Oliguria: causas, síntomas y tratamiento

La oliguria se define como la producción reducida de orina en el paciente. Esta puede deberse a muchas disfuncionalidades fisiológicas, no solo al mal funcionamiento de los riñones.
Oliguria: causas, síntomas y tratamiento
Samuel Antonio Sánchez Amador

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador el 23 marzo, 2021.

Última actualización: 23 marzo, 2021

La insuficiencia renal crónica (IRC) se define como la pérdida progresiva, permanente e irreversible de la tasa de filtración glomerular de los riñones a lo largo de un periodo temporal variable. La oliguria es uno de los síntomas de IRC.

Según datos epidemiológicos, el 17,8 % de la población adulta podría sufrir esta condición. El valor aumenta al 45 % en ancianos. Básicamente, la oliguria se define como una disminución de la producción de orina (diuresis).

Además de una insuficiencia renal crónica, también puede ser signo de la enfermedad renal aguda, la deshidratación, la necrosis tubular aguda y otros muchos agentes etiológicos. Si quieres descubrirlo todo sobre este signo clínico, continúa leyendo.

¿Qué es la oliguria?

Una persona que bebe 2 litros de agua al día debería ir, de media, una vez al baño cada 4 horas a miccionar. Los riñones están continuamente trabajando para depurar la sangre y, por ello, producimos aproximadamente de 800 a 2 000 mililitros de orina al día.

Tal y como indica la Clínica Universidad Navarra (CUN), la oliguria se define como la reducción del volumen urinario por debajo del necesario. La cifra estandarizada a partir de la cual el evento comienza a considerarse patológico es 0,3 mililitros/minuto o, en su defecto, menos de 400 mililitros de orina cada 24 horas.

Por supuesto, este punto de corte de 400 a 2 000 mililitros de orina producida se establece en una persona «normal»; es decir, de unos 70 kilogramos de peso, euvolémica (equilibrio en la presión sanguínea) y con una función renal óptima. Según el portal MSDmanuals, la oliguria se puede clasificar en 3 tipos diferentes:

  1. Prerrenal: relacionada con el flujo sanguíneo.
  2. Renal: por afecciones intrínsecas a los glomérulos y otras estructuras de los riñones.
  3. Posrenal: obstrucción en las vías de salida de la orina.

El estadio posterior a la oliguria es la anuria; es decir, la ausencia total de producción de orina. El signo clínico se considera anuria cuando el paciente produce menos de 100 mililitros de orina en 24 horas. Es la forma más grave.

Tabla general

En base a la información recogida hasta ahora y atendiendo a los parámetros de la Revista Electrónica de los Portales Médicos, estos son los estadios clínicos que se conciben en lo que a la micción se refiere:

  • Producción de orina normal: de 1,5 a 2 litros diarios.
  • Oliguria: producción de 100 a 400 mililitros diarios.
  • Anuria: producción de menos de 100 mililitros diarios.
  • Anuria absoluta: no se produce nada de orina. A menos que se demuestre lo contrario, se asume que se debe a un bloqueo en las vías urinarias.

¿Cuáles son los síntomas que acompañan a una oliguria?

Náuseas después del sexo: ¿son normales?
Las náuseas, la debilidad y la oliguria son tres de los síntomas de la enfermedad renal aguda.

Como hemos dicho previamente, la oliguria no es una enfermedad en sí misma sino que se trata de un signo clínico más. Dependiendo de la enfermedad subyacente, los síntomas pueden ser muy diferentes y la oliguria puede estar presente o no. A continuación, presentamos la sintomatología de la enfermedad renal aguda:

  • Oliguria: disminución del volumen de orina excretado, aunque en algunos casos puede mantenerse estable.
  • Retención de líquidos derivada de esta falta de micción que se traduce en la hinchazón de piernas, tobillos y pies.
  • Falta de aire, fatiga y desorientación.
  • Náuseas y debilidad.
  • Ritmo cardíaco irregular.
  • Dolor u opresión en el pecho.
  • Coma y pérdida de conocimiento en los casos más graves.

Todos estos signos clínicos indican que algo va mal en los riñones. Cuando estos órganos no funcionan bien, se acumulan sustancias tóxicas y nocivas en el torrente sanguíneo, y se desequilibra la composición sanguínea. En estos casos, el balance homeostático del paciente se pierde.

Posibles complicaciones

Si los riñones no filtran bien, se puede provocar una acumulación de líquido en los alveolos pulmonares. Esto desemboca en sensación de agobio, dificultad para respirar y posible muerte del paciente si no se actúa con presteza.

También, debido a los procesos subyacentes, se puede producir una inflamación del pericardio, lo que conlleva dolor en el pecho y frecuencia cardíaca alterada. Todos estos eventos acercan al paciente a la defunción, así que es vital acudir al médico ante cualquier indicio de fallo renal.

Principales causas

Como hemos dicho, la oliguria puede ser prerrenal, renal y posrenal. Dependiendo de los órganos y estructuras afectadas, se pueden identificar distintas causas, como las siguientes:

Deshidratación

Si no hay líquido en el cuerpo, los riñones no pueden producir orina. Un cuadro diarreico severo prolongado o la presencia de vómitos repetidos por un cuadro infeccioso pueden provocar la pérdida de líquidos y electrolitos en el organismo del paciente. Así pues, la oliguria es un signo claro de deshidratación.

