5 efectos de las peleas en casa en los niños

24 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña
Los padres somos el ejemplo de nuestros hijos. Debemos aprender a solucionar los conflictos de pareja de manera pacífica y civilizada. De lo contrario, los hijos podrían tomar la violencia como eje en su vida.

Por más ejemplar o madura que sea la relación de pareja, siempre existirán desacuerdos y discusiones en casa. Discutir, en sí, como forma de expresar asertivamente la propia opinión, desde la tolerancia y el respeto, tendiendo puentes a los demás, no es nada de qué avergonzarse.

No obstante, el problema es pelearse tratando de imponer la propia necesidad o criterio de forma agresiva. Cuando esto sucede, a veces se olvida la presencia de los hijos. Asimismo, también se olvida que puede tener repercusiones en su desarrollo.

Los niños necesitan ver a sus padres unidos, como un refugio de amor y seguridad. Un baluarte del bien en el que poder refugiarse ante la injusticia, la incertidumbre y el mal. Así pues, a continuación, compartimos 5 tipos de efectos de las peleas en casa, en los niños.

La violencia doméstica y sus efectos

De acuerdo con esta información del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la familia es la institución social más importante para la crianza, educación y protección de sus miembros. No obstante, en ocasiones, debido a la falta de herramientas de comunicación y de gestión emocional, los desacuerdos entre la pareja se convierten en graves conflictos que los lastiman no solo a ellos, sino también a los hijos.

De hecho, los especialistas señalan que, a nivel mundial, es justo en el entorno familiar donde los niños corren más peligro debido a la violencia. Tal vez pienses que las discusiones no tienen repercusión en tus hijos. Sin embargo, las peleas entre los padres, ya sean de tipo verbal o físico, forman parte de la violencia doméstica.

Padres discutiendo

Por esa razón, no es raro que las discusiones en el hogar afecten de manera indirecta y profunda a los pequeños. A continuación te mostramos las razones.

Te puede interesar: Cuando hablar con la pareja es como hablar con la pared

Efectos de las peleas en casa en los niños

En las relaciones de familia intervienen distintos factores; entre ellos figuran los aspectos sociales, emocionales, de comportamiento y de estructura familiar.

Estos mismos aspectos se ven alterados por el mantenimiento de la violencia en casa, el ejercicio del poder, la justificación y empleo de agresión como acto común para solucionar problemas.

Como resultado, todos los miembros de la familia entenderán la violencia como norma. Evidentemente, esto afectará cada aspecto de su vida, principalmente el de los niños, quienes carecen de la habilidad para realizar cuestionamientos o crítica sobre su entorno y situación familiar.

Aunque las repercusiones son generales, puesto que afectan distintas áreas de la vida de un niño, deseamos compartirte algunos efectos de las peleas en casa en los niños.

1. Efectos físicos

Los efectos de las peleas en casa en los niños también pueden manifestarse de manera física, como evidencia el boletín REDEM. Entre ellos figuran el retraso en el crecimiento, problemas de sueño, trastornos alimenticios, síntomas o enfermedades psicosomáticas, regresiones, etc.

Efectos físicos en los niños de las discusiones de los padres

2. Efectos emocionales

Es importante señalar que los niños, al no tener un referente saludable en sus padres, tienen dificultades para entender y comprender emociones. Por ejemplo, les será complicado manejar la frustración o el enfado y se expresarán a través de la agresión. Como resultado, ejercerán la violencia tanto hacia los demás como hacia sí mismos.

De igual manera, pueden sentirse indefensos e impotentes ante las experiencias traumáticas. Esto los llevaría a configurar en ellos un comportamiento retraído, con ansiedad y miedo.

3. Efectos sociales de las peleas en casa

Otro de los efectos de las peleas en casa en los niños es la ineficiente habilidad para comunicarse y establecer amistades o relaciones más cercanas con las personas.

Esto se debe al miedo a experimentar nuevamente algún suceso traumático. Por otra parte, también puede deberse a la desconfianza como herramienta para evitar sentimientos negativos asociados a cierto recuerdo de violencia. Asimismo, podrían desarrollar falta de empatía, agresividad o conductas delictivas.

4. Efectos cognitivos

De manera frecuente, los pequeños que están presentes en las peleas de sus padres tienen dificultades para concentrarse. Asimismo, les es difícil poner atención, lo cual incide en su desempeño académico y su desarrollo.

Por otra parte, es posible que se presente un comportamiento de disociación. La disociación es un mecanismo de defensa en el que se intenta distanciarse de la realidad para minimizar el conflicto y el estrés.

Esta conducta es considerada como un trastorno. En efecto, puede alterar la conciencia, la identidad, la memoria así como la percepción de lo que está pasando a su alrededor.

Niño con malas notas

Lee también: 6 hábitos que debes mantener para tener una relación feliz

5. Efectos en su autoestima

Debido a que están en desarrollo, los pequeños pueden desarrollar sentimientos negativos de sí mismos. Por ejemplo, podrían creer que ellos son culpables o responsables del maltrato. Como resultado, se aíslan debido a su baja autoestima y ansiedad. Y así lo evidencia este estudio publicado en la Revista Cubana de Medicina General Integral.

Sobre los efectos de las peleas en casa en los niños

La violencia familiar está directamente ligada al comportamiento agresivo e insensible entre los niños y a su manifestación durante la vida adulta. Si el caso no se atiende a tiempo, puede convertirse en una amenaza para la seguridad y bienestar de la sociedad.

Como padres, es preciso responsabilizarnos de nuestros propios actos y manejarlos de la mejor manera posible. Si hemos pasado por una vida difícil o la cultura familiar está impregnada de rasgos de violencia, no tenemos por qué dejarles como herencia los mismos problemas a nuestros hijos.

Procuremos cambiar dichos patrones y solucionar los problemas de pareja de manera civilizada y con amor. Si es difícil hacerlo, podemos asirnos de la mano de un especialista. La salud y bienestar de los hijos son muy importantes. Ayudémosles a ser felices.