Recomendaciones para digerir mejor la comida

Una buena digestión es clave para el bienestar general. Por eso, es importante revisar nuestros hábitos y adoptar algunas estrategias para optimizar el proceso digestivo. ¡Sigue leyendo!
Recomendaciones para digerir mejor la comida
Maria Patricia Pinero Corredor

Escrito y verificado por la nutricionista Maria Patricia Pinero Corredor el 08 Mayo, 2021.

Última actualización: 08 Mayo, 2021

Después de comer mucho, o tras ingerir alguna comida en particular, se pueden presentar síntomas como la llenura, la diarrea, los gases o la acidez. Aunque es algo que hemos normalizado, lo cierto es que indican que algo no está del todo bien. ¿Qué podemos hacer para digerir mejor la comida?

El aparato digestivo funciona como una máquina articulada a la perfección. Los alimentos son triturados en la boca, pasan a través del esófago hacia el estómago, y allí cambian de textura sólida a semilíquida. De esta forma, llegan al intestino delgado, donde se absorbe lo necesario. Finalmente, los desechos pasan al intestino grueso para su posterior excreción.

Tener una mala conducta alimentaria, comer en exceso o a deshoras y no masticar bien son algunos de los ejemplos de lo que puede romper la armonía de dicho engranaje digestivo. Por ello, es fundamental aplicar algunas recomendaciones para favorecer el proceso de digestión.

Recomendaciones para digerir mejor la comida

Coincidiendo con una publicación en Middle East Journal of Digestive Diseases, la dieta desempeña un papel relevante en la promoción de la salud cuando se presentan enfermedades del tracto gastrointestinal. Por eso, si hay molestias después de comer, es necesario revisar los hábitos alimentarios.

En ocasiones, las combinaciones de alimentos no son las más apropiadas, o bien, la forma de comer. Es fundamental corregir esto, ya que un óptimo proceso digestivo es clave para el bienestar general. Veamos en detalle algunas recomendaciones.

Concentración durante cada comida

Una de las claves para digerir mejor la comida es concentrarse en ello. El comer es un momento de placer y, por tanto, hay que disfrutarlo. Una revisión publicada en Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine expone que muchos síntomas digestivos mejoran cuando se aplican terapias de concentración profunda o mindfulness.

Por lo anterior, desde hace tiempo se hace un llamado a la alimentación consciente. Consiste en alcanzar un estado de atención plena en cada comida, de acuerdo a las señales físicas al comer, las experiencias y los antojos. Esto abarca lo siguiente:

  • Comer despacio y sin distracciones.
  • Comer solo hasta saciarse.
  • Atender la textura, la temperatura y el sabor.
  • Estar consciente de la ansiedad por la comida.
  • Identificar los detonantes del hambre.
  • Comer para mantener la salud y bienestar en general.
Concentración durante cada comida
Para digerir mejor la comida es conveniente practicar la atención plena al ingerir los alimentos.

Revisar la forma de comer

Comer a la carrera genera una falta de masticación que puede traer consigo los problemas digestivos. En The American Journal of Clinical Nutrition enfatizan que la masticación es fundamental para absorber los nutrientes de ciertos alimentos.

Además, una buena masticación puede evitar la tendencia a comer en exceso y disminuye el riesgo de indigestión. Deglutir la comida sin masticarla bien altera todo el proceso de emulsificación, preparación para las enzimas y absorción de los nutrientes.

Con relación a esto, la recomendación para digerir mejor y masticar bien es colocar los cubiertos en el plato entre bocado y bocado. Esto ayudará a comer despacio, mejorar el ritmo de la masticación y disfrutar la comida. 

Evitar las situaciones de estrés

La Asociación Americana de Psicología asegura que el estrés crónico puede impactar sobre la salud digestiva a largo plazo. Un cuerpo estresado adopta un estado de alerta máxima y activa un mecanismo de lucha o huida.

De acuerdo con expertos de Harvard Health, dicha situación deriva un aumento de la presión arterial, mayor tensión muscular, alteraciones del ritmo cardíaco y un aumento del cortisol.

La activación de todos estos mecanismos conlleva a que el cuerpo detenga los procesos que considera menos importantes, como la digestión. Así, se manifiestan síntomas como el dolor de estómago, el estreñimiento, la inflamación y más o menos apetito.

Una publicación en la revista Gastroenterology detalla que las personas que comen con mucha ansiedad pueden padecer llenura o hinchazón del tracto digestivo. Por eso, es importante practicas técnicas de relajación.

Una revisión sobre el síndrome de intestino irritable y el estrés encontró que los entrenamientos de relajación, la meditación y el manejo del estrés mejoran de manera considerable los síntomas. Otras técnicas indicadas son la terapia cognitivo-conductual, el yoga y la acupuntura.

Evitar el consumo de alcohol y cigarrillo

Hábitos como fumar y consumir bebidas alcohólicas provocan problemas en el aparato digestivo y a nivel general. A través de la revista Gut se advierte del riesgo de reflujo gastroesofágico en personas fumadoras. 

