Slow life: conoce este estilo de vida y aprende a aplicarlo

El "slow life" es un movimiento cultural internacional que promueve un estilo de vida desacelerado y enfocado en el momento presente. A continuación profundizamos en qué consiste y cómo aplicarlo.
Slow life: conoce este estilo de vida y aprende a aplicarlo
Maria Alejandra Morgado Cusati

Escrito y verificado por la filósofa y psicóloga Maria Alejandra Morgado Cusati.

Última actualización: 28 junio, 2022

Hoy en día, y especialmente en la cultura occidental, es bastante común que las personas llevemos un ritmo de vida acelerado y automático; el exceso de obligaciones y la inmediatez están a la orden. Ante esta realidad insana, surgen movimientos, como el slow life, que abogan por un estilo de vida más lento y relajado. 

Según esta filosofía, la clave de la felicidad y el bienestar está en priorizar aquellos hábitos que fomentan un equilibrio entre cuerpo y mente; así como el desarrollo integral de la persona. Por ejemplo, pasar más tiempo con los seres queridos, realizar ejercicio físico o mental, disfrutar de viajes para relajarse y darse el tiempo para descansar. Profundicemos en ello.

¿Qué es el slow life?

El slow life significa literalmente “vida lenta” y refiere a una corriente o movimiento cultural internacional que promueve un estilo de vida desacelerado. Se priorizan aspectos fundamentales cotidianos, como el descanso, la comunicación, la alimentación, el aquí y el ahora y las relaciones personales.

El planteamiento de base del slow life es que el ritmo de vida actual, en especial en la cultura occidental, es insostenible e insano. Pues existe una priorización absoluta del trabajo sobre otros aspectos de la vida, un consumismo desatado que no quiere que reflexionemos nada y una dificultad para disfrutar con plenitud nuestra existencia.

Ahora bien, el movimiento slow no significa ser vago o trabajar poco. Sino que implica tomarse la vida de otra manera, dejando de lado la prisa que domina nuestro día a día y disfrutando da cada acción, de cada momento y de cada persona.



¿Cómo surgió este movimiento?

El movimiento slow se originó a finales de los 80 en Italia, como respuesta a la invasión de la comida rápida o comida basura en dicho país. En este caso, el sociólogo Carlo Petrini se rebeló ante la apertura de un MacDonald’s en Roma y fundó el movimiento slow food (“comida lenta”), que propone una vuelta a los valores tradicionales de la gastronomía.

Esto significa el respeto de los productos naturales, el consumo de alimentos ecológicos y poco procesados, la preferencia por productos locales y de temporada, y la sostenibilidad de todos los procesos relacionados con nuestra alimentación.

Asimismo, el slow food también postula la alimentación consciente, que implica poder tomarnos nuestro tiempo para saborear los alimentos, detenernos para apreciar los aromas, los colores y las texturas de cada bocado. En suma, tener una experiencia más satisfactoria y plena, incompatible con cualquier tipo de prisa.

Desde su fundación, el movimiento slow food ha ganado cada vez más seguidores y hoy cuenta con miles de adeptos en todo el mundo. Además, poco después de su creación, el concepto slow se extendió a otros campos, como el trabajo, el turismo, la educación, el sexo y la moda.

De hecho, hoy podemos encontrar ciudades slow (slow cities) en todos los continentes, las cuales abogan por un estilo de vida desacelerado, tienen mercados con productos ecológicos, edificios sostenibles y restaurantes con huerto propio.

Incluso existe una web especializada en la que se explica cuáles son estas ciudades y qué principios cumplen. En España, por ejemplo, hay siete localidades que practican este estilo de vida. Algunas de ellas son Begur, Pals, Palafrugell y Bigastro.

Ahora bien, al conjunto de todas estas prácticas slow es a lo que hoy en día llamamos slow life. El acuñado de dicho término suele atribuirse al periodista y escritor canadiense Carl Honoré, autor del libro Elogio de la lentitud.

Ciudad llena de gente sin slow life.
Las ciudades tienden a un ritmo de vida acelerado por las distintas ocupaciones que tienen los habitantes de las mismas.

9 claves para poner en práctica la filosofía del slow life

El slow life es una excelente forma de disfrutar más de la vida y alejarnos del estrés. Pero aplicarlo puede ser todo un reto, pues estamos muy acostumbrados a los ritmos acelerados y a la sobrecarga de obligaciones.

Sin embargo, no es imposible. Lo ideal es que empecemos a integrar, de forma gradual, hábitos slow a nuestra rutina. Dicho esto, a continuación te mostramos algunas pautas simples que te ayudarán.

1. Sé consciente del momento presente

Como ya dijimos, el slow life no es sinónimo de falta de actividad, por lo que no debe entenderse como ociosidad o pereza. De hecho, este movimiento no se refiere a hacer lo mismo, pero más lento.

