Orquídeas Dendrobium: cultivo y cuidados

Las orquídeas Dendrobium están entre las más fáciles de cuidar. Veamos cómo cultivarlas y tenerlas en casa.
Orquídeas Dendrobium: cultivo y cuidados

Última actualización: 24 septiembre, 2022

Las orquídeas tienen fama de ser difíciles de cuidar, sobre todo cuando de sus flores se trata. Sin embargo, en esta ocasión hemos elegido hablar de las orquídeas Dendrobium, una especie cuyos cuidados son muy simples, por lo que resulta ideal para quienes no se consideran expertos en jardinería.

La idea es desmitificar la complejidad las orquídeas y demostrar que vale la pena cultivarlas. Cuando florecen, se llevan todas las miradas. Solo dentro de esta especie hay más de 1500 variedades que se fueron adaptando a las condiciones geográficas que las vieron desarrollarse.

Repasaremos sus características más importantes, algunas de las variedades más comunes de orquídeas y los cuidados que debemos tener a la hora de cultivarlas.

Tipos de orquídeas Dendrobium

Este tipo de orquídeas pertenece a la familia de las plantas epífitas. Esto quiere decir que necesitan de otra planta para crecer, como por ejemplo, los árboles.

De hecho, su nombre lo deja bien claro. Dendro proviene del griego y es “árbol”, mientras que bium hace referencia a la vida. De todas maneras, también crecen en el suelo y en macetas sin inconvenientes.

Provienen de Asia y parte de Oceanía, aunque se han extendido y adaptado a las condiciones climáticas y geográficas de todo el mundo. Si bien prefieren los climas cálidos, en la actualidad se las puede cultivar con éxito en zonas no tropicales.

Al haber tanta variedad, no sorprende encontrar una amplia diversidad, no solo en cuanto a los colores de las flores, sino también al tipo de flor y partes de la planta en las que se desarrollan. También cambia la época del año en la que florecen y el tiempo que dura la flor.

Las orquídeas Dendrobium se clasifican en 6 grupos. La Dendrobium phalaenopsis es la más común. La puedes encontrar en cualquier vivero o tienda de jardinería.

Los ejemplares de esta especie son de hoja perenne y se desarrollan mejor en zonas cálidas. Florecen en otoño, mientras que en invierno la planta parece entrar en letargo hasta la primavera, cuando vuelve a florecer.

Orquídeas en maceta.
Las orquídeas crecen en macetas. Aunque su hábitat natural sea en los árboles, se pueden cultivar de otros modos.


Cuidados generales de las orquídeas Dendrobium

Ya hemos repasado sus características más destacadas, por lo que ahora nos centraremos en los cuidados que requiere esta variedad de orquídea. La primera distinción que haremos será entre las de caña blanda y las de caña dura.

Las primeras suelen quedar sin hojas en invierno y volver a brotar por completo con la llegada de la primavera. No es un detalle menor, ya que es común que pienses que la planta se ha secado y dejes de cuidarla.

No ha muerto, solo entró en un periodo de estancamiento hasta que se acaben los días de temperaturas bajas. En cuanto a sus hojas, son de color verde claro y la planta en general es bien frondosa.

Con respecto a las orquídeas de caña dura, podemos decir que la principal diferencia es que estas no pierden sus hojas en invierno, son de bulbos espigados y alcanzan una buena altura. Asimismo, las hojas son verde oscuro.

Riego

Las de caña dura tienen hojas verdes todo el año, por lo que requieren de riego asiduo en cualquier época. Es importante aclarar que riego regular no implica que sea diario. De hecho, las orquídeas Dendrobium no se riegan todos los días.

En términos generales, 2 veces por semana sería una frecuencia adecuada. Esto se debe a que el sustrato no tiene que estar siempre húmedo. Lo ideal es regarla por la mañana con abundante agua fresca libre de sales.

Las orquídeas de caña blanda necesitan poca agua durante el otoño. Sin embargo, debes estar atento para que no se marchite el pseudobulbo que tiene la planta.

La importancia de no excederse con el agua radica en que, si se pudre la raíz, las flores y las hojas se caerán. Luego, aparecerán manchas en los tallos. Este malestar en la planta no es fácil de revertir.

