Cómo saber si el termostato del refrigerador está dañado

¿Sientes que tu nevera ya no congela o enfría igual? Puede deberse a un daño en el termostato. Te enseñamos cómo regularlo.
Cómo saber si el termostato del refrigerador está dañado

Última actualización: 11 julio, 2022

El termostato es el dispositivo o aparato que sirve para regular la temperatura del refrigerador de manera automática. Los frigoríficos, los calefactores y los aparatos de aire acondicionado llevan este dispositivo. En este artículo nos ocuparemos de saber cómo identificar si el termostato del refrigerador está dañado.

Si el termostato falla en nuestra nevera, nos veremos en serios problemas porque se afectará la cadena de frío y la adecuada refrigeración de los alimentos. Se podría poner en riesgo la salud.

Lo primero que debemos considerar es que el termostato se encuentra instalado en la misma caja donde está el sistema de iluminación. Allí, a su vez, se encuentra un tubo de gas. En un extremo se encuentra conectado el termostato y en el otro el congelador o evaporador.

¿Cómo funciona el termostato?

El termostato del refrigerador es el dispositivo encargado de abrir o cerrar el paso de la corriente eléctrica al compresor, en función de la temperatura al interior. De esta forma, controla los grados a través de una sonda.

Cuando la sonda se activa para detectar una variación no deseada en la temperatura, de inmediato envía una señal al compresor. Este empieza a generar más frío o, por lo contrario, deja de hacerlo.

De acuerdo a un Manual de reparación de montaje y mantenimiento de instalaciones de frío, el termostato tiene la función de controlar la temperatura ambiente del medio a enfriar, el descarche, el funcionamiento de los ventiladores, la regulación del aceite compresor y las tuberías de descarga.

El termostato del refrigerador tiene diferentes valores para la graduación de la temperatura, que por lo general van de 1 al 9. Por lo tanto, si deseas más frío, lo ideal es dejarlo del 7 al 9; si deseas menos frío, puede estar entre el 2 y el 5. También es importante aprender a conocer el funcionamiento de cada nevera.

Hielo en la heladera.
Cada aparato tiene temperaturas óptimas de funcionamiento, de acuerdo al clima ambiente en el que se encuentra instalado.

¿Cómo cuidar el termostato?

Cuando conectamos la nevera o el refrigerador por primera vez, la recomendación es colocar el termostato en la mitad del selector si es manual, o en la mitad del indicador electrónico si es digital. Al siguiente día, después de cargar los alimentos en cada compartimiento, es necesario corroborar el comportamiento de la temperatura y ajustar de acuerdo al manual de instrucciones.

Asimismo, lo ideal es observar el estado de los alimentos y sus necesidades de refrigeración. Hay que determinar el grado de congelación que deseamos, de acuerdo al tamaño del refrigerador. También que los alimentos mantengan el frescor deseado y que la cadena de frío sea la adecuada.

Por todas estas razones, es de suma importancia leer el manual de instrucciones con detalle. Coloca los alimentos sugeridos en cada compartimiento destinado para ellos.



¿Cómo detectar si el termostato está fallando?

Lo primera señal que notaremos cuando el termostato del refrigerador esté fallando, es que enfría en exceso o, por el contrario, lo hace muy poco.

Cuando el refrigerador enfría en exceso, provoca el crecimiento de escarcha y la acumulación de hielo sobre los alimentos. Asimismo, encontrarás verduras completamente congeladas. En contraste, cuando enfría poco, los líquidos que guardamos estarán tibios o a temperatura ambiente. Asimismo, podremos observar que los productos sólidos están blandos.

Para cerciorarnos que el termostato del refrigerador está dañado, lo primero que podemos hacer es bajar al mínimo la temperatura del regulador y escuchar, de forma muy atenta, para saber si el ruido indica que el motor del compresor se ha puesto en marcha.

Podemos poner un termómetro dentro del refrigerador y evidenciar si la temperatura que marca está de acuerdo con la programada. También verificar, por medio de un tester profesional, desmontando el termostato, para ver si el dispositivo transmite corriente.

Sin embargo, si no tenemos a mano un tester y no somos expertos en la materia, lo mejor es llamar a la línea de atención al cliente del fabricante y solicitar la ayuda de un técnico. En este caso, el experto es quien se encargará de revisar y definir si es necesario cambiar el termostato. A veces, tan solo es una alteración en la carga eléctrica de la vivienda.

Existen dos tipos de termostatos: el manual y el automático. Sabiendo ello, cuando se rearma el aparato arreglado, habrá dos maneras de proceder, que son las siguientes:

  1. Si el rearme es manual, hay que accionar un botón para devolver los contactos a la posición original.
  2. Si el rearme es automático, los contactos retornan solos a su posición original.
Mujer revisa el funcionamiento del termostato del refrigerador.
La temperatura de los productos dentro de la heladera te dará una pauta del funcionamiento del termostato.


Cuida tu nevera

Ahora que conoces cuál es la función y cómo identificar el mal funcionamiento de un termostato del refrigerador, debes saber que el la regulación no solo depende de la temperatura interna, sino también de la estabilidad del voltaje eléctrico, de la cantidad de carga de alimentos y de las veces que abrimos y cerramos la nevera.

Siempre que detectes cambios indeseados de temperatura en tu refrigerador, puedes revisar y regular el termostato. Si el mal persiste, lo mejor es llamar a un experto que te guíe y te dé la solución. De hecho, los equipos de línea blanca requieren de un mantenimiento profesional regular cada cierto tiempo.

Te podría interesar...
15 cosas que no debes meter en el lavavajillas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
15 cosas que no debes meter en el lavavajillas

Aunque usar el lavavajillas nos ahorra mucho tiempo, hay cosas que no debes meter dentro del electrodoméstico. ¡Descubre cuáles son!