11 remedios caseros para evitar la caída de cabello

La pérdida de cabello afecta a millones de personas en todo el mundo. Como método para revertir el problema, es posible recurrir a remedios caseros y terapias naturales. ¡Descubre cómo usarlos!
11 remedios caseros para evitar la caída de cabello
Mariel Mendoza

Revisado y aprobado por la médica Mariel Mendoza.

Escrito por Yamila Papa Pintor

Última actualización: 30 diciembre, 2023

La pérdida del cabello es una de las preocupaciones más comunes en la población. El mercado actual agrupa cientos de terapias y tratamientos indicados para revertirla, aunque las opciones naturales siguen siendo muy populares. Por eso, en este artículo te brindamos las mejores opciones de remedios caseros para la caída del cabello.

En efecto, no es difícil encontrar afirmaciones sobre que el aceite de coco, el jugo de cebolla, el aloe vera o los masajes capilares pueden detener la pérdida de cabello. En esta ocasión, te indicaremos cuáles son aquellos tratamientos que sí funcionan y cómo usarlos. ¡No te los pierdas!

La caída del cabello como una entidad multicausal

Perder entre 50 y 100 cabellos al día se considera normal. Forma parte del proceso de regeneración natural del cabello, de manera que no siempre es señal de un problema subyacente. Sin embargo, si notas que estás perdiendo pelo en exceso, entonces es posible que estés en presencia de factores que lo ocasionen.

La pérdida de pelo hereditaria es el motivo más común a nivel mundial, como ocurre con quienes padecen alopecia androgénica. Pero existen más factores que pueden explicar los episodios. Algunas otras causas de la caída de cabello son las siguientes:

  • Edad.
  • Estrés.
  • Factores hormonales.
  • Deficiencia de biotina, hierro, proteína o zinc.
  • Efectos secundarios de tratamientos farmacológicos.
  • Enfermedades, como alopecia areata, psoriasis o problemas de tiroides.
  • Cuidado del cabello deficiente (planchado excesivo, uso de tintes, etc.) y peinados tirantes.

Como puedes ver, la pérdida del cabello es una afección que se puede explicar por la renovación natural o por diversos factores. Si ocurre en exceso, te recomendamos la consulta con un médico, ya que debe elegir la terapia o el tratamiento en función de qué está generando el problema.



Los mejores remedios caseros para la caída de cabello

Determinar con total seguridad la causa de la pérdida del pelo sin la evaluación de un especialista es difícil. Por este motivo, existen cuestionamientos que se hacen sobre los remedios caseros para la caída del cabello.

Con base en este planteamiento, indicaremos tratamientos caseros para la caída del cabello en mujeres y hombres que cuentan con evidencia científica, aunque en algunos casos es acotada. Luego de exponerlas, te enseñaremos otros consejos que puedes seguir al respecto.

Consulta con un médico para conocer cuál puede ser la causa de la caída de cabello. Si decides optar por alguno de los siguientes tratamientos, realiza una prueba de alergia en una pequeña zona antes. Ante el menor síntoma o duda, suspende el uso.

1. Jugo de cebolla

La cebolla es protagonista cuando de remedios caseros para la caída del cabello se refiere. Es posible que su jugo crudo sea un tratamiento tópico potencial para la alopecia areata, aunque los estudios que lo avalan son escasos. Si quieres utilizarlo con precaución, debes seguir estas indicaciones.

¿Cómo usarlo?

  • Para realizar este tratamiento casero para la caída del cabello en mujeres o en hombres, pela 4 cebollas medianas y córtalas en trozos pequeños.
  • Luego, extrae su jugo al apretarlas con la misma cuchilla con que las cortaste o con un exprimidor.
  • A continuación, aplica el jugo en un pequeño sector de la piel y espera hasta el día siguiente para saber si genera algún tipo de alergia en ti.
  • Si no observas nada extraño, puedes aplicarlo en las raíces de tu cabello dos veces al día por 8 semanas. Puedes dejar actuar esta máscara de cebolla por 20 minutos antes de enjuagarla.

2. Aceite de romero

Los preparados con romero para cuidar el cabello se usan desde hace tiempo. Se cree que el aceite de romero puede incrementar la sangre de los folículos pilosos del cuero cabelludo. Por eso, sería otro de los métodos para detener la pérdida de cabello y promover su crecimiento.

El aceite de romero tiene la misma eficacia que el minoxidil, un fármaco utilizado para el tratamiento de la alopecia androgénica. Luego de seis meses, los investigadores encontraron resultados similares, aunque el empleo de minoxidil provocó un picor del cuero cabelludo superior.

¿Cómo utilizarlo?

  • Primero, realiza una prueba de alergia, colocando unas gotas del aceite en una pequeña sección de la piel.
  • Si luego de 30 minutos no observas nada inusual, toma unas gotas de aceite de romero y colócalas en tu mano. Un mililitro es suficiente.
  • Después, aplícalo mediante masajes en el cuero cabelludo.
  • Repite el proceso 2 veces al día. Deja que actúe por 20 minutos antes de enjuagarlo. Los resultados pueden observarse luego de unos meses.

