Útero septado o tabicado: complicaciones en el embarazo

El útero septado o tabicado es una anomalía genética que en algunos casos puede causar problemas para llevar un embarazo a término o para tener un parto natural.
Útero septado o tabicado: complicaciones en el embarazo
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 07 octubre, 2022

Se habla de útero septado o tabicado cuando este órgano está dividido en dos partes por una membrana a la que se le da el nombre de «tabique». Esta condición está presente al nacer y solo es posible corregirla mediante cirugía.

Las anomalías congénitas uterinas están presentes en alrededor del 4 % de las mujeres. Esta en particular representa entre el 30 % y el 90 % de dichas irregularidades. En ese contexto, se puede afirmar que es un problema muy común.

Ahora bien, es posible que su presencia provoque complicaciones durante el embarazo. En concreto, hay un riesgo de aborto espontáneo que oscila entre el 25 % y el 47 %. Por supuesto, también acarrea otras complicaciones. En el siguiente espacio las detallamos.

¿Qué es el útero septado o tabicado?

El útero septado o tabicado es una malformación congénita en la que hay una membrana que corre por todo el órgano, dividiéndolo en dos partes. Esa membrana —llamada tabique— va desde la parte superior del útero y puede llegar hasta el cuello uterino o incluso hasta la vagina.

En condiciones normales, el útero es un órgano hueco en forma de pera invertida. Si está tabicado, no tiene una, sino dos cavidades. Muchas mujeres pueden tener esta anomalía sin saberlo, incluso después de un embarazo y un parto. Por lo general, solo se detecta cuando causa problemas, en especial por abortos recurrentes.

El útero septado o tabicado puede ser de tres tipos:

  • Parcialmente septado. Tiene lugar cuando el tabique no llega hasta el cuello uterino.
  • Útero completo septado. Si el tabique llega hasta el cuello uterino.
  • Útero y vagina septados. Corresponde a los casos en los que el tabique se extiende hasta la vagina.
¿Qué es el útero septado o tabicado?
El útero septado es una malformación congénita que puede derivar complicaciones durante el embarazo.

Síntomas

La mayoría de las mujeres con útero septado o tabicado no presentan síntomas. Como se indicó antes, lo más habitual es que esta anomalía solo se detecte cuando se hace un estudio para identificar la causa de los abortos recurrentes.

Es muy raro que se diagnostique antes de la pubertad. En cualquier caso, es posible que después de esta se presente una menstruación más dolorosa  de lo normal. No obstante, es muy habitual normalizar dicho dolor o adjudicarlo a otras causas.

También es posible experimentar dolor pélvico, antes o después de la menstruación. Además, el uso de un tampón puede no ser suficiente para evitar el escape de la sangre menstrual.

Estos síntomas suelen ser leves y por eso es frecuente que pasen desapercibidos.

Causas

El útero septado o tabicado es una anomalía genética y la ciencia desconoce la causa que lo produce. Las hipótesis sugieren que tiene lugar durante el desarrollo embrionario. Hay dos conductos, llamados «conductos mullerianos», que en condiciones normales se unen para formar el útero.

Lo usual es que primero se formen las trompas de Falopio, junto con el útero. Después de este proceso queda una membrana, o tabique, que es reabsorbido por el cuerpo. Si esto no sucede, el tejido queda en el útero y se forman las dos cavidades.


También podría interesarte: ¿Qué es la histeroscopia diagnóstica?


Efectos del útero septado o tabicado en el embarazo

El útero septado o tabicado no es necesariamente un problema. No siempre causa complicaciones de salud y tampoco en todos los casos impide un embarazo o un parto en condiciones normales. Aun así, constituye un factor de riesgo en algunos casos.

Si bien no afecta la vida sexual, ni la fertilidad, es un hecho que este tipo de útero incrementa el riesgo de aborto espontáneo, en especial durante el segundo trimestre de gestación. También es posible que genere dificultades como las siguientes:

  • Posición del feto. Cuando hay útero septado es más probable que el bebé se ubique en una posición «de nalgas» al nacer. Se debe a que tiene menos espacio para rotar con la cabeza hacia abajo.
  • Cesárea. Debido a las posiciones inadecuadas del feto, hay más probabilidad de tener un parto por cesárea.
  • Parto prematuro. Hay mayor riesgo de que el parto se presente antes de las 37 semanas de gestación, con lo que esto implica.
  • Bajo peso al nacer.
  • Se ha detectado que las mujeres con útero tabicado tienen mayor probabilidad de desarrollar endometriosis.

