Sillón tantra: qué es y cómo usarlo

¿Sabías que existe una filosofía dedicada a la experimentación orgásmica de los hombres? Esta se ha extendido hacia la creación de piezas clave para explotar la pasión. Conoce el sillón tantra y por qué deberías tener uno.
Sillón tantra: qué es y cómo usarlo
Isbelia Esther Farías López

Escrito y verificado por la filósofa Isbelia Esther Farías López.

Última actualización: 16 diciembre, 2020

Es probable que tú y tu pareja hayan visitado un hotel y encontrado en la habitación este “diván del amor”, diseñado para que el acto sexual sea más cómodo, fácil y placentero, pero ni siquiera lo hayan aprovechado por desconocer su fin… ¿Quieres saber ahora cómo puedes usar el sillón tantra?

A simple vista parece un sillón para el relax y el descanso por su diseño de modernas curvas ergonómicas. Sin embargo, no está pensado para ello, sino para hacer el amor. En pocas palabras, el hecho de que sus curvas se adapten tan bien al contorno del cuerpo no responde a la necesidad de tener un buen descanso, sino un encuentro sexual placentero. 

Sin embargo, es cierto que el sillón tántrico también puede ser un mueble ideal para la lectura, el trabajo a distancia, o el reposo. ¡Todo dependerá de tus necesidades y gustos!

En el sexo tantra no solo se busca placer, sino que se busca al amante perfecto.

Sexo en un sillón tantra.

¿Cómo usarlo?

El sillón tantra es ideal para disfrutar de nuevas posiciones del Kamasutra, que propone posturas sexuales a veces muy difíciles, sobre todo para aquellos que tienen problemas de espalda o movilidad. Su suave forma curva ayuda con los movimientos sin que sufra ningún músculo o haya riesgo de dolor en las articulaciones. Por otro lado, este asiento evita que te resbales y mantengas la concentración.

Ponte en el sillón tantra y practica sin miedo las posiciones sexuales que siempre has querido cumplir. Su diseño está pensado para que tu cuerpo permanezca sujetado y logres así unas penetraciones perfectas.

Gracias a que el cuerpo está muy bien colocado en este sillón, es muy fácil seguir el ritmo y marcar diferentes intensidades sin apenas cansarte. El peso se distribuye de manera uniforme por este mueble, lo que permite que la pareja esté únicamente centrada en el placer.

¿Qué posturas sexuales puedes practicar en el sillón tantra?

A continuación, te presentamos algunas de las mejores posturas sexuales que puedes efectuar encima de este mueble. Las ideas son variadas y pasan por las más tradicionales, como “El misionero” o “El perrito”, a las más complicadas de llevar a cabo. En todo caso, sobre este sillón sexual se vuelven mucho más sencillas.

  • Piernas al hombro: el hombre debe sentarse sobre el sillón, con la espalda recostada en el respaldo y la mujer colocarse encima de él, pero apoyando las piernas en sus hombros. El hombre apenas sentirá el peso de la mujer y podrá mover la pelvis para alcanzar penetraciones más placenteras.
  • La doma: la mujer pueda tirar su cuerpo completamente hacia atrás y sentir cómo el pene entra de una forma distinta. El hombre debe tumbarse sobre el sillón y la mujer colocarse encima de él, como si estuviera sentada; luego, debe arquear la espalda hacia atrás y dejar que se apoye en el respaldo de la butaca.
  • El deleite: La mujer se coloca de espaldas para permitir una penetración diferente y profunda. Puede colocarse apoyándose completamente contra el hombre y elevando las piernas del suelo; él se encargará de las penetraciones estando de pie.
  • Beso de mariposa: La mujer se recuesta en el sillón Kamasutra, apoya su espalda en el arco inferior y deja que su cabeza se vaya hacia atrás y abre las piernas. El hombre, arrodillado frente a ella, comienza a besar y a acariciar su sexo.
  • El perrito… sentado: arrodíllate en el centro del sillón y apoya tus manos en la cabecera. El hombre debe colocarse detrás de ti para entrar lentamente.
  • El misionero: la mujer se recuesta en la curva más alta del sillón. El hombre, de pie, sostendrá sus piernas y realizará la penetración.
  • La cabalgata: el hombre se reclina en el sofá, con la cabeza apoyada en la parte más alta. En tanto, la mujer se sienta sobre él con las piernas colgando a los lados, pero dándole la espalda. Así, ella puede controlar el ritmo de la penetración.

¿Te animas a probarlo?

Ropa interior en el suelo.

El sillón tantra es un mueble que te permite no solo disfrutar de las posiciones de siempre de un modo más confortable, sino que además te da la posibilidad de que descubras otras posturas sexuales realmente ardientes. Por si fuera poco, al hacerlas, ambos descubrirán otros puntos de placer escondidos en sus cuerpos. 

Recuerda que si vas a incorporar juguetes a la experiencia, debes hacerlo siempre teniendo en cuenta las respectivas pautas de higiene antes y después del sexo. La idea es que los juguetes maximicen las sensaciones de disfrute, no que causen molestias o incomodidades que además puedan poner en riesgo su salud.

¿Listo para vivir con tu pareja una experiencia realmente inolvidable?