Otros estudios, como uno divulgado en Physiological Reviews, expone que estos pacientes también tienen altas probabilidades de colitis ulcerativa, úlceras estomacales y enfermedades gastrointestinales.

El alcohol en exceso también provoca trastornos similares a los del cigarrillo. Según un trabajo divulgado en PLoS One, su ingesta altera la microbiota intestinal e incrementa la inflamación del tracto digestivo. Por ello, si de mejorar la digestión se trata, es primordial evitar tanto el cigarrillo como el consumo habitual de bebidas alcohólicas.

No comer demasiado tarde

Ingerir alimentos a altas horas de la noche también compromete la salud digestiva. Un estudio de un caso control reveló que comer muy tarde puede aumentar la acidez, el reflujo y la indigestión, sobre todo entre quienes comen y se acuestan casi de inmediato.

Así pues, la recomendación es esperar por lo menos 3 o 4 horas después de cenar para ir a la cama. Esto permite que todo el contenido del estómago pase al intestino.

Hacer ejercicio físico

La práctica habitual de ejercicio físico desempeña un rol fundamental para la salud en general. Una investigación en la revista Gut refiere que andar en bicicleta o trotar acelera el tiempo de tránsito intestinal en casi un 30 %. Otras actividades -como caminar- también ayudan a que los alimentos viajen más rápido a través del aparato digestivo.

Trastornos como el estreñimiento también disminuyen con el ejercicio. Una publicación en Scandinavian Journal of Gastroenterology reveló que 1/2 hora de caminata y 11 minutos de ejercicio diario disminuye los síntomas de esta afección digestiva.

Consumir agua

Una revisión en Jornal de Pediatria de Brasil resalta que una causa frecuente de estreñimiento es la baja ingesta de líquidos. Por tal razón, aconsejan ingerir entre 1,5 y 2 litros de líquidos descafeinados al día. Dicha cantidad puede variar en función del clima, la cantidad de ejercicio y otros factores.

La bebida más recomendada es el agua. Aún así, hay otras opciones como las infusiones de hierba, las frutas, las verduras y los caldos. En la medida de lo posible, los líquidos deben consumirse después de las comidas para evitar dificultades digestivas.

Consumir agua
La ingesta abundante de agua y bebidas saludables es clave para digerir mejor la comida. También es conveniente evitar las bebidas azucaradas.

Incrementar la ingesta de fibra

La revista Nutrition Reviews ratifica que una dieta alta en fibra reduce los trastornos digestivos como las hemorroides, las úlceras, el reflujo, la diverticulitis y el síndrome de intestino irritable.

Algunos expertos refieren que esta fibra puede ser la soluble, que absorbe agua y aumenta el volumen de las heces; o la insoluble, que mantienen el movimiento del intestino.

La fibra soluble se encuentra en las legumbres, las semillas, la avena, la cebada y las nueces. Las verduras, el salvado de trigo y los cereales integrales son fuente de fibra insoluble.

Cabe citar un estudio divulgado en Journal of Nutritional Biochemistry que expone las ventajas de la fibra para las bacterias intestinales beneficiosas. Esta actúa como prebiótico y contribuye a reducir el riesgo de enfermedades inflamatorias digestivas.

Consumir probióticos

Los probióticos son bacterias beneficiosas para la salud digestiva. Un artículo compartido en la revista Nature Medicine resalta su importancia para la salud. En concreto, contribuyen a reducir los gases, el tiempo de tránsito inetsinal y la inflamación. Algunas alternativas son las siguientes:

  • Yogur natural.
  • Quesos.
  • Leches ácidas.
  • Chucrut.
  • Miso.
  • Kimchi.
  • Jugos fermentados.
  • Suplementos de Lactobacillus y Bifidobacterium.

Incluir grasas saludables en la dieta

Existen estudios que relacionan el bajo consumo de grasas omega 3 con el riesgo de sufrir enfermedades inflamatorias del intestino. Además, la grasa no solo produce saciedad, sino que también permite una adecuada absorción de nutrientes liposolubles como las vitaminas A, D, E y K. Se recomiendan las siguientes opciones:

  • Semillas de lino.
  • Nueces y otros frutos secos.
  • Semillas de chía.
  • Pescados como salmón, sardinas, caballa, entre otros.

¿Por qué es importante una buena digestión?

Aplicar estos consejos para digerir mejor la comida es clave para promover la sensación de bienestar general. Una óptima digestión permite que todos los nutrientes se absorban sin dificultad. Así, los órganos y los tejidos pueden trabajar sin inconvenientes. 

Por el contrario, cuando la digestión no es buena, los problemas de salud no tardan en llegar. Síntoma como el reflujo, la pesadez y el dolor abdominal se vuelven recurrentes. Además, a mediano y largo plazo se van desarrollando enfermedades digestivas de mayor cuidado.

Te podría interesar...
¿Cómo podemos mejorar la digestión?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Cómo podemos mejorar la digestión?

A la hora de mejorar la digestión es necesario realizar una serie de cambios dietéticos que aumentan la eficiencia del tránsito intestinal.



