Polimiositis: todo lo que debes saber

Andrea Flores·
11 Abril, 2021
La polimiositis es una enfermedad rara o poco frecuente en la que se genera una inflamación de un área corporal. Aparece con más frecuencia mujeres y en personas de edades comprendidas entre los 30 y los 50 años.

La polimiositis es una enfermedad rara o poco frecuente en la que se genera una inflamación de un área corporal. Aparece con más frecuencia entre las mujeres y en las personas con una edad entre los 30 y 50 años. También forma un subtipo dentro de un grupo de enfermedades denominadas miositis.

Síntomas de la polimiositis

La polimiositis es molesta.
La polimiositis se caracteriza por dolor en múltiples áreas musculares.

Por norma general este trastorno es sistémico, es decir, puede afectar a cualquier zona corporal. Por lo general el sujeto padece una serie de alteraciones o señales que pueden ser relacionadas con esta enfermedad. Estos aparecen de manera gradual (poco a poco) y se empeoran con la evolución de la polimiositis.

Así, entre los síntomas que aparecen con más frecuencia incluimos:

  • Cansancio, fatiga o debilidad general.
  • Fiebre que puede variar en cuanto intensidad aunque no suele ser alta.
  • Cambios cutáneos que se agrupan bajo el nombre de dermatomiositis, una enfermedad en la que se produce una hinchazón y formación de erupciones en la piel.
  • Sensibilidad en la piel sobre las zonas afectadas.
  • Dolor o molestia intensa en los músculos esqueléticos. Esta afección empeora tras haber realizado una actividad física más o menos intensa.
  • Rigidez matutina en las articulaciones implicadas.

Otro síntoma característico es la debilidad muscular, que suele afectar a los músculos de los hombros y la cadera. Puede provocar una serie de problemas a nivel general:

  • Dificultad para tragar o realizar la deglución (disfagia). Esta afección, a su vez, puede producir inapetencia (pérdida de apetito). Por tanto, es posible que el sujeto pierda peso en un periodo reducido de tiempo (sin desearlo).
  • Alteraciones en la voz que modifican el habla normal del paciente.
  • Dificultad para respirar que puede llevar incluso a la insuficiencia respiratoria. También se pueden producir aspiraciones (entrada de alimentos, saliva, etc.) a los pulmones. En tal caso el riesgo de padecer neumonía aumenta de forma considerable.
  • Desarrollar una serie de actividades que impliquen a los músculos que puedan encontrarse alterados. Por ejemplo, levantar objetos por encima de la cabeza o levantarse cuando el paciente esté sentado.

Quizá te interese: 4 mejores ejercicios para que tus músculos se reafirmen rápidamente

Causas de la polimiositis

En la actualidad no se ha identificado la causa o desencadenante concreto de este trastorno. Sin embargo, estudios recientes han encontrado características similares a las enfermedades autoinmunes.

En ellas las células de nuestro cuerpo atacan por error a tejidos internos, degradándose de forma progresiva. Por otra parte, también podría estar producida por una infección.

Diagnóstico de la polimiositis

Por otra parte, el equipo médico puede llevar a cabo una serie de pruebas para elaborar el diagnóstico. Así, se puede identificar esta enfermedad y descartar otras que presenten síntomas parecidos. Entre los procedimientos más comunes encontramos:

  • Examen físico. En él los especialistas comprueban los síntomas que el paciente pueda sentir, la historia clínica y los antecedentes (familiares que puedan haber sufrido la misma dolencia).
  • Biopsia muscular. En ella se extrae una pequeña cantidad de músculo afectado y se analiza con pruebas de laboratorio.
  • Obtención de imágenes internas, por ejemplo, utilizando la resonancia magnética (o RM) en los músculos alterados.
  • Uso de la electromiografía para comprobar tanto el estado de los nervios como de los músculos en el área.
  • Otras pruebas rutinarias como el análisis de sangre y orina.

Ver también: En 2019 iniciarán las pruebas de la vacuna contra el VIH en humanos

Tratamiento de la polimiositis

La polimiositis tiene tratamiento.
Existen múltiples terapias para esta condición.

Todavía no existe una cura definitiva para esta enfermedad pero se ha desarrollado una serie de terapias al respecto. Por tanto, el objetivo final del tratamiento será aliviar los síntomas que el sujeto presente y mejorar su calidad de vida. En el tratamiento incluimos recomendaciones como:

  • Uso de fármacos o medicamentos. Por ejemplo, los corticoesteroides y otras drogas complementarias. Su uso debe ser controlado por el equipo médico puesto que su uso prolongado puede provocar una serie de efectos secundarios muy dañinos.
  • Terapia de distintas clases. Incluimos la fisioterapia, pautas para recuperar el habla cotidiana y el consumo de una dieta adecuada a medida que progresa la enfermedad.

La polimiositis es una enfermedad con buenas expectativas terapéuticas en el futuro. El tratamiento sintomático mejora la calidad de vida del paciente de forma considerable.

En la actualidad se están desarrollando estudios a fin de desarrollar un tratamiento etiológico de la patología y solucionar la causa, pero todos ellos siguen en fase de ensayo clínico y todavía no están comercializados.

  • Thanarajasingam, U., & Ernste, F. (2014). Polymyositis. In Challenging Cases in Rheumatology and Diseases of the Immune System. https://doi.org/10.1007/978-1-4614-5088-7_9
  • Marie, I., & Mouthon, L. (2011). Therapy of polymyositis and dermatomyositis. Autoimmunity Reviews. https://doi.org/10.1016/j.autrev.2011.06.007
  • Van der Meulen, M. F. G., Bronner, I. M., Hoogendijk, J. E., Burger, H., Van Venrooij, W. J., Voskuyl, A. E., … De Visser, M. (2003). Polymyositis: An overdiagnosed entity. Neurology. https://doi.org/10.1212/WNL.61.3.316
  • Hohlfeld, R., & Engel, A. G. (2006). Polymyositis and Dermatomyositis. In The Autoimmune Diseases. https://doi.org/10.1016/B978-012595961-2/50037-8