¿Qué es un protector bucal y cuándo se recomienda usarlo?

Nicolas Forero Sabogal·
14 Abril, 2021
Los protectores bucales son moldes que tienen forma de mandíbula y se acomodan en los dientes para proteger de las lesiones severas. Nacieron con el boxeo y se expandieron a otras áreas.

Los dientes pueden estar expuestos a lesiones serias, en especial cuando se están practicando deportes que implican mucho contacto. A raíz de ello, es importante implementar el uso de herramientas que prevengan traumas. Entre ellas se encuentra el protector bucal.

Es un elemento que tiene forma de mandíbula y se ubica dentro de la boca para brindarle protección a todos los dientes. Según una revisión publicada por el Departamento de Odontología de la Universidad Europea de Madrid, comenzó a ser usado entre las décadas de 1920 a 1930 para mitigar las afecciones severas en los boxeadores.

Su efectividad en el uso deportivo ha causado que, con el paso del tiempo, haya evolucionado hasta el punto de no solo proteger los dientes, sino también los tejidos blandos y el cerebro.

Además, el protector bucal ayuda a evitar lesiones complicadas, como las fracturas de mandíbula, la pérdida de algún diente, los incidentes a nivel cerebral que causan sangrado y los cortes de cualquier índole. La finalidad es que la mandíbula se mantenga firme ante cualquier impacto.

Tipos de protector bucal

Los protectores bucales fueron ideados para ofrecer soluciones contundentes y lograr que las personas lleven consigo una medida de protección que les permita estar más seguros ante golpes.

En pro de cada una de las necesidades que puedan surgir y un cuidado más completo, estas herramientas han tenido un desarrollo a lo largo del tiempo. Esto ha sido fundamental para que, hoy en día, se puedan encontrar los 3 tipos de protectores bucales que se detallan a continuación.

1. Protector bucal prefabricado

Es el tipo de protector más básico y el que tiene un costo más económico en el mercado. Ya viene elaborado en su totalidad y listo para ser usado al instante si así se requiere.

Sin embargo, aunque pueden ser solicitados en tamaños pequeños o grandes, puede ocurrir que a veces no queden del todo ajustados, debido a que no todos los seres humanos tienen las mismas proporciones en la mandíbula.

De todos modos, este elemento prefabricado genera protección, siendo más efectivo en aquellas personas que concuerdan con el tamaño estándar y logran que el protector les encaje de manera cómoda. En los casos contrarios, se puede tornar incómodo hasta el punto de impedir una respiración fluida.

Boxeo como deporte y uso del protector bucal.
Nacidos para el boxeo, los protectores bucales se expandieron a otras disciplinas que también requieren cuidado de la mandíbula.

2. Protector bucal de hervir y morder

Este tipo de protección tiene un poco más de técnica que el anterior, pues se ideó con la intención de fortalecer la confianza de las personas y mejorar los aspectos que en un primer momento quedaron débiles.

El protector bucal no viene del todo formado. Por esta razón, la herramienta se debe hervir en agua, acomodar en la mandíbula e ir mordiendo para que el molde se adapte de manera específica a la forma de cada persona.

Con este proceso se logra que el instrumento quede más firme en los dientes y sea más eficiente ante cualquier golpe.

3. Protector bucal hecho a medida

Este es el tipo más efectivo. En este caso se acude a un profesional para que tome las medidas exactas de la mandíbula y elabore un protector bucal que se acomode con exactitud a cada sector.

Con este procedimiento se logra que la persona adquiera un protector que se adhiere con fuerza a los dientes, pero no le genera ningún tipo de incomodidad.

Sigue leyendo: 5 signos de problemas bucales

¿Cuándo se debe usar un protector bucal?

Se debe usar siempre que se realicen deportes que impliquen una interacción constante con otras personas y representen el riesgo inminente de sufrir un golpe contundente en la cara. Las actividades deportivas donde más se aconseja son las siguientes:

  • Boxeo.
  • Gimnasia.
  • Rugby.
  • Fútbol.
  • Hockey.

