12 sorprendentes beneficios que obtienes cuando comes arándanos azules

Al igual que ocurre con otros frutos silvestres, los arándanos azules destacan por su alto contenido de antioxidantes, pero también por sus propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias
12 sorprendentes beneficios que obtienes cuando comes arándanos azules
Nelton Abdon Ramos Rojas

Revisado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas.

Última actualización: 11 enero, 2022

Los arándanos azules, también conocidos como mora azul, son unos pequeños frutos que provienen de un arbusto silvestre del género Vaccinium, del cual se distinguen otras 400 especies.

Son originarios de América del Norte y, de hecho, Estados Unidos figura como su mayor productor y consumidor.

Se destacan por su particular sabor, aprovechado en la gastronomía para la preparación de jaleas, pasteles, vinos y muchas otras recetas.

Por otro lado, se han valorado por su alto contenido de nutrientes esenciales que, al ingerirse de forma regular, le confieren muchos beneficios al organismo.

De hecho, pese a su diminuto tamaño, es uno de los alimentos con más contenido de compuestos antioxidantes, necesarios para prevenir y frenar la degeneración causada por los radicales libres.

Además, por su aporte de vitaminas y minerales, también favorecen la prevención y el tratamiento de muchas enfermedades.

Considerando que muchos aún no conocen sus bondades, a continuación queremos destacar en detalle las 12 mejores.

Beneficios de los arándanos azules

1. Propiedades anticancerígenas

Propiedades anticancerígenas

Los poderosos antioxidantes que contienen los arándanos azules se han relacionado con la disminución del riesgo de desarrollar varios tipos de cánceres.

Estas sustancias protegen las células frente al daño ocasionado por los radicales libres y las toxinas ambientales. Esto resulta clave para evitar el crecimiento de tumores.

Cuentan con una cantidad interesante de ácido fólico. Este nutriente ayuda a reparar y sintetizar el ADN, además de evitar la mutación de células malignas.

2. Fortalecimiento de huesos y dientes

Los minerales esenciales que contienen estos pequeños frutos son útiles para proteger la densidad ósea y la salud de las piezas dentales.

Ingerirlos de forma regular ayuda a prevenir la osteoporosis e infecciones que afectan la salud dental.

De hecho, se recomiendan para mejorar el proceso de absorción de calcio y vitamina D, dado que contienen:

  • Minerales (potasio, hierro, magnesio, zinc, manganeso)
  • Vitamina K

3. Protección de la salud cardíaca

Mujer cogiéndose el pecho

Como acabamos de ver, los arándanos contienen cantidades importantes de potasio y magnesio. Estos dos minerales ayudan a regular los procesos inflamatorios del cuerpo para reducir el riesgo cardíaco.

Estos nutrientes equilibran los líquidos de los tejidos y reducen el riesgo de padecer trastornos como la hipertensión y el ataque cardíaco.

4. Prevención de la diabetes

Las personas con descontroles en sus niveles de glucosa en la sangre o con riesgos de padecer diabetes pueden encontrar un gran aliado en estos frutos.

Contienen fibra y sustancias antioxidantes que, tras ser absorbidas, disminuyen los niveles de azúcar. De esta manera, facilitan los procesos metabólicos que se encargan de utilizarla como fuente de energía.

5. Mejora de la memoria

Se ha comprobado que hay una interesante relación entre el consumo regular de arándanos azules y el buen funcionamiento de la memoria.

Todo indica que sus compuestos antioxidantes minimizan el estrés oxidativo y reducen el daño celular que genera dificultades cognitivas.

Estos compuestos, sumados a sus vitaminas y minerales:

  • ejercen un control sobre el sistema nervioso
  • mejoran la actividad cerebral
  • disminuyen el riesgo de demencia.

6. Combate de las infecciones urinarias

Por su poder alcalino y su alto contenido de compuestos antibacterianos, el zumo natural de arándanos azules es útil para prevenir y tratar las infecciones de las vías urinarias.

Su ingesta altera el ambiente que necesitan los microorganismos para proliferarse. Además, tienen un efecto antiinflamatorio que calma el dolor.

