Lesión por esfuerzo repetitivo: ¿cómo prevenirlo?

Edith Sánchez·
04 Abril, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina al
08 Marzo, 2021
En el mundo actual, se han incrementado de manera notoria los casos de lesión por esfuerzo repetitivo. Esto se debe en especial a la masificación en el uso de dispositivos tecnológicos y a la falta de prevención.

Una lesión por esfuerzo repetitivo es aquella que tiene lugar en un hueso, un músculo, un tendón o un ligamento por hacer fuerza en una misma zona del cuerpo de forma repetida y sin destinar un tiempo para la recuperación.

A la lesión por esfuerzo repetitivo también se le conoce como RSI por sus siglas en inglés (Repetitive Stress Injuries). Este tipo de problema ha aumentado en los últimos 20 años de manera considerable. Afecta más a los adultos, pero cada vez hay más niños que presentan este tipo de problema.

Todo indica que los dispositivos tecnológicos modernos han aumentado la incidencia de la lesión por esfuerzo repetitivo. Esta puede ser de muchos tipos y también hay muchas maneras de tratarla. Se sabe que el estrés psicológico y la monotonía incrementan la severidad de los síntomas.

Causas y factores de riesgo

La lesión por esfuerzo repetitivo es incómoda.
Las rodillas pueden lesionarse debido al entrenamiento.

La principal causa de la lesión por esfuerzo repetitivo es hacer los mismos movimientos una y otra vez, de forma continuada o de manera intensa por periodos prolongados. Esto incluye mantener la misma postura, en especial si no es adecuada.

El riesgo de sufrir este tipo de lesiones se incrementa si una persona está en malas condiciones físicas o no acostumbra a hacer ejercicio. Asimismo, levantar objetos pesados de forma frecuente puede provocar este problema.

Las personas que están más propensas a sufrir una lesión por esfuerzo repetitivo son quienes realizan una actividad de tipo mecánico por largos periodos. Dentro de ellas, se encuentran los músicos, los conductores, los cocineros, los limpiadores, los higienistas dentales, los digitadores o quienes emplean herramientas vibratorias de forma sistemática.

Lesiones más comunes

Se han descrito más de 1 700 lesiones por esfuerzo repetitivo. Es común encontrarlas en los trabajadores industriales, los oficinistas o las personas que emplean con mucha frecuencia dispositivos electrónicos como teléfonos celulares, laptops, etc.

Podría afirmarse que, en la actualidad, las lesiones más comunes de este tipo son las siguientes:

  • Síndrome del túnel carpiano. Es un entumecimiento en la mano y el brazo. Se origina por el pinzamiento de un nervio en la muñeca. Causa también hormigueo.
  • Bursitis. Es una inflamación de la bursa, una especie de bolsa llena de líquido que está en las articulaciones de la rodilla, el hombro, el codo y las caderas.
  • Tendinitis del manguito rotador. Es una inflamación de los tendones que conectan los huesos y los músculos en el hombro.
  • Codo de tenista. Corresponde a una irritación del tejido que conecta el codo con el músculo del antebrazo.
  • Enfermedad de Raynaud. Provoca una contracción de los vasos sanguíneos de las extremidades ante situaciones de frío o estrés. Se produce por usar herramientas de vibración.
  • Síndrome de intersección. Inflamación de los músculos del antebrazo, originada por la flexión y extensión repetitiva de la muñeca.
  • Tenosinovitis estenosante o dedo en gatillo. Tiene lugar cuando un dedo se atasca si está flexionado y al enderezarlo produce un chasquido. Resulta de un agarre fuerte y repetido.
  • Otros. Otras lesiones por esfuerzo repetitivo son el calambre del escritor, distintas formas de tendinitis y tendinosis, síndrome del túnel cubital, síndrome de De Quervain, síndrome de la salida torácica, etc.

¿Cuáles son los síntomas?

Hay una amplia gama de síntomas en la lesión por esfuerzo repetitivo. Sin embargo, sin duda alguna el más común es el dolor. Este puede ir de leve a severo y lo usual es que se incremente con el tiempo. Se trata de un dolor localizado y agudo.

También puede interesarte: Todo lo que deberías saber sobre la bursitis

Otros síntomas habituales son los siguientes:

  • Inflamación.
  • Sensación punzante o palpitante en el área afectada.
  • Hormigueo.
  • Rigidez o dificultad para realizar algún movimiento.
  • Pérdida de fuerza o de sensibilidad en el área afectada.
  • Debilidad en el área.
  • Sensibilidad al frío o al calor.

Lo más común es que los síntomas aumenten de forma gradual hasta que se vuelven intensos y constantes. Cuando se llega a ese punto, puede ser muy difícil realizar las tareas cotidianas o habituales.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico debe realizarlo un médico a partir de una entrevista y un examen físico. Indagará sobre las tareas repetitivas que se llevan a cabo y es posible que realice algunas pruebas para determinar el rango de movimiento en alguna zona.

