Cómo mejorar tu fluidez verbal

Aunque nos pueda costar al principio, la mejor manera de mejorar la fluidez verbal es exponiéndonos a hablar en cualquier tipo de situación para así desterrar los miedos e inseguridades.
Cómo mejorar tu fluidez verbal
Bernardo Peña

Revisado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 15 abril, 2021.

Escrito por Raquel Lemos Rodríguez, 15 febrero, 2018

Última actualización: 15 abril, 2021

Existen individuos que son mejores comunicadores que otros. ¿A qué se debe esto? Para saberlo, hoy descubrirás cómo mejorar tu fluidez verbal, una habilidad que nos permite optimizar nuestras conversaciones.

La fluidez verbal no es más que la capacidad de iniciar una conversación con alguien de manera espontánea o de improvisar en una exposición en función de cómo esté respondiendo el público, y que todo esto se presente de una manera muy natural.

La fluidez verbal y las inseguridades

Las inseguridades y la fluidez verbal no se llevan nada bien. Esto es así debido a que, para poner en práctica esta habilidad con éxito, se necesita a una persona segura de sí misma y con una autoestima sana.

Cómo mejorar tu fluidez verbal y desenvolverte bien en público.
Una persona con fluidez verbal es segura de sí misma.

Cuando las inseguridades se ciernen sobre nosotros, empezamos a pensar en todo lo que puede salir mal. Por ejemplo, si tenemos que exponer un proyecto ante otros compañeros, pueden aparecer por nuestro pensamiento algunas de las siguientes frases:

  • “Van a preguntarme algo que quizás no sepa responder”.
  • “Se van a dar cuenta de que lo llevo poco preparado”.
  • “¿Qué hago si me quedo en blanco?”.
  • “Seguro que no me acordaré de mencionar este punto tan importante”.

Todo esto son inseguridades que nacen sin ningún fundamento. Pues, ¿acaso sabemos lo que va a pasar? ¿Y si nos equivocamos? El problema de hacer este tipo de “predicciones” es que, al final, puede que lleguen a cumplirse.

Por eso, es importante que no nos adelantemos a los acontecimientos y que trasformemos completamente las frases anteriores. ¿Cómo podemos hacer esto? Estas son algunas ideas:

  • Si me preguntan algo que no sé responder no pasa nada, puedo decir que lo buscaré y ya les daré una respuesta en condiciones o puedo mencionarles que buscaré más información al respecto.
  • En realidad, no se darán cuenta de que lo llevo poco preparado porque yo soy el que sabe más de este tema, ya que el proyecto es mío.
  • Si me quedo en blanco, no pasa nada. Puedo pasar a otro tema o respirar profundo, tranquilizarme y seguir con mi exposición. Yo mejor que nadie sé sobre este proyecto.
  • Aunque no me acuerde de mencionar ese punto tan importante, puedo rectificarlo en otro momento sin ningún problema.

La lectura y la adquisición de vocabulario

La lectura es una actividad muy importante si queremos mejorar nuestra fluidez verbal. A través de ella, adquirimos un vocabulario mucho más amplio, al tiempo que lo empezamos a incluir en nuestro discurso. También nos permite mejorar la comprensión lectora y el razonamiento crítico, algo fundamental en el día a día.

El problema que tenemos cuando carecemos de fluidez verbal, en ocasiones, no es la inseguridad, sino la falta de herramientas que nos permitan pensar rápido. Esto nos impide comunicar lo que queremos decir de manera efectiva y tener el vocabulario adecuado para ello.

Si nos preocupamos por buscar herramientas que nos permitan enriquecernos, en términos de vocabulario, comprensión lectora y pensamiento crítico, en el momento en el que no sepamos explicar algo, podremos idear una forma de hacerlo, sin tantas complicaciones. Esto, sin duda, va a ayudar a aumentar nuestra seguridad.

Resulta interesante saber que en la actualidad se han publicado diversos estudios en los que se ha tomado como referencia (en mayor o menor medida) la relación entre el hábito de lectura y la fluidez verbal en niños con problemas de aprendizaje y adultos mayores.

En muchos, si bien se ha encontrado que la relación es positiva, también se indica que no todos los métodos benefician por igual en todos los casos. Por ende, hay que tener en cuenta que el método que a una persona le puede ir bien, a otra puede no ayudarle.

Lee lo que te apetezca, y busca el equilibrio entre aquellas lecturas que están dentro de tu zona de confort y las que no. Así podrás avanzar como lector y como persona.

La mejor manera de mejorar la fluidez verbal: practicar

La fluidez verbal puede mejorarse.
Existen muchos métodos para mejorar la fluidez verbal.

A pesar de las inseguridades o del escaso vocabulario que podamos tener, lo importante para mejorar la fluidez verbal es practicar. Las habilidades sociales que podamos tener solo se desarrollan mediante la práctica.

  • Forzarnos a estar en situaciones en las que tengamos que comunicar e interactuar nos ayudará a desarrollar todas nuestras habilidades (entre ellas, la fluidez verbal).
  • Es normal sentirse inseguro en un principio, sobre todo si nos identificamos como personas tímidas.
  • Sin embargo, la timidez puede superarse, aunque requiere de mucha voluntad, fuerza y una exposición constante a eso que tanto temor nos provoca.

¿Sientes que tienes una escasa fluidez verbal? ¿Te gustaría mejorarla? Si eres capaz de llevar los consejos anteriores a la práctica, tu capacidad de comunicar se verá incrementada.

Sabrás comunicar de manera clara y concisa lo que quieres, además de captar la atención de quien te escuche. Tu rico vocabulario será de agradecer por parte del público y, además, los receptores sentirán que todo te sale de manera muy natural y espontánea.

Esto, sin duda, te convertirá en un gran comunicador. Sin embargo, como ya hemos mencionado, de nada sirve la teoría. Es el momento de ponerse en marcha.

Te podría interesar...
Tips para superar la timidez
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Tips para superar la timidez

Este rasgo comienza en la niñez y se mantiene en la adultez pero gracias a ciertos cambios de hábitos podemos superar la timidez.



  • García, E., Rodríguez, C., Martín, R., Jiménez, J. E., Hernández, S., & Díaz, A. (2018). Test de Fluidez Verbal: datos normativos y desarrollo evolutivo en el alumnado de primaria. European Journal of Education and Psychology. https://doi.org/10.30552/ejep.v5i1.80
  • Ramírez, M., Ostrosky-Solís, F., Ostrosky-Solís, F., Fernández, A., & Ardila-Ardila, A. (2005). Fluidez verbal semántica en hispanohablantes: Un análisis comparativo. Revista de Neurologia.
  • Sangorrín, J. (2005). Disfemia o tartamudez. Revista De Neurología.