Diagnóstico

Debido a que el útero septado no suele provocar síntomas, es muy común que no se diagnostique. A veces se detecta en un examen de rutina, pero en la mayoría de los casos solo se identifica después de varios abortos espontáneos.

Lo usual es que el médico haga primero un examen pélvico. Pero a menos que se trate de un caso de útero y vagina septados, esa exploración clínica no permite hacer un diagnóstico. La mejor manera de identificarlo es con pruebas de imágenes, como las siguientes:

  • Ultrasonido.
  • Imágenes por resonancia magnética.
  • Histeroscopia.

Estas pruebas permiten determinar la longitud y el grosor del tabique. Durante el diagnóstico deben descartarse otras afecciones similares, como el útero bicorne, en el que este órgano no tiene la forma tradicional de pera invertida, sino de corazón, pero sin tabique alguno.

Tratamiento

Esta condición solo exige un tratamiento si causa problemas como abortos recurrentes o dolor excesivo. Muchas mujeres con esta anomalía tienen embarazos y partos normales, bien sea de forma natural o siguiendo las indicaciones de un médico.

El tratamiento para esta malformación es la cirugía. Esta no es recomendable para las adolescentes, las asintomáticas, ni para aquellas mujeres que no quieren tener hijos. El procedimiento habitual se llama «metroplastia histeroscópica» y consiste en retirar el tabique.

Se trata de una cirugía ambulatoria en la que se inserta un dispositivo en el útero —a través del cuello uterino— y se corta el tejido. Tarda entre 30 y 60 minutos. Suele ser un procedimiento seguro. De todos modos, raras veces genera riesgos como los siguientes:

  • Reacción a la anestesia.
  • Infección.
  • Sangrado anormal.
  • Daño al cuello uterino.
  • Daño al útero.
Todo lo que hay que saber sobre la salud del útero
Una vez se establece el diagnóstico de útero septado, el médico puede sugerir una cirugía para corregirlo.


Recomendaciones finales

La mayoría de las mujeres que se someten a una cirugía para corregir el útero septado logran tener un embarazo normal. Se estima que la tasa de éxito es del 53,5 %. Es muy raro que se presenten complicaciones en el postoperatorio.

Si una mujer embarazada tiene esta condición debe atender a todas las recomendaciones profesionales del caso. Es necesario que se comunique con el médico si experimenta sangrado vaginal, calambres pélvicos, contracciones o rotura de membranas.

Te podría interesar...
¿Se puede tener tendencia genética a los abortos recurrentes?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Se puede tener tendencia genética a los abortos recurrentes?

La ciencia ha encontrado que existe la tendencia genética a los abortos recurrentes en algunas personas. Se debe a problemas cromosómicos.



  • Rikken J, Leeuwis-Fedorovich NE, Letteboer S, Emanuel MH, Limpens J, van der Veen F, Goddijn M, van Wely M. The pathophysiology of the septate uterus: a systematic review. BJOG. 2019 Sep;126(10):1192-1199. doi: 10.1111/1471-0528.15798. Epub 2019 May 15. PMID: 31004459.
  • García León, F., Kably Ambe, A., Meden, W. V. D., Dosal, M., & Escarcega, H. (1998). Utero septado con duplicación cervical y tabique vaginal: una malformación rara. Ginecol. obstet. Méx, 489-91.
  • Rikken JF, Kowalik CR, Emanuel MH, Mol BW, Van der Veen F, van Wely M, Goddijn M. Septum resection for women of reproductive age with a septate uterus. Cochrane Database Syst Rev. 2017 Jan 17;1(1):CD008576. doi: 10.1002/14651858.CD008576.pub4. PMID: 28093720; PMCID: PMC6464821.
  • Bendifallah, S., Silberstein, M. E., Levaillant, J. M., & Fernandez, H. (2015). Malformaciones uterovaginales y fertilidad. EMC-Ginecología-Obstetricia, 51(3), 1-12.
  • Dilbaz, B., Mert, S. A., Diktas, E. G., Kose, C., & Ustun, Y. E. (2022). The effect of hysteroscopic metroplasty on fertility in T-shaped and Y-shaped dysmorphic uterus. In The European Journal of Contraception & Reproductive Health Care (pp. 1–6). Informa UK Limited. https://doi.org/10.1080/13625187.2022.2085681

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.