiempo.
Cómo lavar una mochila: 5 consejos útiles
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 28 junio, 2021.

Escrito por Luz Marina Carpio Hernández, 28 junio, 2021

Última actualización: 28 junio, 2021

En un bolso grande trasladas artículos escolares, ropa de gimnasio, atuendos para la playa, zapatos y comida. Son cómodos y prácticos, pero en medio de su empleo diario es posible pasar por alto lo necesario de lavar una mochila para que dure y evidencie buen aspecto.

Según el material de fabricación y el uso que reciben, se ensucian más o menos rápido. Hay quienes asean los morrales una o dos veces al año, aunque lo recomendable es no esperar tanto en caso de malos olores o manchas de lodo y aceite.

Cómo lavar una mochila paso a paso

Es fundamental leer las indicaciones en la etiqueta de la mochila, porque no todas pueden sumergirse en agua. Cuando son de gamuza, cuero o vinilo, con un limpiador suave y un trapo sacas la suciedad. Si no existe ninguna limitación expresa, entonces toma nota de estas 5 recomendaciones para lavarlas a mano y en lavadora.

1. Saca todo lo que está en la mochila

Revisa cada compartimiento para que no quede nada dentro del bolso. Voltéalo y sacude las migajas y el polvo, si es posible, con ayuda de una aspiradora de mano. Los viejos cepillos de dientes ayudan a retirar las impurezas antes de meter la mochila al agua.

Abre los bolsillos, quita los marcos de metal desprendibles, así como las correas y asas desmontables. Con una tijera corta los hilos que cuelgan cerca de los cierres, para que no se atasquen en medio del lavado.

Si optas por la lavadora, verifica bien que no se vaya algún objeto dentro de la mochila, porque aparte de estropearse el artículo podría causar desperfectos a la máquina.

Mochila para uso en exteriores.
Las mochilas que empleamos para actividades en el exterior, caminatas y paseos por la naturaleza, acumulan suciedades difíciles de limpiar.

2. Aplica quitamanchas

Antes de entrar a la lavada, quita las manchas interiores o exteriores. La forma más efectiva es con un producto para tal fin y un cepillo de cerdas suaves. Deja que el quitamanchas se asiente durante media hora y luego frota.

Otra alternativa es utilizar detergente líquido mezclado con agua en cantidades iguales. Nada de recurrir a la lejía o blanqueadores fuertes que, además de deteriorar la mochila, podrían irritarte la piel.

En el artículo “Detergentes y salud: cómo identificar los componentes problemáticos”, el boletín Opcions advierte que algunos productos de limpieza contienen ingredientes alérgenos e irritantes que causan daños, sobre todo a quienes tienen piel sensible. Aprende a identificarlos a la hora de elegir el que usarás para lavar una mochila.

3. Prepara la tina o la lavadora

Para lavar a mano el recipiente tiene que ser amplio. Llénalo con agua tibia, ya que caliente desteñiría los colores. Añade un detergente para telas delicadas.

Moja el morral y restriega con un cepillo suave o esponja (depende del material del bolso), en especial donde haya manchas. Presta atención a las grietas y a los bolsillos. Si hay alguna sección que no debes introducir en agua, pásale un paño húmedo.

Si usarás lavadora, voltea la mochila y colócala en una bolsa de lavandería o funda de almohada. De esta manera, ni las cremalleras ni las correas se atascarán en la máquina.

En tanto se llena la lavadora con agua fría, vierte 2 medidas detergente suave, guiándote por la primera línea de la tapa del jabón. Programa en ciclo suave o para ropa delicada. Atención con el centrifugado, pues es posible que la mochila se amontone y debas parar para extenderla. Después reinicia el ciclo.

4. Enjuaga con agua fría

Tras el lavado a mano, drena la tina y vuelve a llenarla con la misma cantidad, pero esta vez de agua fría. Enjuaga el bolso hasta que no quede jabón y escurre tanto como sea necesario. Con una toalla absorbe los excesos. La manera recomendada es extendiéndola y enrollándola con el paño en forma de tubo.

5. Seca al aire libre

¡Ojo! No es buena idea meterla a la secadora, porque se echaría a perder el acolchado o las partes especiales del bolso. A la hora de secar cuélgala al revés y boca abajo, asegurándote de que todos los cierres y bolsillos estén abiertos.

Déjala al aire libre para que se desvanezcan los olores. Es muy importante que no la uses si aún está húmeda, porque existe el riesgo de que huela mal o le salgan hongos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades explican que debido a la humedad, el moho crece en diferentes materiales, como las telas. Añaden que la exposición a los hongos puede causar alergias.

Consejos para mantener limpia una mochila por más tiempo

Lavar una mochila no es una actividad complicada, pero evitas que se ensucie tan seguido aireándola luego de una excursión, sin exponerla directo al sol. También conviene limpiar los tirantes o el respaldo, es decir, las partes que tocan tu piel y se suelen impregnar de sudor.

De vez en cuando lleva a cabo un lavado superficial, frotando con una esponja o trapo húmedo sin jabón. En el caso de las mochilas impermeabilizadas, con el tiempo pierden tal cualidad, por lo que es recomendable aplicarles algún tratamiento para que recuperen sus propiedades.

Asimismo, guárdala en zonas ventiladas y secas. Si lo deseas, usa un cubremochila que la cuide del barro, la lluvia o el contacto directo con el suelo. Sobre todo si transportas objetos duros.

Es importante que saques la ropa mojada, las sobras de comida o lo que lleves en el bolso. Mientras más tiempo pasen en él, más contaminado estará.

Mochilas escolares.
Las mochilas escolares sufren el trajín diario y cotidiano que niños y adolescentes aplican sobre ellas. Lavarlas es mantenerlas por más tiempo.

Lo que no debes hacer al lavar una mochila

Nunca laves tu mochila junto con otras prendas, en especial si es la primera vez. Podría desteñir y manchar el resto o viceversa.

Si no te sientes seguro en cómo ejecutar la lavada, pues la mochila posee un gran valor sentimental o monetario, es mejor que lo hagas en una lavandería. Eso sí, repasa con el encargado las especificaciones para prevenir inconvenientes.

Para finalizar, ten en cuenta que ciertos químicos podrían afectar el textil del bolso. ¿Cómo saberlo? En la etiqueta detallan las instrucciones de lavado y cualquier aspecto que debas atender. Léela con detenimiento.

Te podría interesar...
6 consejos para lavar ropa delicada
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
6 consejos para lavar ropa delicada

Te contamos seis consejos para lavar ropa delicada que conservaran tus prendas en excelentes condiciones y por muco tiempo. ¡Descúbrelos!