Parto natural después de una cesárea: ¿es recomendable?

Edith Sánchez·
11 Febrero, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina al
19 Enero, 2021
Hay suficiente evidencia de que es posible tener un parto natural después de una cesárea. Sin embargo, en algunos casos no es recomendable por los riesgos que entraña esta opción.

Muchas personas piensan que es imposible tener un parto natural después de una cesárea. Esto no es cierto. De hecho, la mayoría de las mujeres lo logran y esto no solo es posible, sino que también resulta conveniente.

Se estima que hasta el 75 % de las mujeres pueden tener un parto natural después de una cesárea, o parto vaginal después de una cesárea (PVDC) como se le conoce en el medio médico. De todos modos, cada mujer, junto con su médico, debe decidir si esto es lo más conveniente en cada caso.

El parto vaginal tiene importantes ventajas, ya que supone menos riesgos para la salud de la madre y del bebé. Sin embargo, en algunos casos no resulta conveniente por distintas razones. Así que lo indicado es valorar cada caso de forma individual.

Razones por las qué podría optarse por un parto natural después de una cesárea

El desgarro perineal se da a menudo durante el parto
Es posible tener un parto vaginal tras una cesárea. Consulta con tu médico al respecto.

Hay varias razones por las cuales se justificaría intentar un parto natural después de una cesárea. Las más relevantes son las siguientes:

  • Complicaciones quirúrgicas. Una cesárea implica mayores riesgos de sangrado abundante y de trombosis venosa profunda; es decir, de formación de coágulos de sangre en las venas profundas.
  • Menor riesgo de infección. La cesárea supone mayores riesgos de infección.
  • Menor riesgo de lesión. En algunas ocasiones, la cesárea puede generar lesiones en los órganos abdominales, como la vejiga o el intestino.
  • Disminuye el riesgo de histerectomía. El parto natural reduce el riesgo de tener complicaciones que conduzcan a la extirpación del útero, o histerectomía.
  • Protección para embarazos posteriores. Varios partos por cesárea pueden generar problemas como la placenta previa (desprendimiento) o la placenta acreta (adhesión a las paredes uterinas) que, a su vez, complican los partos posteriores.
  • Recuperación más rápida. La cesárea exige un tiempo de hospitalización más prolongado, mayores cuidados y, por lo tanto, una mayor demora para volver a las actividades normales.
  • Preferencias personales. Algunas mujeres desean vivir la experiencia del tipo de parto vaginal y pueden lograrlo, incluso si antes han tenido cesáreas.

Un amplio estudio de Leeds University Hospitals señala que el parto por cesárea se asocia con una mayor mortalidad materna y neonatal, así como con más complicaciones posteriores en la salud reproductiva de la madre.

¿Quiénes pueden tener un parto natural después de una cesárea?

No todas las mujeres pueden tener un parto natural después de una cesárea. Hay algunos criterios de exclusión que se aplican para evitar riesgos. Uno de los más importantes es el estado del útero.

Lee también: Parto inducido: qué es y cómo se realiza

Influye, por ejemplo, el tipo de incisión que se tuvo en la cesárea previa. Quienes tuvieron una incisión vertical en la parte alta del útero no son candidatas a una parto vaginal. Tampoco quienes han tenido cirugías uterinas o tienen antecedentes de ruptura de útero.

Otros criterios de exclusión son los siguientes:

  • Haber pasado por una cesárea hace 18 meses o menos.
  • No haber logrado tener un parto natural con anterioridad.
  • Presentar problemas en la placenta.
  • Tener ubicado al bebé en posición anormal.
  • Tener un embarazo múltiple.
  • Presencia de una desproporción entre el tamaño del bebe y la pelvis de la madre.
  • Tener planes de dar a luz en un lugar distinto a un hospital.
  • Cuando se necesita inducción del parto.
  • Madres de edad avanzada.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Preeclampsia.

Algunos expertos incluyen dentro de las exclusiones el haber tenido dos o más cesáreas con anterioridad. Sin embargo, un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington reveló que esto no implica riesgos graves. Sin embargo, el tema sigue siendo controversial.

Riesgos de un parto natural después de una cesárea

Parto natural versus parto velado.
Existen algunos riesgos relacionados con un parto natural tras una cesárea. Consulta con el médico al respecto.

Un parto natural después de una cesárea entraña varios riesgos. El más grave de ellos es que se rompa el útero. Esto ocurre solo en el 1 % de los casos, pero es muy peligroso, ya que amenaza la supervivencia de la madre y del bebé.

Ocurre cuando durante un parto natural se rompe la cicatriz de la cesárea previa y el útero se abre. Si esto sucede, se debe recurrir a una cesárea de urgencia para salvar la vida de ambos. En algunas ocasiones, esto incluye la extirpación del útero, lo cual supone la imposibilidad de volver a tener hijos.

El riesgo de rotura en el útero durante un parto natural después de una cesárea es mucho menor en las mujeres a las que les hicieron una incisión transversal en la cesárea previa. De ahí que sea tan importante excluir al grupo de mujeres a quienes les hicieron una incisión vertical en el útero.

¿Es posible tener un parto natural después de una cesárea?

Si una mujer planea tener un parto natural después de una cesárea, debe comunicárselo a su médico con suficiente anterioridad. Es importante que informe sobre todos sus antecedentes médicos de forma detallada.

Con datos precisos, el médico puede hacer una estimación realista de la probabilidad de éxito y de los posibles riesgos. La madre debe estar bien informada acerca de los beneficios y posibles peligros de optar por esta alternativa.

Los beneficios del parto natural son muchos, pero es importante que la madre tenga abierta la mente a las distintas posibilidades. Si en su caso no resulta conveniente, no hay que obstinarse. Lo más importante es preservar su seguridad y la del bebé que viene en camino.

  • Tahseen, S. (2010, enero). Vaginal birth after two caesarean sections (VBAC-2)-a systematic review with meta-analysis of success rate and adverse outcomes of VBAC-2 versus VBAC-1 and repeat (third) caesarean sections. PubMed. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19781046/.
  • Cahill, A. G. (2010, marzo). Vaginal birth after caesarean for women with three or more prior caesareans: assessing safety and success. PubMed. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20374579/.
  • Vargas Juscamaita, A. T., Lévano Castro, J. A., & Lazo Porras, M. D. L. Á. (2013). Parto vaginal después de una cesárea: aplicando un puntaje al momento del ingreso en un hospital. Revista peruana de ginecología y obstetricia, 59(4), 261-266.