¿Los niños pueden seguir una dieta paleo?

La dieta paleo es una forma de alimentación que tiene un origen ancestral. Mira cómo puede ayudar a tu niño y si es recomendable que la aplique en su vida.
¿Los niños pueden seguir una dieta paleo?
Maria Patricia Pinero Corredor

Escrito y verificado por la nutricionista Maria Patricia Pinero Corredor el 13 abril, 2021.

Última actualización: 13 abril, 2021

Si la dieta paleo mantuvo la evolución del hombre desde la era paleolítica, que data desde 2,5 millones hasta 10000 años, entonces, ¿por qué no es adecuada para cualquier persona, incluidos nuestros pequeños? En este sentido, algunos especialistas creen que los niños sí pueden seguir una dieta paleo.

Esta pauta es un estilo de alimentación que imita lo que comieron nuestros antepasados pre-agrícolas y los cazadores-pescadores-recolectores. Se trata de ingerir productos frescos y poco elaborados, ayudando a reducir la dependencia de procesados de conveniencia y algunas opciones de alimentos integrales y legumbres.

También se le conoce como dieta paleolítica, dieta de la edad de piedra, dieta de cavernícola o dieta de cazadores-recolectores. En el caso de los niños, como cualquier otra pauta de nutrición, los padres deben cerciorarse que estén recibiendo todos los nutrientes que necesitan.

Alimentos de la dieta paleo

En general, la dieta paleo incluye carnes magras, pescados, verduras, frutas, frutos secos, semillas, grasas y aceites saludables. Se basa en la idea de que los seres humanos no estamos adaptados a comer y metabolizar los alimentos provenientes de la agricultura moderna.

Al igual que otros expertos , el autor del plan, el doctor Loren Cordain, concluyó que la dieta moderna se asocia al aumento de las enfermedades crónicas no trasmisibles, como la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares, la obesidad, la hipertensión arterial y la osteoporosis.

Los alimentos que incluye la dieta paleo son los siguientes:

  • Frutas y verduras. De preferencia las tropicales, como piña, papaya, mango y la manzana fuji.
  • Pescados y mariscos que no sean criados en piscifactoría.
  • Huevos de gallina, codorniz y oca de granjas ecológicas.
  • Carnes de aves y rojas, incluidos animales de caza. Se priorizan las de animales pequeños, por ejemplo ternera.
  • Boniatos.
  • Pan elaborado con trigo sarraceno. Es un pseudocereal sin gluten.
  • Frutos secos, a excepción del cacahuete, ya que es una leguminosa
  • Setas como champiñón, níscalos, shitake, entre otros.
  • Miel como endulzante.
  • Aceite de coco, aceite de oliva y aguacate como medio graso.
  • Ajo, puerro, aceitunas, cebolla, hierbas aromáticas y especies como aderezo.
Boniato asado en la dieta paleo.
El boniato es un componente de la dieta paleo, sobre todo si se puede conseguir de huertas ecológicas y orgánicas.

Alimentos a evitar en la dieta paleo

La dieta paleo evita aquellos alimentos que no provengan de la caza ni de la recolección. Por lo tanto, excluye los procesados y ultraprocesados, como los que contienen grasas trans, cereales para el desayuno, gaseosas, comidas preparadas, entre otros establecidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) como nocivos para la salud.

En una ponencia sobre dieta paleo explican que otros alimentos naturales, como los granos, las legumbres y los lácteos también están prohibidos. Una de las razones es que no formaban parte de la era paleolítica y pueden causar inflamación o problemas digestivos. Esto ha sido debatido por el T. Colins Campbell Center for Nutrition Studies.

Los alimentos a evitar, entonces, son los siguientes:

  • Patatas y legumbres, como lentejas, soja, cacahuete, garbanzos, guisantes, habas y todas las variedades de judías.
  • Lácteos, como leche de vaca, quesos, yogures, kéfir y postres helados. La leche de almendras, de soja y de quinoa, también están prohibidos.
  • Cereales, tales como quinoa, amaranto, maíz, mijo, centeno, avena, arroz, trigo, galletas, piza, pastas, pan, ñoquis.
  • Semillas como chía, girasol, sésamo o calabaza.
  • Azúcar refinado, edulcorantes y cualquier derivado.
  • Bebidas alcohólicas o azucaradas. Incluye vino, cerveza, sodas, licores, refrescos de cola.
  • Frutas tipo bayas. Es decir, que tengan semillas pequeñas que no se digieren, como kiwi, pimiento y fresas.
  • Aceites vegetales de semillas y todos sus derivados.