Está recomendado para aumentar la producción de orina y mejorar los procesos que se encargan de eliminar los desechos desde los riñones.

7. Protección de la salud visual

Estas frutas contienen carotenoides y cantidades importantes de vitamina E, ambos necesarios para mejorar la habilidad visual y evitar el desarrollo de afecciones oculares.

Su poderoso efecto antioxidante protege la retina y la mácula. Así, reduce las probabilidades de desarrollar enfermedades como las cataratas y la degeneración macular.

Incluso, es un remedio natural contra los problemas visuales leves, como el enrojecimiento y la sequedad ocasionados por el estrés.

8. Prevención del envejecimiento prematuro

Consumir este fruto de forma habitual tiene interesantes beneficios en la prevención del envejecimiento prematuro a nivel interno y externo.

Sus sustancias antioxidantes:

  • disminuyen el riesgo de enfermedades crónicas derivadas del exceso de inflamación
  • frenan el daño celular que acelera el deterioro de la piel.

Tanto los frutos como el zumo natural pueden complementar los hábitos para evitar las arrugas y las imperfecciones asociadas con la edad.

9. Disminuye el colesterol

Como explica la Teoría del Estrés Oxidativo, al aumentar las expectativas de vida ocurre un incremento relativo de la enfermedades degenerativas y crónicas. Entre estas se encuentran la arterosclerosis, cáncer, diabetes, degeneración de la mácula, enfermedades inflamatorias crónicas y enfermedades neurodegenerativas.

Los arándanos azules actúan contra la peroxidación lipídica, lo cual previene de procesos arterioscleróticos. También se ha asociado el estrés oxidativo y la peroxidación de lípidos con la progresión del cáncer.

Naturalmente, el sistema nervioso central es un tejido vulnerable a los agentes citotóxicos y el cerebro el órgano más susceptible al daño oxidativo. Ello debido al alto consumo de oxígeno y los bajos niveles de enzimas antioxidantes. De ahí que el trabajo de los antioxidantes y entre ellos el de los arándanos sea estelar.

10. Vitamina C

Conocidos los factores protectores con capacidad antioxidante, los arándanos tienen también compuestos bioactivos como por ejemplo la vitamina C y fenoles, capaces de prevenir e incluso detener los procesos oxidativos de diferentes patologías e infecciones.

Aunque, los taninos condensados que posee con propiedades antibacterianas impiden la acción de las bacterias en las mucosas y son cincuenta veces más eficaces que la vitamina C y E. Ello mantiene la permeabilidad vascular, es decir el flujo de los nutrientes y las células por los capilares sanguíneos, y evitan la lesión de los radicales libres sobre las paredes de las arterias.

11. Acción vasoprotectora-capilarotropa 

En efecto, esta fruta favorece la microcirculación general. Produce una mejora en la circulación venosa y alivia problemas relativos a la pesadez de piernas e hinchazón, edemas, celulitis, fragilidad capilar, petequias, varices etc.

12. Efecto hipolipemiante:

Los arándanos disminuyen los niveles de lípidos en sangre. Es sabido que el colesterol, los triglicéridos o las lipoproteínas son un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular.

Finalmente, los arándanos son ricos en antocianinas, pigmentos que constituyen un tipo de flavonoide con enorme poder antioxidante.

Son suficientes razones para comerlos, ¿no crees? Anímate a adquirirlos en el mercado y disfruta su delicioso sabor mientras llenas tu cuerpo de nutrientes de la mejor calidad.

Te podría interesar...
El arándano, ¿un aliado para eliminar las grasas?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
El arándano, ¿un aliado para eliminar las grasas?

El arándano es muy rico en polifenoles, los cuales aportan una serie de beneficios a la salud. A continuación repasaremos todas sus propiedades.



  • Butamante, J. (2010). Arándanos. Informe Centro de Competitividad Del Maule.
  • A, I. B., & Baumann, L. (2009). Antioxidantes. Rev. Chilena Dermatol.
  • Calero Romero, O., Rojas, G. Q., Rojas, M. R., Barreto, I. R., Centeno, J., & Solís, N. P. (2009). Envejecimiento prematuro de la piel. Universitas.