Síndrome de las piernas inquietas: 7 estrategias eficaces que te ayudarán

Para mejorar o aliviar el síndrome de piernas inquietas la actividad física moderada puede sernos de gran ayuda, ya que reactiva la circulación y oxigena el organismo.
Síndrome de las piernas inquietas: 7 estrategias eficaces que te ayudarán
Valeria Sabater

Escrito y verificado por psicóloga Valeria Sabater el 13 mayo, 2021.

Última actualización: 13 mayo, 2021

El síndrome de las piernas inquietas, denominado también enfermedad de Willis-Ekbom, es un trastorno neurológico caracterizado por una sensación de hormigueo en las extremidades y calambres, en especial, en las piernas.

Esta molestia desaparece cuando la persona se pone en movimiento, cuando se levanta y camina. Sin embargo, el simple acto de sentarse en una silla, en el sofá o algo tan común como acostarse en la cama para dormir supone tener que experimentar estas sensaciones tan molestas como invalidantes.

El trastorno aparece en un 2-3 % de la población, tanto en hombres como mujeres, cada vez que intentan conciliar el sueño por la noche. Asimismo, hay que tener en cuenta que estamos ante un trastorno neurológico crónico.

Aunque en muchos casos el origen es genético, una parte de los pacientes evidencia está condición como resultado de otras enfermedades asociadas: insuficiencia renal, déficits vitamínicos, embarazo o efectos secundarios de determinados fármacos.

Por tanto, el enfoque terapéutico se basa en conferir al paciente una mejor calidad de vida. Para ello, se lleva a cabo una estrategia multifactorial, como indica el Manual MSD. Por un lado, se administrará a la persona los fármacos más adecuados, que pueden ser desde agonistas dopaminérgicos, antiepilépticos u opioides.

El otro enfoque, el no farmacológico, se basa en muchas de estas claves de las que hoy queremos hablarte en nuestro espacio.

1. Presoterapia para el síndrome de las piernas inquietas

Mujer haciéndose presoterapia.

 

Puede que nunca hayamos oído hablar de la presoterapia o compresión neumática. Sin embargo, cabe decir que es una de las técnicas más eficaces para el tratamiento del síndrome de las piernas inquietas.

Se trata de un dispositivo de compresión que se utiliza para mejorar la circulación sanguínea de las piernas y prevenir los coágulos de sangre.

Uno de los orígenes de este trastorno es la baja concentración de oxígeno en las extremidades. Gracias a este dispositivo de contracción lo que hacemos es reactivar la circulación, como si estuviéramos haciendo ejercicio pero en reposo. Es útil y vale la pena probarlo. Bastaría con aplicarlo en nuestras piernas entre media hora y 45 minutos antes de dormir.

Podemos encontrar este tipo de dispositivos de compresión en centros ortopédicos y farmacias especializadas.

2. Vitaminas y minerales que deben estar en la dieta

Los médicos nos harán los análisis y pruebas pertinentes para averiguar si el síndrome de las piernas inquietas tiene su origen en un déficit en minerales como el hierro u otros nutrientes como la vitamina D.

Asimismo, tanto para prevenir como para tratar este tipo de trastorno neurológico, es esencial que no descuidemos el aporte de este tipo de nutrientes esenciales:

  • Hierro.
  • Magnesio.
  • Vitamina D, C y E.

3. Ejercicio aeróbico regular

para la zumba son ideales las canciones de música para moverte.

El ejercicio aeróbico no agota en exceso, no es intenso y, a su vez, nos permite disfrutar de actividades que enriquecen nuestra sangre con oxígeno, que aumentan la capacidad pulmonar y cuidan del sistema cardiovascular. No dudes, por tanto, en llevar a cabo cada día alguna de estos sencillos ejercicios:

  • Tenis.
  • Bailes.
  • Zumba.
  • Aeróbic.
  • Natación.
  • Ciclismo.
  • Camina media hora.

4. Yoga: relajante y adecuado para realizar estiramientos

El yoga permite trabajar cuerpo y mente. De este modo, podemos canalizar el estrés, la ansiedad, lograr un adecuado estado de calma interior para disfrutar de un descanso nocturno más profundo. Asimismo, la importancia que tiene el yoga para tratar el síndrome de las piernas inquietas es inmensa. Esto es así por las siguientes razones:

  • Los estiramientos activan la circulación y mejoran el tono muscular.
  • Los ejercicios se acompañan de técnicas de respiración que nos permiten oxigenar mejor nuestro organismo.

Por tanto, no dudes en realizar a diario una buena sesión de yoga en casa o en acudir a un centro especializado donde, por su parte, puedan enseñarnos qué técnicas serían más adecuadas para nuestro caso particular.

5. Envoltura para el síndrome de las piernas inquietas

envoltura-pies

Existen unas vendas de compresión específicas para los pies que buscan un objetivo: ejercer presión en ciertas áreas de la zona plantar para estimular la circulación en las extremidades inferiores y reducir el impacto del síndrome de las piernas inquietas. Será ideal si dormimos con este tipo de envolturas específicas para los pies.

6. Tratamiento frío-calor

El tratamiento frío-calor es parece muy sencillo, pero no por ello es menos efectivo. Vale la pena tenerlo en cuenta. Algo tan simple como aplicarnos las típicas compresas o bolsas de gel frías, y después calientes, hará que la oxigenación mejore, que se alivien los calambres, el hormigueo y que nuestro descanso nocturno sea mucho mejor.

7. Infusiones para relajarse y conciliar el sueño

Infusion-de-tila

Antes de optar por cualquier remedio natural -como alguna de estas infusiones- es importante consultar con un especialista para evitar interacciones y reacciones desfavorables en general.

No podemos olvidar que el tratamiento para el síndrome de las piernas inquietas es muy específico, y medicamentos como la codeína pueden interaccionar con algunas plantas medicinales.

Por tanto, lo ideal es tomar alguna de estas infusiones siguiendo las instrucciones del médico, sin excedernos (es decir, no más de una o tos tazas al día). Una de ellas, la podríamos consumir unas dos o tres antes de acostarnos, pues así nos ayudarán a relajarnos. Estas son las infusiones naturales más interesantes para las piernas inquietas.

A pesar de que este tipo de trastorno puede ser bastante molesto en ocasiones, con una buena estrategia terapéutica es posible sobrellevar las molestias y disfrutar de una buena calidad de vida. Por supuesto, en caso de tener alguna duda sobre cómo mejorar algún hábito o detalle, lo mejor será siempre consultar con el médico.



  • Chik, Y., Charlene, G., & Salas, R. (2010). Metodología, diagnóstico y terapéutica para el síndrome de piernas inquietas TT  – Updating restless legs syndrome. Salud(i)Ciencia (Impresa). https://doi.org/10.2197/ipsjjip.19.153
  • Diego Garcia­Borreguero, I. C. (2017). Síndrome de las piernas inquietas. BMJ.
  • Allen, R. P., Picchietti, D., Hening, W. A., Trenkwalder, C., Walters, A. S., Montplaisi, J., … Zucconi, M. (2003). Restless legs syndrome: Diagnostic criteria, special considerations, and epidemiology. A report from the restless legs syndrome diagnosis and epidemiology workshop at the National Institutes of Health. Sleep Medicine. https://doi.org/10.1016/S1389-9457(03)00010-8