Al contrario, se relaciona más con la toma de consciencia del ahora, concentrando nuestra mente en lo que hacemos en cada momento, sin la injerencia de pensamientos sobre el pasado o el futuro.

Una de las técnicas más efectivas para aprender a enfocarnos en el momento presente es el mindfulness. Si añades esta práctica a tu rutina diaria, empezarás a notar cambios en tu forma de percibir y valorar cada momento.

2. Disfruta de la naturaleza

El contacto con la naturaleza nos invita a bajar el ritmo y contemplar su majestuosidad. De hecho, se ha comprobado que los entornos naturales potencian nuestro bienestar general.

Ahora bien, no hace falta abandonar la ciudad e irse a vivir al campo para poder apreciar la naturaleza. Podemos conectar con ella paseando por las zonas verdes de la zona en la que vivimos o hacer ejercicio en entornos naturales.

3. Conecta con las personas que te rodean

El ritmo de vida ajetreado y el creciente auge de las redes sociales hacen cada vez más difícil la comunicación cara a cara y el contacto genuino con quienes nos rodean.

Por lo tanto, es importante valorar nuestras relaciones, facilitar los momentos de encuentro y velar porque los impactos de nuestra vida en el resto de la comunidad sean positivos. En este caso, la comunicación y la escucha son pilares fundamentales.

4. Evita el consumismo

El consumismo nos hace creer que necesitamos determinados productos para poder ser felices. Cuando en realidad requerimos de pocas cosas materiales para alcanzar ese estado.

Así que, para desarrollar una vida slow, debemos conocernos, analizar nuestra vida y pensar en qué es lo que realmente necesitamos para ser felices. En otras palabras, este movimiento nos invita a ser consumidores conscientes, que adquieren lo que necesitan y son responsables con el medio ambiente.

5. Usa la tecnología para facilitarte la vida

Cabe acotar que el movimiento slow life no está en contra de la tecnología. Al contrario, promueve su uso, siempre y cuando nos ayude a llevar una vida más plena, feliz y sostenible. Lo ideal es que recurramos a ellas como medio o herramienta, en lugar de un fin en sí misma.

6. Practica el slow eating

Al momento de comer, saborea los alimentos, mastica bien y disfruta de la comida. Evita comer viendo el móvil o la computadora y procura compartir este momento con otras personas.

Así, no solo conectarás con los que te rodean, sino que también tu cuerpo procesará la señal de saciedad antes y te ayudará a perder peso. Estarás más consciente de lo que ingieres.



7. Equilibra estrés con relajación

Sabemos que puede ser muy difícil desprenderse de las obligaciones. No obstante, podemos compensar los picos de trabajo y el exceso de tareas haciendo espacio para actividades que nos permitan relajarnos.

Como por ejemplo, salir a correr, hacer yoga, leer, concretar manualidades, ir de paseo. Lo ideal es que busques pasatiempos que te inviten a la pausa, a la conexión contigo mismo y a la reflexión.

Lectura para tener slow life.
La lectura genera un espacio de relajación y de calma que contribuye a organizar la vida en modo slow.

8. Evita la multitarea

Hacer varias cosas a la vez suele asociarse con la productividad y la efectividad. Sin embargo, la realidad es que nuestra capacidad para atender y concentrarnos es limitada.

Por lo que dedicarnos a varias tareas en un solo momento no hace más que perjudicar nuestro desempeño. Se propicia la frustración y el estrés.

Por lo tanto, te aconsejamos hacer una cosa a la vez y tener descansos breves entre tareas. Así te mantendrás más enfocado en lo que haces y conservarás tus niveles de energía durante el día.

9. Planifica tu día

Para evitar la sensación de que te falta el tiempo, lo ideal es que puedas planificar tu día. Para ello debes hacerlo con expectativas bajas sobre las actividades que quieres abordar, ya que siempre surgen imprevistos que nos hacen modificar la agenda.

Además, en esta planificación debes reservar un espacio para hacer las cosas que te gustan y que te permiten desconectar de las obligaciones. Solo así lograrás sentirte bien y descansado.

Slow life: ¿una forma de ser más feliz?

Quienes practican este estilo de vida afirman que sí, que el slow life los ha ayudado a ser más felices. Pues requiere ponerle un freno a la vida, reajustar y seguir avanzando con las ideas y los objetivos mucho más claros.

Por tanto, si quieres sentirte más pleno, aplicar el movimiento slow sería un buen punto de partida. ¿Te animas?

Te podría interesar...
La vida es frágil, toma tu tiempo para vivirla
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
La vida es frágil, toma tu tiempo para vivirla

Saber vivir, es saber aprovechar el tiempo. No esperes a que sea demasiado tarde para ser feliz y pleno.