Paso a paso para hacer un laberinto de cartón para tus hijos

Los juegos didácticos son un clásico. Conoce cómo fabricar un laberinto de cartón para los más pequeños y desarrollar así sus habilidades.
Paso a paso para hacer un laberinto de cartón para tus hijos

Última actualización: 11 diciembre, 2022

Un laberinto de cartón para los más pequeños es un juego didáctico tan simple como efectivo para fomentar la coordinación óculo-manual. En realidad, vale decir que tanto grandes como chicos se divierten y se plantean desafíos y competencias entre ellos para ver quién resulta ganador.

Te invitamos a que fabriques tu propio laberinto con materiales que seguro tienes en casa. Haz una propuesta lúdica diferente a los chicos del hogar.

¿Qué es y cómo se hace el laberinto de cartón para tus hijos?

A pesar de ser un juego que ya tiene su historia, se ha convertido en un clásico que no pasa de moda. La sencillez de un juguete puede ser tan atractiva y estimulante para los niños, que te sorprenderás al ver cómo se entretienen durante horas sin baterías, sin pantallas y sin sonidos electrónicos.

En líneas generales, se trata de un tablero de cartón que tiene pequeños orificios distribuidos estratégicamente y tiritas que forman los pasillos de un laberinto. El objetivo es que quien lo manipula haga rodar la canica por entre las tiritas sin caer en los orificios, llegando a la salida.

Suena sencillo, pero a decir verdad, requiere práctica, destreza y mucha concentración para cumplir el objetivo de salir del laberinto de cartón. De esta manera, los chicos desarrollan y refuerzan su motricidad fina.

Repasemos los materiales y el paso a paso para construirlo.

Laberinto.
El juego del laberinto es un estímulo constante para la mente. Hay que pensar cómo resolver un problema con estrategias visuales y manuales.

Materiales necesarios

Con muy pocos materiales podrás crear un laberinto estupendo para tus hijos:

  • Pegamento y regla.
  • Témperas y pinceles si quieres decorar el laberinto.
  • Trozos de cartón para realizar los pasillos del laberinto.
  • Elemento cortante para hacer los orificios del tamaño de las canicas.
  • Caja de cartón de fondo bajo. Si no tienes, puedes utilizar una más alta y cortarla tú.

Existen otras variantes en las que, en lugar de tiras de cartones, se emplean sorbetes o palitos de helado para confeccionar los pasillos. De igual manera, se puede hacer uno con una cajita de CD como base, tiritas de plastilina para los pasillos y bolitas más pequeñas que una canica.

En lugar de que la caja tenga forma rectangular o cuadrada, se puede hacer circular o trapezoidal. En cada caso, los procedimientos y los objetivos son iguales.


Te puede interesar 4 juegos con cartón y papel


Paso a paso para la confección

  1. Prepara tu caja de cartón. Puede ser una caja de zapatos o bien construyes una de la medida que deseas.
  2. Dibuja tu laberinto. Con un lápiz comienza a trazar el recorrido del laberinto. Ten en cuenta que los orificios para las canicas deben medir unos 2,5 cm. Asimismo, la canica debe poder circular sin inconvenientes por los pasillos.
  3. Haz los orificios. Puedes usar un taladro o un cúter para hacer los orificios. También puedes usar una moneda como molde para hacer los círculos.
  4. Pega las tiritas de cartón. Siguiendo el diseño de tu laberinto, pega las tiritas de cartón para construir los pasillos. El alto de las tiritas puede llegar hasta los 2 cm.
  5. Haz el orificio de salida. En el lugar donde hayas decidido que finaliza el laberinto, recorta un pequeño cuadrado para que pueda salir la canica.

Los más pequeños pueden ayudarte en la decoración de la caja y de las tiritas. Se mantendrán entretenidos y sentirán que son parte de la creación del juego.

Beneficios de un laberinto de cartón

Son muchas las ventajas que ofrece este juego para los niños. Como mencionamos, tiene un impacto positivo en el desarrollo de la motricidad fina y la coordinación.

Por otro lado, los entrena para respetar las reglas de un juego y las dinámicas. Tienen que aprender a esperar turnos, anotar puntos, cumplir objetivos.

El laberinto promueve la persistencia y la perseverancia. El hecho de que tenga una dificultad que vaya acorde a la edad de los chicos los invita a intentar varias veces para lograr su meta.

A su vez, fomenta la concentración y el ingenio. Tienen que buscar una solución al problema.

Usar cartón para reciclar.
Usar materiales reciclables o reutilizables para elaborar juegos caseros es otra manera de inculcar el respecto por el medioambiente.


Hacer un laberinto de cartón es promover el ingenio

Este juego didáctico que puedes hacer en casa es muy productivo para los niños. No solo pueden participar activamente en su confección, sino que además se divertirán y entrenarán su mente sin dispositivos electrónicos.

Recuerda que puedes incorporar diferentes grados de dificultad, según las edades de los pequeños. Si los pasillos son más simples, pueden jugar los mayores de 3 años, siempre bajo la supervisión de un adulto.

Mientras más grandes, se pueden agregar canicas y el laberinto será más difícil de recorrer. Esperamos que lo puedas poner en práctica y disfrutar en familia de este juego tan divertido y estimulante.

Te podría interesar...
5 juegos para los niños sin usar la tecnología
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 juegos para los niños sin usar la tecnología

Los juegos para los niños que no requieren de la tecnología son increíbles para desarrollar las habilidades sociales y cognitivas de tu hijo.



  • Benzant, Y. S. (2015). La estimulación temprana a la motricidad fina, una herramienta esencial para la atención a niños con factores de riesgo de retraso mental. EduSol, 15(51), 101-107.
  • Chuva Castillo, P. G. (2016). Desarrollo de la motricidad fina a través de técnicas grafo-plásticas en niños de 3 a 4 años de la Escuela de Educación Básica Federico González Suárez (Bachelor's thesis).
  • García Garcés, L. E., & María Patricia, U. O. (2019). La lúdica como estrategia para el fortalecimiento de la atención y la concentración en niños de grado segundo.
  • Quintero Valencia, J. A. (2013). Material didáctico para desarrollar la motricidad fina escritural en niños de 3 a 5 años.
  • Rúa Meza, A. P. (2016). La atención y la concentración de los niños y niñas en el preescolar (Doctoral dissertation, Universidad de Cartagena).
  • Serrano, P., & de Luque, C. (2019). Motricidad fina en niños y niñas: desarrollo, problemas, estrategias de mejora y evaluación(Vol. 84). Narcea Ediciones.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.