¿Qué es el sulforafano y qué beneficios tiene?

El sulforafano se asocia a varios beneficios para la salud, sobre todo a nivel cardiovascular y cerebral. ¿Quieres saber más al respecto?
¿Qué es el sulforafano y qué beneficios tiene?
Anna Vilarrasa

Escrito y verificado por la nutricionista Anna Vilarrasa el 24 agosto, 2021.

Última actualización: 24 agosto, 2021

El sulforafano es un compuesto que se encuentra presente en algunos vegetales como el brócoli, las coles de Bruselas o la col kale. Se trata de un tipo de isotiocianato que es el principal responsable de los beneficios que aporta el consumo de crucíferas para la salud.

En particular, se destaca por tener propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antimicrobianas. Asimismo, se cree que contribuye a la prevención de enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer y el autismo. ¿Qué dice la ciencia al respecto? A continuación, todos los detalles.

El sulforafano y sus funciones en el organismo

El sulforafano es un compuesto sulfurado del grupo de los isotiocianatos. Las plantas crucíferas son una de sus principales fuentes, bajo la forma de glucorafanina. Esta última molécula se encuentra desactivada.

Para que se descomponga en sulforafano es necesaria la acción de la enzima mirosinasa, que se activa cuando la planta es cortada, rallada, golpeada o masticada. Asimismo, algunas bacterias del intestino son capaces de realizar esta acción.

Los glucosinolatos como la glucorafanina ejercen un papel protector en las plantas donde se encuentran. Son una barrera protectora frente patógenos y organismos herbívoros.

Entre tanto, en el organismo humano una de sus principales funciones es la de activar la expresión del gen NRF2, involucrado en más de 200 funciones corporales distintas. A su vez, se encarga de expresar proteínas con actividad reparadora, antioxidante, desintoxicante o protectora celular.

El sulforafano y sus funciones en el organismo
El sulforafano se encuentra principalmente en verduras crucíferas como el brócoli.

Beneficios del sulforafano

Desde hace varios años, los científicos se han fijado en los posibles efectos positivos del sulforafano en la salud. Y aunque es necesario profundizar en la investigación, se pueden detallar algunos de ellos.

Prevención del cáncer

En numerosas ocasiones, se ha relacionado la ingesta elevada de verduras crucíferas con una menor incidencia de cáncer. Esta actividad se deriva en gran parte de la presencia de los isotiocianatos, entre los que destaca el sulforafano.

Como señalan Su, Jiang, Meng y otros autores, los mecanismos implicados son varios. El resultado es la inhibición del crecimiento tumoral y la activación de la apoptosis (muerte de las células cancerígenas). De igual forma, debido a la actividad antioxidante, es posible frenar el daño en el ADN, las mutaciones y la inflamación.

Estas acciones son las que permiten pensar en el sulforafano como un agente quimiopreventivo en algunos tipos de cáncer (vejiga, cervical, mama, pulmón, próstata o colon). También podría mejorar la eficacia de un fármaco quimioterapéutico de uso común.

Sin embargo, es necesario tener en cuenta que la mayoría de estudios se han realizado con extractos de sulforafano. Además, los efectos han sido testados en animales. Por ende, se desconoce el posible efecto positivo en los humanos.


Quizás te interesa conocer Los beneficios del brócoli en la salud


Salud cardiovascular

Las enfermedades cardiovasculares son una de las mayores causas de mortalidad y morbilidad en muchos países del mundo. Debido a esto, las formas de reducir su impacto y mejorar la calidad de vida de los afectados se ha vuelto un tema de salud pública.

Con relación a esto, el sulforafano ha despertado cierto interés, dado que su actividad antioxidante es beneficiosa. Estudios tanto en humanos como en animales han mostrado un efecto protector frente a la hipertensión, la arterioesclerosis o la diabetes. Por lo tanto, se cree que podría proteger frente a las patologías cardíacas.

Autismo

La revista de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos publicó un estudio para evaluar el uso del sulforafano como tratamiento en el trastorno de espectro autista. Los resultados muestran una mejora en el comportamiento de los afectados.

Este avance estaría relacionado con una actividad protectora frente al estrés oxidativo, la inflamación y el daño en el ADN. De todos modos, es necesaria más investigación para corroborarlo.

Patologías neurodegenerativas

Este ha sido otro de los campos de investigación que han permitido evaluar la capacidad del sulforafano para activar diferentes respuestas protectoras que podrían evitar la neurodegeneración. Así, permitiría mejorar la memoria y prevenir enfermedades como el alzhéimer, el párkinson o la esclerosis múltiple.

Posibles efectos secundarios

En un principio, la ingesta de verduras crucíferas que aportan sulforafano es segura y apta para todas las personas. Esto es así siempre que no exista alergia, intolerancia o problemas digestivos después de comerlos.

En cambio, cuando se toma en forma de suplemento dietético pueden presentarse algunos inconvenientes. Los más habituales son gases, diarrea o estreñimiento. Además, hay que tener en cuenta que no existen estudios para comprobar la seguridad de este compuesto tras una ingesta prolongada o a grandes dosis.

