Tarta de melocotón: receta paso a paso

Esta llamativa fruta se puede comer sola o bien agregada a un gran número de platos y preparaciones, entre los que podemos destacar muchos tipos de pasteles. Aquí te traemos 2 recetas.
Tarta de melocotón: receta paso a paso
Anna Vilarrasa

Escrito y verificado por la nutricionista Anna Vilarrasa el 18 Enero, 2021.

Última actualización: 18 Enero, 2021

Cocinar pasteles y postres con frutas como una buena tarta de melocotón es una manera de innovar en las recetas caseras de toda la vida. Además, permite añadir un toque de sabor y dulzor natural con un resultado muy vistoso y colorido.

Aunque siempre es recomendable comer la fruta en su forma fresca, también es posible darse un capricho dulce de vez en cuando. Y las recetas que se presentan en el siguiente artículo son perfectas para disfrutarlas en familia o sorprender a nuestros invitados.

Dos formas de preparar una tarta de melocotón

Los melocotones son de las frutas más apreciadas alrededor del mundo. Su composición nutricional destaca por el aporte de vitaminas C y A, fibra, betacaroteno, antioxidantes e hidratos de carbono. Por ello vale la pena introducirlos en la dieta diaria.

En esta ocasión, comentaremos dos recetas algo diferentes: una tarta con una crema suave y un pastel de queso y fruta que no precisa horno para su elaboración. Dos posibilidades en las que la fruta es la protagonista principal, aportando sabor y texturas únicas. ¡Elige tu favorita!

1. Tarta de melocotón

Esta receta resulta muy ligera, pues se basa en una crema de fruta suave.

Propiedades de los melocotones.
Los melocotones poseen vitamina A y C, así como betacarotenos y antioxidantes.

Ingredientes

  • Medio quilo de melocotones.
  • 115 gramos de harina.
  • 150 gramos de azúcar moreno.
  • 200 mililitros de leche.
  • 2 huevos de tamaño grande.
  • Canela.
  • Mermelada de melocotón.

Cómo preparar la tarta de melocotón natural

  • Primero y, antes de empezar a trabajar con los ingredientes, es necesario calentar el horno a 190 ºC con calor arriba y abajo.
  • Mientras tanto, lavar y pelar los melocotones. Cortar una parte de ellos en gajos, suficientes para cubrir y decorar toda la tarta. Por otro lado, cortar el resto en trozos grandes y meter en un vaso de batidora.
  • Añadir la leche y los huevos, además del azúcar, la harina y una pizca de canela. Triturar todo para obtener una crema fina.
  • Engrasar un molde y verter la mezcla. Colocar los gajos de fruta reservados y a continuación introducir en el horno.
  • Dejar cocer durante 45 minutos.
  • Pasado este tiempo comprobar el punto de cocción con la ayuda de un palillo. Es decir, si sale limpio y seco ya se puede retirar del fuego.
  • Para decorar, mezclar una cucharada de agua con dos de mermelada de melocotón y pintar la superficie de la tarta. Como resultado se obtiene una apariencia y un acabado brillantes.
  • Una vez fría ya está lista para comer.

2. Receta de tarta de melocotón y queso sin horno

Al contrario que la receta anterior, en este caso se trata de una tarta fría que no precisa cocción y que es muy sencilla de elaborar. Una combinación perfecta entre la base crujiente de galleta y el relleno cremoso.

Ingredientes necesarios para un molde desmontable de 20 centímetros de diámetro

  • 250 gramos de queso para untar.
  • 1 vaso de nata para cocinar o de leche entera.
  • 2 yogures griegos naturales.
  • 1 sobre de cuajada o 5 gramos de gelatina en polvo.
  • Azúcar: 140 gramos.
  • 50 gramos de mantequilla.
  • Pasas y nueces: 50 gramos de cada una.
  • 4 melocotones.
  • 175 gramos de galletas tipo maría.