Beneficios en niños

Los niños podrían beneficiarse de la dieta paleo más que los adultos, porque sus hábitos alimenticios apenas se están formando. Esta dieta aporta una densidad de nutrientes que apoya la necesidad de crecimiento y desarrollo, ajustada a los requerimientos nutricionales.

Las proteínas las pueden obtener de las carnes magras, pescado y aves, que contienen aminoácidos esenciales para sintetizar los tejidos durante el desarrollo.

Como fuente de energía para su crecimiento, podrán consumir una mezcla de carbohidratos complejos y azúcares simples, a través de frutas, zapallos, boniatos o pan de trigo sarraceno. El aceite de oliva, famoso por sus amplios beneficios para la salud, al igual que el aguacate, podrán complementar las calorías.

Otro beneficio de la dieta paleo en los niños es el aporte de los ácidos grasos omega 3 para el desarrollo visual, cerebral y la construcción celular, descrito en la Revista Chilena de Nutrición. Los pescados grasos, como salmón, caballa, atún, sardinas y nueces, son buena fuente de este tipo de grasa.

Por otra parte, la Universidad Complutense de Madrid expone en su libro “Frutas y verduras fuentes de salud” el amplio espectro de vitaminas, minerales, antioxidantes y fitoquímicos que logran cubrir estos vegetales. Son coadyuvantes de procesos metabólicos, un óptimo sistema inmunitario y un cuerpo saludable. La dieta paleo las promueve como parte importante de la alimentación.

Dentro de las restricciones, la disminución de alimentos refinados y azúcares desde temprana edad también es apoyado por la OMS. Se puede disminuir el riesgo de obesidad, sobrepeso, diabetes y enfermedades cardiovasculares en la edad adulta.

Esta dieta también evita los cereales fuentes de gluten y antinutrientes de las legumbres, ya que pueden ser perjudiciales para el tracto digestivo inmaduro del niño. Sin embargo, la Asociación Española de Pediatría recomienda introducir el gluten y legumbres a partir de los 6 meses de edad, durante la alimentación complementaria.

Posibles consecuencias y efectos secundarios

Dieta paleo en niños y gluten.
La incorporación del gluten es discutida entre los seguidores de la dieta paleo y organizaciones médicas que promueven su presencia desde los 6 meses.

Nuestros niños están en pleno crecimiento y necesitan de mucha energía. La dieta paleo elimina una gran cantidad de alimentos que pueden ser fuente de ella. Por ejemplo, azúcares simples de frutas y carbohidratos de cereales y legumbres.

Al omitir las legumbres en la dieta paleo se eliminan las propiedades que ofrecen a la salud, según lo establecido por la FAO. Son una buena fuente de fibra soluble e insoluble, antioxidantes, fitoquímicos y almidón resistente usado para mejorar el crecimiento de bacterias en el intestino.

Por otra parte, al excluir los lácteos se reduce una de las mejores fuentes de calcio en la alimentación de los niños, que es fundamental para fortalecer huesos y dientes. Por esta razón, se enfatiza en vigilar el consumo de pescado, hojas verdes, frutos secos y huevos.

Sin embargo, como el tema es debatible, si el niño tolera la leche se puede indicar para reforzar la ingesta del calcio. El sol de la mañana o la tarde permitirá fijar lo consumido.

Otra consecuencia de omitir los lácteos es que también son un excelente vehículo de alimentos probióticos que mejoran la salud intestinal, tal es el caso del yogurt y otras leches con bacterias. En este caso, la dieta paleo ofrece algunos productos vegetales fermentados, como el chucrut y las bebidas de frutas.

En cuanto al consumo de carnes rojas, la Revista de Salud Pública de Chile la asocia con el desarrollo de ciertas enfermedades, por lo que recomiendan incluir más las carnes blancas en el plan de alimentación.

¿Es una dieta recomendada para niños?

La dieta paleo se considera una dieta segura y nutritiva para personas de cualquier edad. Los pequeños, al igual que los adultos, necesitan personalizar su plan de alimentación de acuerdo a los requerimientos individuales.

Los niños pueden seguir una dieta paleo, siempre y cuando vaya de la mano del pediatra y un profesional de la nutrición, para que no falte ningún nutriente y se realicen los ajustes necesarios.

Sin lugar a dudas que la inclusión de proteína magra, frutas, hortalizas, frutos secos, semillas y grasa insaturada es una excelente opción para los niños y toda la familia.

Te podría interesar...
Descubre de qué se trata la dieta paleolítica
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Descubre de qué se trata la dieta paleolítica

¿Has pensado en practicar la dieta paleolítica? Aquí te dejamos todos los detalles que debes conocer sobre este tipo de alimentación.