Iluminación

En cuanto a la luz que deben recibir las orquídeas, las de caña dura no necesitan demasiada, mientras que las de caña blanda demandan más. Lo ideal es ubicarlas cerca de una ventana, pero por la que no entren los rayos del sol directamente.

Sustratos

Ambos tipos de orquídeas comparten los sustratos. Ten en cuenta que la maceta no sea demasiado grande, así como no compactar demasiado el sustrato.

Una de las alternativas más comunes y sencillas es agregarles un sustrato especial para orquídeas, que puedes adquirir en cualquier vivero. Suele contener cortezas, grava y material poroso.

Las de caña dura necesitan un abono permanente con fertilizante en los meses de crecimiento. También en invierno.



Humedad ambiental

En este punto también hay coincidencia entre las orquídeas de caña dura y las de caña blanda. Ambas necesitan una buena humedad ambiental. En épocas secas, puedes rociar sus hojas con un líquido especial para orquídeas.

Atomizador para la humedad de las orquídeas.
El método del atomizador para mantener la humedad de las plantas es idóneo. Simula una concentración de agua en el ambiente que replica atmósferas tropicales.

Temperatura

En relación con la temperatura ambiente ideal para las orquídeas Dendrobium, existen diferencias de requerimientos entre las de caña dura y las de caña blanda. Las primeras necesitan una temperatura que oscile entre los 30 °C y los 16 °C. Por el contrario, las de caña blanda necesitan una amplitud térmica, sobre todo cuando se acerca la floración: 30 °C de día y unos 10 °C de noche.

Cultivo de las orquídeas

Se pueden hacer nuevas plantas partiendo de una orquídea que ya se tenga en casa. Solo ten en cuenta que debe tener al menos 4 años de edad y encontrarse en excelente estado.

Con un cuchillo y con cuidado, corta el rizoma y las raíces que se encuentren en él, tratando de no dañar la masa radicular. Límpialas y corta las raíces secas o marrones.

Luego, colócalas en un recipiente un poco más grande que el conjunto de raíces y añade un sustrato especial para orquídeas. Al cabo de un par de días, riega la nueva planta.

¡Es posible tener orquídeas Dendrobium en casa!

Las orquídeas tienen mala fama infundada. Constituyen una especie fácil de mantener, siempre y cuando tengamos en cuenta las precauciones y los consejos que hemos repasado aquí.

Te animamos a que puedas tener tus propias orquídeas Dendrobium. Cuídalas y disfrútalas en el hogar.

Te podría interesar...
Lo que debes saber para el cultivo de las orquídeas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Lo que debes saber para el cultivo de las orquídeas

Son plantas ideales para decorar el interior o el exterior del hogar. Descubre los trucos para un efectivo cultivo de las orquídeas.



  • Díaz Velásquez, J. Y. (2019). Diagnóstico y control in vitro de enfermedades fungosas de orquídeas (Dendrobium sp y Phalaenopsis sp) del vivero de la Universidad Nacional de San Martín–Tarapoto.
  • Suárez Guerra, L. (2013). Dendrobium «Bohemia Habana». Nuevo cultivar de orquídea epifita obtenido en Cuba. Cultivos Tropicales34(1), 41-41.
  • Granados-Sánchez, D., López-Ríos, G. F., Hernández-García, M. Á., & Sánchez-González, A. (2003). Ecología de las plantas epífitas. Revista Chapingo. Serie ciencias forestales y del ambiente9(2), 101-111.
  • CEJA ROMERO, J. A. C. Q. U. E. L. I. N. E., ESPEJO SERNA, A. D. O. L. F. O., GARCÍA CRUZ, J. A. V. I. E. R., LÓPEZ FERRARI, A. R., MENDOZA RUÍZ, A. N. I. C. E. T. O., & PÉREZ GARCÍA, B. L. A. N. C. A. (2008). Las plantas epífitas, su diversidad e importancia. Ciencias91(091).
  • García-Franco, J. G., & Toledo, T. (2008). Epífitas vasculares: bromelias y orquídeas. Agroecosistemas cafetaleros de Veracruz. Biodiversidad manejo y conservación [en línea]. México: Instituto de Ecología/Instituto Nacional de Ecología, 69-82.
  • Marticorena, A., Alarcón, D., Abello, L., & Atala, C. (2010). Plantas trepadoras, epífitas y parásitas nativas de Chile: guía de campo.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.