3. Masajes capilares

Los masajes capilares son otros de los pilares de los remedios caseros para la caída del cabello. De nuevo, el aumento del flujo sanguíneo en los folículos pilosos sería el responsable de su efecto. Además, también pueden servir para mejorar el grosor del pelo.

Así lo indica un estudio realizado por Dermatology and Therapy. En él, analizaron autoevaluaciones de los masajes del cuero cabelludo para la alopecia androgénica. Quienes lo usaron informaron una estabilización de la pérdida de cabello o rebrote luego de varias sesiones. En promedio, las mejorías se reportaron luego de 36,3 horas acumuladas de masajes.

¿Cómo realizarlos?

  • Con las yemas de tus dedos y los nudillos, masajea tu cuero cabelludo. Puedes dividir el ejercicio en cuatro secciones: parte frontal, superior, posterior y lateral.
  • Prueba presionando, estirando y pellizcando durante 1 o 2 segundos por vez.
  • Realiza esos movimientos por 20 minutos. Repite dos veces al día por al menos 10 meses.

4. Aloe vera

Tan popular como los demás, el aloe vera se recomienda con frecuencia para revertir los episodios de pérdida de cabello. Aunque existe poca evidencia que avale sus efectos, de acuerdo con un artículo de Plant Biotechnology Persa, puede incrementar la circulación sanguínea gracias al hierro que posee.

De todas maneras, hay que ser cuidadoso con su utilización. En este sentido, se han reportado efectos adversos tras su aplicación tópica, como irritación y urticaria, de manera que se debe tener en cuenta.

¿Cómo usarlo?

  • Antes de aplicarlo en toda la cabeza, prueba hacerlo en una pequeña zona para saber si presentas una reacción.
  • Si no ocurre ningún efecto indeseado, aplica gel de aloe vera puro en tu cuero cabelludo una vez al día. Puedes enjuagarlo luego de unos minutos.
  • Otra manera de incorporarlo, y más segura, es mediante un champú que ya lo tenga en su composición.

5. Aceite de coco

Los usos del aceite de coco para el cabello son muchos, como reparar las puntas dañadas o estimular el crecimiento. Otro de ellos es evitar la caída del cabello gracias a que posee ácido láurico, que penetra hasta el interior de las fibras y previene su daño.

¿Cómo usarlo?

  • En principio, realiza una prueba de alergia colocando un poco del aceite en una zona pequeña de la piel.
  • Si no observas ninguna reacción, toma una pequeña cantidad de aceite de coco y frótalo entre tus dedos.
  • Luego, masajea tu cuero cabelludo con él hasta cubrirlo por completo.
  • Déjalo actuar por 20 minutos como mínimo antes de enjuagarlo.

6. Té verde

Tomar té verde puede ser bueno para la salud. Pero, ¿sabías que su aplicación tópica también puede tener beneficios para el pelo? En este sentido, son diversos los estudios que han investigado sus propiedades. Su acción parece deberse a componentes como las catequinas, que ayudan a controlar la caída y promover el crecimiento.

¿Cómo usarlo?

  • Realiza una infusión con 150 mililitros de agua caliente y 5 gramos de té verde.
  • A continuación, una vez que esté frío, vierte muy poco en una pequeña zona de la cabeza. Espera unos 30 minutos hasta observar si presentas algún efecto indeseado.
  • Si no es así, viértelo con cuidado sobre todo el cabello. Puedes usarlo a modo de tónico después del lavado.

7. Vinagre

Además de su uso en la limpieza de la casa, el vinagre también se ha utilizado en tratamientos capilares al mezclarse con un acondicionador comercial . Como tratamiento casero para la caída del cabello en mujeres y hombres, se cree que la evita gracias a que promueve el flujo sanguíneo en el cuero cabelludo. A su vez, puede suavizar el cabello y su pH ayuda a eliminar hongos, bacterias y a restaurar la acidez de la piel.

¿Cómo usarlo?

  • Diluye un poco de vinagre de manzana en agua.
  • Luego, utilízalo después del lavado en una zona muy pequeña del cuero cabelludo y déjalo actuar por 10 minutos para observar si presentas alguna alergia.
  • Si no encuentras nada inusual, puedes aplicarlo en todo el cuero cabelludo y el pelo.
  • Déjalo actuar por 5 minutos y enjuaga con abundante agua.

8. Aceite de lavanda

Otro aceite popular como uno de los remedios para la caída del cabello es el aceite de lavanda. Así, puede ser útil para tratar la alopecia areata. En este sentido, puede reducir la pérdida de pelo en un mes y promover el crecimiento luego de 4 semanas. Sin embargo, su evidencia es escasa, por lo que debes utilizarlo con precaución.

¿Cómo utilizarlo?

  • Para empezar, toma unas gotas de aceite esencial de lavanda y masajea una zona pequeña de tu cuero cabelludo con él. Observa si luego de 30 minutos experimentas alguna reacción.
  • Si no sientes irritación, ardor o ves enrojecimiento, puedes aplicarlo con masajes en toda la cabeza.
  • Déjalo actuar por 20 minutos y luego enjuaga. Úsalo una vez al día.