Pero no solo es una herramienta adecuada para fines deportivos, pues también ayuda en los casos de personas que mueven la boca y golpean sus dientes mientras están durmiendo. Aquí el objetivo del protector bucal es el de evitar que los dientes se junten de manera brusca para evitar desgastes y problemas musculares.

El protector bucal también puede resultar importante para contrarrestar la apnea de sueño, pues no permite que la mandíbula se cierre del todo. Así, la persona tiene menos riesgo de incomodarse con la lengua y atascar su respiración.

Consejos para cuidar el protector bucal

Al ser una herramienta que está en contacto con la boca, necesita de un cuidado detallado para evitar que acumule suciedad o bacterias que puedan generar una infección oral.

Tener limpios los dientes antes de usar el protector

Los dientes pueden acumular bacterias, por lo que es indispensable que siempre se efectúe un cepillado juicioso que evite que se perturbe la salud oral.

Limpiar en detalle el protector

Antes y después de cada uso es importante enjuagar el aparato con agua fría, además de limpiarlo parte por parte con una crema de dientes y un cepillo destinado únicamente para ello. Así se logra que el protector bucal siempre se encuentre limpio y libre de enfermedades.

Tener un recipiente adecuado para el protector bucal

Siempre que el protector no se esté usando debe estar en un recipiente amplio y bien sellado que permita que todo el aparato esté cubierto, sin riesgos de caerse o entrar en contacto con sustancias inadecuadas. Además, esto es importante para disminuir el contacto con las manos y evitar que se deje abandonado en cualquier parte.

Protector bucal para bruxismo.
En el bruxismo se prescriben protectores bucales que reprograman la mandíbula y evitan lesiones por desgaste.

Estar pendiente

El protector debe permanecer sin ningún tipo de daños para asegurarse que se ajuste bien a la boca y todos los sectores queden protegidos. Cuando el aparato presenta algún tipo de desgaste, se debe cambiar de inmediato porque queda flojo y no es del todo seguro.

Mantener el protector seco

Después de cada limpieza es importante que el protector se ventile dentro de su propio recipiente, pues al permanecer seco evita que en él se adhieran otro tipo de elementos o materiales.

Descubre: ¿Qué debes saber sobre las complicaciones de los implantes dentales?

El protector bucal necesita un uso y cuidado riguroso

El protector bucal es de uso personal y no se puede compartir bajo ninguna circunstancia. Esto es clave para evitar el contagio de patologías.

La boca siempre puede estar expuesta y nunca está de más tomar algunas precauciones. Por lo tanto, el instrumento se debe incorporar como uno de los elementos infaltables para realizar deporte. La propagación de su uso en ciertas disciplinas es clave para disminuir el índice de lesiones.

  • Álvarez C. Carillo J. Calatayud J. Pernia I. García T. Protectores bucales: ¿por qué debemos usarlos en la práctica deportiva [Internet]. Madrid: Gaceta Dental; 2006 [citado 23 de febrero de 2021]
  • Rodríguez J. Dispositivos dentales para el tratamiento de la apnea obstructiva de sueño [Internet]. Venezuela: Facultad de odontología; 2001 [citado 23 de febrero de 2021]
  • de la Teja-Ángeles, Eduardo, Zurita-Bautista, Yancy Estela, Durán-Gutiérrez, Américo, Dispositivos intraorales: guardas oclusales y férulas para pacientes en estado crítico. Experiencia del Instituto Nacional de Pediatría. Acta Pediátrica de México [Internet]. 2012; 33 (4): 191-197.
  • Gómez Santos G. Vásquez García Machiñena J. Protectores bucales en la población escolar en el ámbito del deporte [Internet]. Santa Cruz de Tenerife: Programa de Salud Bucodental; 2005 [citado 23 de febrero de 2021]