Por este motivo, en algunas ocasiones es mejor evitarlos o consultar con un médico antes de ingerirlos. Este es el caso de las mujeres embarazadas, lactantes y las personas que tienen enfermedades o siguen tratamiento médico.

Productos relacionados

Como se ha comentado, el sulforafano también se puede encontrar como suplemento dietético. Su presentación más habitual es en forma de tabletas o en polvo, casi siempre elaborados a partir del brócoli o los brotes de brócoli.

En este caso, se trata de productos con una cantidad de sulforafano mucho más elevada que la que se encuentra en los vegetales. La glucorafanina es su precursora y también se comercializa en forma de cápsulas o comprimidos. De forma habitual se acompaña de mirosinasa, una enzima necesaria para activarla y favorecer la aparición del sulforafano.

En un principio, no existen cantidades y dosificaciones establecidas como seguras. Por este motivo, es recomendable seguir las instrucciones de cada fabricante y consultar siempre con un especialista.

Fuentes de sulforafano

En su forma natural, el sulforafano está presente en los siguientes vegetales:

  • Coles de Bruselas.
  • Brócoli.
  • Brotes de brócoli.
  • Kale.
  • Grelos.
  • Rúcula.
  • Coliflor.
  • Repollo.
  • Lombarda.
Repollo cortado para preparar con arroz.
La mejor forma de obtener sulforafano es a través de los alimentos que lo aportan naturalmente. Sin embargo, estos deben consumirse crudos.

Cómo evitar su degradación en la cocina

Algunos de los compuestos positivos de los alimentos pueden ser destruidos o modificados en el proceso de cocinado. Este es el caso de algunas vitaminas o de los lípidos. Y también del sulforafano.

Los niveles de sulforafano más elevados se encuentran en los alimentos crudos. No obstante, a veces es difícil comer las crucíferas sin aplicar algún tipo de cocción. Por suerte, existen interesantes prácticas y consejos para evitar que este se degrade por completo.

La mejor forma de cocinar todas estas verduras es al vapor; en concreto entre 1 y 3 minutos. Hay que evitar el hervido y todos los métodos largos con altas temperaturas.

Además, todos los alimentos que contienen mirosinasa (activadora del sulforafano) son buenos acompañantes del brócoli, las coles de Bruselas y todas las crucíferas. Este compuesto está presente en las semillas de mostaza, por ejemplo.



El sulforafano de las verduras crucíferas puede tener efectos positivos en la salud

El sulforafano es una molécula que se encuentra presente en algunos vegetales de la familia de las crucíferas. En los últimos años, ha despertado el interés de los científicos por sus propiedades antioxidantes y su efecto protector contra algunas enfermedades.

La mejor forma de aprovechar todos sus beneficios para la salud es incluir las verduras crucíferas en la dieta diaria. Asimismo, es esencial acompañarlas de la ingesta de otros vegetales variados, frutas y granos integrales.

Esto se debe a que todas las moléculas con efectos positivos se complementan en sus acciones. De este modo, una dieta y unos hábitos de vida saludables son los que permiten promover el bienestar y la calidad de vida a largo plazo.

Te podría interesar...
8 alimentos que son más saludables si se comen crudos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
8 alimentos que son más saludables si se comen crudos

Por cuestiones nutricionales, hay algunos alimentos que brindan más beneficios cuando se consumen crudo ¡descubre cuales son en este artículo!



  • Bai Y, et al. Sulforaphane protects against cardiovascular disease via nrf2 activation. Oxidative Medicine and Cellular Longevity. Octubre 2015. 407580.
  • Boseti C, et al. Cruciferous vegetables and cancer risk in a network of case-control studies. Annals of oncology. Agosto 2012. 23(8): 2198-2203.
  • Evans P. C. The influence of sulforaphane on vascular health and its relevance to nutritional approaches to prevent cardiovascular disease. EPMA Journal. Marzo 2011. 2(1): 9-14.
  • Santín-Márquez R, et al. Sulforaphane: role in aging and neurodegeneration. Geroscience. Octubre 2019. 41(5): 655-670.
  • Singh K, et al. Sulforaphane treatment of autism spectrum disorder (ASD). PNAS. Octubre 2014. 111(43): 15550-15555.
  • Su X, et al. Anticancer activity of sulforaphane: the epigenetic mechanisms and the nrf2 signaling pathway. Oxidative Medicine and cellular longevity. Junio 2018. 5438179.
  • Vermeulen M, et al. Bioavaialabity and kinetics of sulforaphane in humans after consumption of cook versus raw broccoli. Journal of Food Chemical and Agriculture. 2008. 56(22): 10.505-10.509.
  • Wang G.C, et al. Impact of thermal processing on sulforaphane held from broccoli (Brassica oleracea L. spp italica). Journal of agricultural and food chemistry. Julio 2012. 60(27): 6743-8.
  • Yagishita Y, et al. Broccoli or sulforaphane: is it the source or the dose that matters? Molecules. Octubre 2019. 24(19): 3593