Otra manera de utilizarlo es añadiendo unas gotas del aceite escencial de lavanda al champú que uses a diario. Sus nutrientes y compuestos activos ayudan a nutrir el cuero cabelludo, fortaleciendo el folículo y promoviendo el crecimiento del cabello.

9. Flor de cayena

Otro de los remedios para la caída del cabello en exceso es utilizar la flor de cayena para el cabello. Esta planta abunda en compuestos antioxidantes, como los flavonoides. Por sus propiedades, es utilizada en la medicina tradicional china para promover el crecimiento del pelo.

¿Cómo usarla?

  • Toma 7 flores de cayena y ponlas a hervir junto con 250 mililitros de agua.
  • Luego, apaga el fuego y deja que la preparación repose por 10 minuto.
  • Una vez fría, emplea el líquido para enjuagar una pequeña zona de tu cabello. Así, comprobarás si existe alguna reacción alérgica.
  • En caso de que no notes nada extraño luego de 30 minutos, enjuaga el resto de tu cabeza con la preparación. Déjalo reposar por media hora y enjuaga.

10. Aceite de ortiga

Es común encontrar productos para la caída que contienen ortiga en su composición. En efecto, la ortiga sirve para el cabello, por ejemplo, para estimular su crecimiento. Por eso, te proponemos utilizar su aceite para masajear el cuero cabelludo.

¿Cómo usarlo?

  • Toma unas gotas del aceite y realiza una prueba de alergia en una zona del cuero cabelludo.
  • Si no notas ninguna reacción desfavorable, toma más gotas y espárcelas por la cabeza, con masajes durante 10 minutos.
  • Luego, lava el cabello.

11. Aceite de jengibre

El último de estos remedios caseros para la caída del cabello es el aceite de jengibre. Como indica el Journal of Pharmacognosy and Phytochemistry, aplicar esta planta en el cuero cabelludo puede estimular los folículos y promover una mejor calidad de pelo. Aun así, debes tener cuidado con su uso, ya que continúa bajo análisis.

¿Cómo utilizarlo?

  • Antes de empezar, realiza una prueba de alergia en una pequeña zona del cuero cabelludo. Si no notas efectos indeseados, puedes continuar.
  • Luego, toma unas gotas y masajea toda la cabeza por 10 minutos.
  • Una vez pasado ese tiempo, enjuaga.


¿Qué dice la ciencia sobre estos tratamientos?

Como hemos mencionado, en la mayoría de los casos, los estudios realizados son pocos, por lo que no se puede indicar que su empleo sea 100 % eficaz. A la vez, algunas de las investigaciones que avalan sus beneficios fueron realizadas hace mucho tiempo y con pocas personas, como ocurre con el tratamiento del jugo de cebolla.

Además, el uso de aceites esenciales debe considerar posibles reacciones en el cuero cabelludo, como irritación, enrojecimiento, inflamación y demás. Por eso, lo recomendable es tener cuidado sobre sus usos y consultar con un médico antes. También, realizar pruebas de alergia en zonas pequeñas antes de aplicarlos en toda la cabeza.

¿Qué más puedes hacer para tratar la caída del cabello?

No podemos dejar de insistir en que la eficacia de las terapias y medicamentos para la caída del cabello depende de sus causas. Lo que funciona para uno, no implica que funcione para otro. Antes de recurrir a alguno de ellos, consulta con tu dermatólogo.

Como esta afección tiene múltiples causas, para tratarla se debe identificar. La consulta con el dermatólogo es el primer paso, y con base en los hallazgos determinará el plan de acción. Como guía, la American Academy of Dermatology (AAD) recomienda lo siguiente:

  • Revertir posibles déficits nutricionales
  • Reducir o controlar las alteraciones emocionales (estrés, ansiedad y demás)
  • Tratar la posible enfermedad subyacente que puede estar detrás de la caída del pelo
  • Evaluar los factores hormonales o infecciones para determinar su papel en el proceso
  • Cambiar la rutina de cuidado del cabello (la forma en que se peina, cómo se lava, cómo se seca o la frecuencia del planchado)

En conjunto o de forma independiente de lo anterior, el dermatólogo puede indicar ciertas terapias o medicamentos. Por ejemplo, el minoxidil, las gorras y los peines láser, el microneedling, las inyecciones de corticosteroides, las terapias con láser, el plasma rico en plaquetas, el finasterida, la espironolactona y otros.

Recomendaciones finales

Si bien a nivel popular existen decenas de remedios caseros para la caída del cabello, lo cierto es que la mayoría de ellos pueden servir para algunas personas, pero no para todas. En otros casos, su impacto es limitado o puede tener efectos indeseados.

Lo pertinente es consultar con un profesional. Él identificará la causa y recomendará la terapia indicada para hacer frente al problema. No dejes de hacer esto último, como nuestra recomendación.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.