Obstrucción en las vías urinarias

Estaríamos, en esta ocasión, ante un agente etiológico posrenal. Como indica el portal MSDmanuals, las causas de la obstrucción en las vías urinarias de los adultos son, generalmente, los cálculos renales, la hiperplasia benigna de próstata y, en los casos más graves, el cáncer de próstata.

Enfermedades del riñón

Si los riñones no filtran la sangre correctamente, es posible que aparezca una oliguria en el paciente. La enfermedad renal crónica (ERC), la aguda (ERA), la glomerulonefritis o el síndrome urémico hemolítico son entidades clínicas que pueden reducir drásticamente el ritmo de micción del individuo.

Bajo gasto cardíaco

Se denomina gasto cardíaco al volumen de sangre expulsado por un ventrículo en un minuto. Si el corazón no bombea suficiente sangre, los riñones pueden filtrar menos y producir menos orina. Las anemias, las hemorragias y la hipertensión pueden promover este tipo de oliguria prerrenal.

¿Cómo se diagnostica una oliguria?

La oliguria no es una enfermedad, así que el diagnóstico debe realizarse a nivel del agente etiológico que la causa. Lo primero de todo es la anamnesis; es decir, comunicarse con el paciente. Si este tiene una necesidad urgente de orinar pero no puede, seguramente la oliguria sea producto de una obstrucción en las vías urinarias.

Por otra parte, si el individuo tiene mucha sed pero ausencia de ganas de miccionar, se sospecha de una falta de volumen de líquidos en su organismo. Asimismo, una disminución gradual del volumen de orina producido a lo largo de los días (o meses) puede indicar una necrosis tubular aguda o una causa prerrenal.

Después de estas distinciones iniciales, el médico decidirá los tipos de pruebas a realizar al paciente. Se sobreentiende que no es lo mismo un cáncer de próstata que un gasto cardíaco reducido por hipertensión. Cada entidad clínica requiere una serie de pruebas específicas para el diagnóstico. 

Cuándo buscar ayuda médica

A veces es normal orinar menos de lo normal, quizá porque se ha descuidado el ritmo de hidratación en una jornada laboral demasiado ajetreada. De todas formas, si esta falta de micción se acompaña de alguno de estos síntomas, es imprescindible acudir al médico. Entre los síntomas que llevan a la consulta médica:

  1. No se orina lo suficiente y se tienen las extremidades hinchadas.
  2. Se experimenta una sensación de cansancio, desorientación y problemas para recuperar el aliento.
  3. Se sienten náuseas y dolor/presión en el pecho.

Tratamientos disponibles

Médico hablando con paciente en el preoperatorio.
Conversar con el paciente es esencia para determinar las posibles causas de la disminución de la micción.

Según portales médicos ya citados, el abordaje depende completamente de la causa de la oliguria. Antes de decidir cualquier tratamiento médico, el profesional sanitario debe hacerse las siguientes preguntas:

  1. ¿Tiene el paciente una presión arterial normal?
  2. ¿Existe evidencia de una enfermedad renal?
  3. ¿Existe evidencia de una obstrucción en las vías urinarias?

En base a estas 3 cuestiones y sus respuestas, se comienza el tratamiento de una forma u otra. A continuación, se presentan algunos de los abordajes más comunes según el tipo de oliguria que presente el paciente.

1. Si la causa es prerrenal

Si la oliguria se debe a una disfuncionalidad en la presión arterial (y por tanto en el gasto cardíaco), es potencialmente reversible con el tratamiento adecuado y reconociendo la condición precozmente. El abordaje inicial es la fluidoterapia intravenosa, seguido de los fármacos pertinentes que estabilicen la situación.

2. Si la causa es renal

Según la Kidney Foundation, las lesiones en los riñones se tratarán en base al problema que las haya causado. Para estabilizar al paciente puede ser necesaria una hemodiálisis, medicinas para controlar la cantidad de vitaminas y minerales en sangre y fármacos que estabilicen el volumen de líquidos en el organismo.

3. Si la causa es posrenal

Si la causa de la obstrucción de las vías urinarias son piedras minerales, la litotricia por ondas de choque suele ser la opción que se debe seguir. Estas ondas rompen los sedimentos en trozos pequeños para que el paciente pueda eyectarlos con más facilidad, liberando así el «tapón» que estaba impidiendo a la orina salir.

Si la causa es un tumor en la próstata, toca recurrir a la cirugía y a posteriores abordajes, dependiendo de si este es neoplásico o no. La radioterapia y las terapias focales son los tratamientos más comunes en el cáncer de próstata.

Oliguria, síntoma de una enfermedad subyacente

En conclusión, la oliguria no es una enfermedad en sí misma, sino un signo clínico que indica un fallo a nivel vascular, renal o en las vías urinarias.

Su abordaje depende completamente de la causa subyacente, pues nada tiene que ver una lesión en los riñones con un cáncer de próstata, por ejemplo. Ante una disminución de la orina, se recomienda visitar al médico.

Te podría interesar...
Primeros síntomas del cáncer de próstata
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Primeros síntomas del cáncer de próstata

A continuación te comentamos más acerca de los primeros síntomas del cáncer de próstata y la importancia de acudir periódicamente al médico a chequ...