Pan con aceite de oliva, una combinación perfecta

¿Sabías que al empezar el día con una rebanada de pan con aceite de oliva le aportas al cuerpo adecuados nutrientes y combates el estreñimiento?
Pan con aceite de oliva, una combinación perfecta
Valeria Sabater

Escrito y verificado por psicóloga Valeria Sabater el 07 enero, 2021.

Última actualización: 07 enero, 2021

El pan con aceite de oliva suele ser la opción más elegida por muchas personas en su desayuno. Es todo un clásico de la dieta mediterránea que se ha extendido ya por todo el mundo y que, sin duda, nos encanta.

Ahora bien…¿Es realmente tan saludable? ¿Nos hace subir de peso? ¿Es malo que cada día nos preparemos esta combinación? La respuesta a todos estas preguntas es sencilla. Puedes consumir pan con aceite con total tranquilidad, aunque no de forma habitual, porque es una propuesta alimenticia saludable.

A continuación, te revelamos 5 razones para incluir en tu desayuno una cucharada de aceite de oliva virgen extra con una rebanada de pan, a ser posible, integral.

Pan con aceite de oliva: 5 buenas razones para tomarlo cada día

Diferencias entre el aceite de oliva y el aceite de girasol

Si tienes poco tiempo por las mañanas, no lo dudes: una rebanada de pan con aceite de oliva, una pieza de fruta y un café puede ser siempre un buen “salvavidas”.

Asimismo, si te entra hambre a mediodía o si cuando llegas a casa quieres disfrutar algo sano, también tienes esta adecuada propuesta. No obstante, es importante tener en cuenta unos sencillos aspectos:

  • Elige siempre aceite de oliva virgen extra. Este cuenta con ácidos grasos omega 3 en su composición,  que han demostrado ser beneficiosos para la salud cardiovascular.
  • Evita el pan blanco o el elaborado con harinas blancas refinadas.
  • Busca siempre opciones más naturales: pan de centeno, de avena, de semillas o de granos enteros y integral. Gracias a su aporte de fibra son capaces de estimular la sensación de saciedad, según un estudio publicado en European Journal of Clinical Nutrition.
  • No se trata de consumir pan con aceite en cada comida. Una rebanada una vez al día sería lo más acertado.

Seguidamente, te explicamos por qué esta opción o complemento alimenticio resulta tan saludable.

1. Nutrición completa que no nos hará subir de peso

El pan con aceite de oliva, además de ser sabroso, nos aportará nutrientes esenciales para la salud. Con una sola rebanada vas a conseguir hidratos de carbono, vitaminas B1, B2, B6 y B9, así como hierro, magnesio, cinc y potasio. ¡Y nada de grasas trans!

2. Bueno para tu salud cardiovascular

El aceite de oliva es un tesoro natural de salud, en especial para el corazón y arterias. Existen evidencias conforme ayuda a modular el perfil lipídico. Sus ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados son grasas saludables que nos permiten mantener a raya el llamado colesterol malo o LDL.

Asimismo, uno de los mayores beneficios de combinar pan con aceite de oliva es la vitamina E. Nos permite luchar contra la aterosclerosis y regular la presión arterial.

3. Cuida de tus digestiones y evita el estreñimiento

Las malas digestiones, los gases, la acidez e incluso el estreñimiento pueden aliviarse si comemos un poco de pan con aceite de oliva cada día.

Reducimos las secreciones ácidas y, además, optimizamos la función intestinal. Tanto es así que esta sabrosa combinación es un laxante suave que vale la pena tomar cada día en el desayuno.

4. Un remedio antidepresivo

El aceite de oliva contiene polifenoles. Estos compuestos son antiinflamatorios, aportan bienestar y aumentan las endorfinas. Nos hace sentir bien porque al organismo le sienta bien, porque optimiza la función cardíaca y frena la oxidación celular.

5. Pan con aceite de oliva para desintoxicar el hígado

  • Si eres de esas personas a las que les cuesta un poco empezar el día con un vaso de agua con jugo de limón, altérnalo con pan con aceite.
  • Ayudará a desintoxicar el hígado y la vesícula biliar. Su gran aporte en antioxidantes y vitamina E optimiza la función hepática y favorece su acción depurativa.
  • Asimismo, si padeces hígado graso, un remedio muy saludable es consumir en ayunas una rebanada de pan con aceite de oliva cada día.

Formas saludables de disfrutar del pan con aceite de oliva

Pan con aceite de oliva y aceitunas.
El pan puede variar según tus preferencias, aunque el más recomendable es el de centeno.

Existen varias maneras de consumir esta opción tan saludable y deliciosa. Puedes añadir incluso otros complementos con los que potenciar aún más sus virtudes. Te damos unas sencillas opciones.

Opción 1

  • Hornea una rebanada de pan de centeno o avena.
  • Unta un diente de ajo. Seguidamente, deja caer un chorrito de aceite de oliva.

Opción 2

  • Toma una barra de pan.
  • Haz varios cortes a lo largo de la barra, pero sin cortarla.
  • Añade entre medio aceite de oliva, ajo y perejil.
  • Hornea unos minutos.

Te recomendamos leer Cómo comer de manera consciente

Opción 3

  • Hornea una rebanada de pan.
  • Unta medio tomate.
  • Añade un chorrito de aceite de oliva.

Opción 4

  • Toma una rebanada de pan.
  • Deja caer un chorrito de aceite de oliva.
  • Pica unas nueces y déjalas caer por encima.
  • Espolvorea con un poco de pimienta blanca.
  • Hornea.

Opción 5

  • Hornea una rebanada de pan.
  • Añade un poco de orégano, unta un poco de tomate natural y, por último, deja caer un poco de aceite de oliva.

Una rebanada de pan con aceite puede ser una buena opción

Recuerda, por último, que no será nada adecuado que añadas sal en estas opciones. Tampoco que te excedas en el consumo de pan con aceite. Lo mejor es buscar la moderación en este caso.



  • Mori TA. Marine OMEGA-3 fatty acids in the prevention of cardiovascular disease. Fitoterapia. 2017 Nov;123:51-58.
  • Warrilow A, Mellor D, McKune A, Pumpa K. Dietary fat, fibre, satiation, and satiety-a systematic review of acute studies. Eur J Clin Nutr. 2019 Mar;73(3):333-344
  • Omar ZA, Montser BA, Farahat MAR. Effect of high-dose Omega 3 on lipid profile and inflammatory markers in chronic hemodialysis children. Saudi J Kidney Dis Transpl. 2019 May-Jun;30(3):634-639.