Elaboración paso a paso

  • Picar las galletas con una picadora hasta obtener una textura arenosa.
  • A continuación, mezclarlas con la mantequilla a temperatura ambiente e incorporar también las pasas y las nueces. Combinar bien todos los ingredientes para poder preparar la base de la tarta.
  • Primero, repartir bien la masa de galleta para que cubra toda la base del molde y después apretar un poco con la yema de los dedos a fin de que quede firme. Cuando está lista se deja reposar en la nevera.
  • Para preparar el relleno hay que diluir la cuajada en un poco de leche o la gelatina en un poco de agua. Sin embargo, es mejor seguir las instrucciones del fabricante para asegurarse que se realiza bien.
  • Por otro lado, mezclar el queso con los yogures y verter en un cazo con 100 gramos de azúcar y la leche o la nata.
  • Remover con unas varillas para que se integre todo y calentar el conjunto con la cuajada o la gelatina. En el momento en que rompa a hervir hay que retirar del fuego.
  • Sacar el molde de la nevera y verter la mezcla del yogur y la leche encima de la base de galletas. Dejar reposar a temperatura ambiente y una vez templado introducir en el frigorífico. Dejarlo allí durante un mínimo de 3 horas, pues lo más importante es que cuaje y quede bien firme.
  • Lavar y pelar los melocotones y cortar en cuadritos.
  • Poner un cazo al fuego y agregar medio vaso de agua con los 40 gramos de azúcar restantes. Dejar cocer 4 minutos y, pasado este tiempo, incorporar el melocotón en trocitos. Confitar durante 2 minutos más y dejar enfriar.
  • Sacar el pastel de la nevera y decorar la superficie con la fruta. Desmoldar justo en el momento antes de servir.
Forma individual de la tarta de melocotón.
También se pueden confeccionar tarteletas individuales para hacer una variante.

Variante de la tarta fría de melocotón y queso

En la base de esta tarta de melocotón y queso se pueden añadir otros frutos secos al gusto. Se puede probar con avellanas, pistachos, almendras e incluso mezclar cereales de desayuno crujientes.

Además, también se puede añadir algún trozo de melocotón más grande dentro del relleno, aunque de este modo la textura no quedará tan uniforme y lisa.

La tarta de melocotón no sustituye el consumo de frutas

El melocotón es una fruta que se recolecta durante los meses de verano. Por esto, el momento ideal para cocinar la tarta de melocotón es en esta época del año. Sin embargo, siempre existe la posibilidad de sustituirla por otras frutas, como manzanas, peras o albaricoques. 

Así mismo, también se puede preparar con melocotones en almíbar que se encuentran en las tiendas durante todo el año. Pero si bien parece ser que ambos mantienen la misma cantidad de algunos nutrientes, siempre es preferible optar por la fruta fresca y evitar el azúcar añadido.

Ambas preparaciones son un buen postre para un cumpleaños o alguna celebración especial y se pueden comer de vez en cuando con moderación. Aunque los pasteles con frutas no sustituyen a las raciones recomendadas por los expertos.

Te podría interesar...
Albaricoque y melocotón: ¿en qué se diferencian?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Albaricoque y melocotón: ¿en qué se diferencian?

El melocotón y el albaricoque son dos frutas que, aunque presentan semejanzas, cuentan también con importantes diferencias.



  • Durst R.W, Weaver G.W. Nutritional content of fresh and canned peaches. Journal of the science of food and agricultural. Febrero 2013. 93(3):593-603.
  • Gil M. I, et al. Antioxidant capacities, phenolic compounds, carotenoids, and vitamin C contents of nectarine, peach, and plum cultivars from California. Journal of agricultural and food chemistry. Agosto 2002. 14;50(17):4976-82.
  • Hartley  L, et al. Increased consumption of fruit and vegetables for the primary prevention of cardiovascular diseases. Cochrane Database of Systematic Reviews Junio 2013. Issue 6. Art. No.: CD009874.
  • McGee H. La buena cocina. Como preparar los mejores platos y recetas. Random House Mondadori 2013.