A veces es necesario realizar pruebas complementarias como una ecografía o una electromiografía para determinar el grado y el daño causado por la lesión. De manera general, se han clasificado dos grandes grupos de lesiones por esfuerzo repetitivo:

  • RSI 1. Corresponde a una lesión musculoesquelética.
  • RSI 2. Hay daño en los nervios.

Tratamientos disponibles

El tratamiento de la lesión por esfuerzo repetido dependerá de su grado de severidad y de la zona donde se localiza. Lo más habitual es que se acuda a alguna de las siguientes medidas:

  • Reposo. Es recomendable limitar o evitar la actividad repetitiva que ocasiona la lesión.
  • Cambios en el entrenamiento. Cuando se trata de un deportista, es posible que se sugieran cambios en la forma como entrena.
  • Calor o frío. Ayudan a reducir la inflamación y el dolor. A veces se usa solo uno de ellos y en otras ocasiones se combinan.
  • Fármacos. Suelen recetarse analgésicos antiinflamatorios y relajantes musculares. A veces los antidepresivos pueden ser eficaces y las pastillas para dormir, si el sueño se ha visto afectado.
  • Férulas o vendajes. Los soportes elásticos y las férulas proporcionan sostén y ayudan a reducir la inflamación en algunas ocasiones.
  • Fisioterapia. Incluye ejercicios, uso de aparatos, entablillados y educación para afrontar las tareas cotidianas y evitar que la lesión empeore.
  • Esteroides. Son inyecciones que solo se recetan en casos específicos, ya que provocan muchos efectos secundarios.
  • Cirugía. Los casos graves pueden requerir de una intervención quirúrgica para resolver el problema.

Descubre: 7 recomendaciones que te ayudarán a aliviar el dolor muscular

¿Cuándo es necesaria una revisión médica?

Una lesión por esfuerzo repetitivo es mucho más manejable si se atiende en las fases tempranas. Si se deja pasar mucho tiempo, se puede llegar a un punto en el que la situación se torna irreversible.

Puesto que el primer síntoma es el dolor, lo indicado es que al experimentarlo se consulte al médico tan pronto como sea posible. Si se obtiene un tratamiento temprano, es posible que la situación no tenga mayores consecuencias.

Prevención y recomendaciones

La lesión por esfuerzo repetitivo es común.
El estiramiento es fundamental para prevenir las lesiones.

La prevención es la mejor manera de evitar una lesión por esfuerzo repetitivo. Una persona que realice cualquier tipo de actividad física que exija repetición continua de movimientos debe tomar las precauciones del caso, ya que está en riesgo.

En el caso de los deportistas, lo mejor es hacer variaciones en el entrenamiento de forma periódica. Asimismo, descansar lo suficiente a lo largo del año y programar actividades de recuperación.

Para las demás personas, los siguientes consejos pueden ser útiles:

  • Evitar las malas posturas. Las orejas y la espalda deben permanecer en línea recta con la pelvis, tanto al estar de pie como al sentarse.
  • No mantener la misma postura por mucho tiempo. Bien sea de pie o sentado, se deben hacer pausas regulares para cambiar de postura y prevenir problemas.
  • Cuidado de las muñecas. Las muñecas, los brazos y los dedos deben estar alineados al escribir en el ordenador.
  • Los dedos. No es conveniente oprimir con mucha fuerza las teclas al escribir en un teclado. Es bueno alternar la escritura con el dictado de voz.
  • Los agarres. No es conveniente agarrar con fuerza los objetos y tampoco mantenerlos en la mano por mucho tiempo, sin pausa. Aplica para el ratón, los teléfonos celulares o cualquier herramienta.
  • La ergonomía. Si se trabaja en un escritorio y con ordenador, lo adecuado es una silla que cubra toda la espalda y la cabeza. La pantalla debe estar al nivel de los ojos y los pies deben tocar el piso en todo momento.
  • Hacer estiramientos. Se deben hacer de forma regular, tras un par de horas de hacer la misma actividad o estar en la misma postura.
  • Seguir todas las indicaciones de seguridad industrial para cada uno de los oficios.

Mejor prevenir que curar

El pronóstico de la lesión por esfuerzo repetitivo depende de la gravedad de la misma y del estado de salud en general. La mejor medicina es la prevención y, por eso, lo indicado es aplicar todas las medidas para evitar que aparezca.

En términos generales, no se debe realizar ninguna actividad repetitiva por un lapso mayor a 30 minutos sin tomar un descanso. Si se observa esta pauta con rigor, existe una gran probabilidad de que no aparezca ninguna lesión con el tiempo.

  • Parodi, R., Galant Prunell, F., & Greca, A. (2007). El fenómeno de Raynaud. Anuario Fundación Dr. JR Villavicencio, 190-194.
  • Chaves Moreno, A. (2008). Tenosinovitis estenosante del tendón flexor (dedo en resorte). Medicina Legal de Costa Rica, 25(1), 59-65.
  • FJ, S. S. (2003). Patología crónica acumulativa por microtraumatismos de repetición: nueva definición, patogenia, clínica general, factores de riesgo, controversias. Mapfre Medicina, 14(2), 125-133.