  • Aucoin M, Lalonde-Parsi MJ, Cooley K. Mindfulness-based therapies in the treatment of functional gastrointestinal disorders: a meta-analysis. Evid Based Complement Alternat Med. 2014;2014:140724.
  • Sojcher R, Gould Fogerite S, Perlman A. Evidence and potential mechanisms for mindfulness practices and energy psychology for obesity and binge-eating disorder. Explore (NY). 2012 Sep-Oct;8(5):271-6.
  • Bridget A Cassady, James H Hollis, Angie D Fulford, Robert V Considine, Richard D Mattes, Mastication of almonds: effects of lipid bioaccessibility, appetite, and hormone response, The American Journal of Clinical Nutrition, Volume 89, Issue 3, March 2009, Pages 794–800.
  • Lankarani KB. Diet and the Gut. Middle East J Dig Dis. 2016;8(3):161-165. doi:10.15171/mejdd.2016.28
  • Zhu Y, Hollis JH. Increasing the number of chews before swallowing reduces meal size in normal-weight, overweight, and obese adults. J Acad Nutr Diet. 2014 Jun;114(6):926-31.
  • Geeraerts B, Vandenberghe J, Van Oudenhove L, Gregory LJ, Aziz Q, Dupont P, Demyttenaere K, Janssens J, Tack J. Influence of experimentally induced anxiety on gastric sensorimotor function in humans. Gastroenterology. 2005 Nov; 129(5):1437-44.
  • Grundmann O, Yoon SL. Complementary and alternative medicines in irritable bowel syndrome: an integrative view. World J Gastroenterol. 2014 Jan 14; 20(2):346-62.
  • Eriksson EM, Andrén KI, Kurlberg GK, Eriksson HT. Aspects of the non-pharmacological treatment of irritable bowel syndrome. World J Gastroenterol. 2015; 21(40):11439-11449.
  • Nilsson M, Johnsen R, Ye W, Hveem K, Lagergren J. Lifestyle related risk factors in the aetiology of gastro-oesophageal reflux. Gut. 2004 Dec;53(12):1730-5.
  • Bhattacharyya A, Chattopadhyay R, Mitra S, Crowe SE. Oxidative stress: an essential factor in the pathogenesis of gastrointestinal mucosal diseases. Physiol Rev. 2014 Apr; 94(2):329-54.
  • Strate LL, Singh P, Boylan MR, Piawah S, Cao Y, Chan AT. A Prospective Study of Alcohol Consumption and Smoking and the Risk of Major Gastrointestinal Bleeding in Men. PLoS One. 2016 Nov 8;11(11):e0165278.
  • Engen PA, Green SJ, Voigt RM, Forsyth CB, Keshavarzian A. The Gastrointestinal Microbiome: Alcohol Effects on the Composition of Intestinal Microbiota. Alcohol Res. 2015; 37(2):223-36.
  • Asl SF, Mansour-Ghanaei F, Samadi H, Joukar F. Evaluations of life style factors and the severity of Gastroesophageal reflux disease; a case-control study. Int J Mol Epidemiol Genet. 2015 Sep 9;6(1):27-32.
  • De Schryver AM, Keulemans YC, Peters HP, Akkermans LM, Smout AJ, De Vries WR, van Berge-Henegouwen GP. Effects of regular physical activity on defecation pattern in middle-aged patients complaining of chronic constipation. Scand J Gastroenterol. 2005 Apr; 40(4):422-9.
  • Boilesen SN, Tahan S, Dias FC, Melli LCFL, de Morais MB. Water and fluid intake in the prevention and treatment of functional constipation in children and adolescents: is there evidence? J Pediatr (Rio J). 2017 Jul-Aug;93(4):320-327.
  • Anderson JW, Baird P, Davis RH Jr, Ferreri S, Knudtson M, Koraym A, Waters V, Williams CL. Health benefits of dietary fiber. Nutr Rev. 2009 Apr;67(4):188-205.
  • McRorie JW Jr, McKeown NM. Understanding the Physics of Functional Fibers in the Gastrointestinal Tract: An Evidence-Based Approach to Resolving Enduring Misconceptions about Insoluble and Soluble Fiber. J Acad Nutr Diet. 2017 Feb;117(2):251-264.
  • Viladomiu M, Hontecillas R, Yuan L, Lu P, Bassaganya-Riera J. Nutritional protective mechanisms against gut inflammation. J Nutr Biochem. 2013 Jun;24(6):929-39.
  • Gilbert JA, Blaser MJ, Caporaso JG, Jansson JK, Lynch SV, Knight R. Current understanding of the human microbiome. Nat Med. 2018 Apr 10;24(4):392-400.
  • Ananthakrishnan AN, Khalili H, Konijeti GG, Higuchi LM, de Silva P, Fuchs CS, Willett WC, Richter JM, Chan AT. Long-term intake of dietary fat and risk of ulcerative colitis and Crohn's disease. Gut. 2014 May;63(5):776-84.