11 sorprendentes beneficios que obtienes cuando comes arándanos azules

Al igual que ocurre con otros frutos silvestres, los arándanos azules destacan por su alto contenido de antioxidantes, pero también por sus propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias
11 sorprendentes beneficios que obtienes cuando comes arándanos azules
Nelton Abdon Ramos Rojas

Revisado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas.

Última actualización: 03 agosto, 2022

Los arándanos azules llaman la atención por su atractivo color y muchas personas los están incorporando en sus desayunos y batidos saludables, convirtiéndose en los últimos años en una fruta muy apreciada.

A día de hoy su disponibilidad en el mercado se extiende a casi todas las épocas del año. Por este motivo es más sencillo disfrutar de todos los beneficios que puede aportarnos su inclusión en la dieta.

Considerando que muchos aún no conocen sus bondades, a continuación queremos destacar en detalle las 12 mejores.

Qué son los arándanos azules y que nutrientes aportan

Los arándanos azules, también conocidos como mora azul, son unos pequeños frutos que provienen de un arbusto silvestre del género Vaccinium, del cual se distinguen otras 400 especies.

Son originarios de América del Norte y, de hecho, Estados Unidos figura como su mayor productor y consumidor. Se destacan por su particular sabor, aprovechado en la gastronomía para la preparación de jaleas, pasteles, vinos y muchas otras recetas.

Como todas las frutas, contienen mucha agua, fibra y son ligeros. Por otro lado, se han valorado por su alto contenido de nutrientes esenciales que, al ingerirse de forma regular, le confieren muchos beneficios al organismo.

De hecho, pese a su diminuto tamaño, es uno de los alimentos con más contenido de compuestos antioxidantes, necesarios para prevenir y frenar la degeneración causada por los radicales libres.

Además, por su aporte de vitaminas y minerales, también favorecen la prevención y el tratamiento de muchas enfermedades.

Beneficios de los arándanos azules

Gracias a su composición nutricional y a otros compuestos presentes en la fruta, su ingesta regular (en el marco de una dieta saludable) tiene muchos puntos positivos para la salud.

1. Propiedades anticancerígenas

Los antioxidantes que contienen los arándanos azules se han relacionado con la disminución del riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer.

Estas sustancias protegen las células frente al daño ocasionado por los radicales libres y las toxinas ambientales. Esto resulta clave para evitar el crecimiento de tumores.

Cuentan con una cantidad interesante de ácido fólico. Este nutriente ayuda a reparar y sintetizar el ADN, además de evitar la mutación de células malignas.

2. Fortalecimiento de huesos y dientes

Los minerales esenciales que contienen estos pequeños frutos son útiles para proteger la densidad ósea y la salud de las piezas dentales.

Ingerirlos de forma regular ayuda a prevenir la osteoporosis e infecciones que afectan la salud dental.

De hecho, se recomiendan para mejorar el proceso de absorción de calcio y vitamina D, dado que contienen:

  • Minerales (potasio, hierro, magnesio, zinc, manganeso).
  • Vitamina K.

3. Protección de la salud cardíaca

Mujer cogiéndose el pecho

Los arándanos azules pueden ayudar a proteger la salud cardiovascular. Por un lado su ingesta mejora algunos de los factores de riesgo de padecer accidente cardiovascular, como el colesterol elevado o la presión arterial alta.

Pero además se cree que las antocianinas presentes en esta fruta podrían ayudar de forma directa a proteger frente a este tipo de problemas.

En un estudio con unas 90.000 participantes se observó que aquellas que consumían más antocianinas tenían un riesgo menor de ataque cardíaco que las que hacían ingestas pequeñas.

Sin embargo se trata de una observación y por el momento no se puede decir que sean estos compuestos los únicos responsables.

4. Prevención de la diabetes

Las personas con descontroles en sus niveles de glucosa en la sangre o con riesgo de padecer diabetes pueden encontrar un gran aliado en estos frutos.

Contienen fibra, sustancias antioxidantes y algunos compuestos que mejorarían la sensibilidad a la insulina y podrían mejorar el manejo del azúcar en sangre.

5. Mejora de la memoria

De acuerdo con algunos estudios en animales, se ha comprobado que hay una interesante relación entre el consumo regular de arándanos azules y el buen funcionamiento de la memoria.

Todo indica que sus compuestos antioxidantes minimizan el estrés oxidativo y reducen el daño celular que genera dificultades cognitivas.

Estos compuestos, sumados a sus vitaminas y minerales favorecen los siguientes procesos:

  • Ejercen un control sobre el sistema nervioso.
  • Mejoran la actividad cerebral.
  • Disminuyen el riesgo de demencia.

6. Combaten las infecciones urinarias

De forma parecida a los arándanos rojos, el jugo de las frutas azules también puede ser útil para prevenir y tratar las infecciones de las vías urinarias.

Su ingesta evita que las bacterias causantes de infección se adhieran a las paredes del tracto urinario y facilita su expulsión. Además, tienen un efecto antiinflamatorio que calma el dolor.

7. Protección de la salud visual

Estas frutas contienen carotenoides y cantidades importantes de vitamina E, ambos necesarios para mejorar la habilidad visual y evitar el desarrollo de afecciones oculares.

Su fuerte efecto antioxidante protege la retina y la mácula. Así, reduce las probabilidades de desarrollar enfermedades como las cataratas y la degeneración macular.

Incluso, es un remedio natural contra los problemas visuales leves, como el enrojecimiento y la sequedad ocasionados por el estrés.

8. Prevención del envejecimiento prematuro

Consumir este fruto de forma habitual tiene interesantes beneficios en la prevención del envejecimiento prematuro a nivel interno y externo.

Sus sustancias antioxidantes:

  • Disminuyen el riesgo de enfermedades crónicas derivadas del exceso de inflamación y del estrés oxidativo: cataratas, problemas cardiovasculares, degeneración ligada al envejecimiento o deterioro del sistema immune.
  • Frenan el daño celular que acelera el deterioro de la piel.

Tanto los frutos como el zumo natural pueden complementar los hábitos para evitar las arrugas y las imperfecciones asociadas con la edad.

9. Disminuye el colesterol

La dislipemia (alteración de los lípidos en sangre) y la tensión arterial elevada son factores de riesgo importantes de padecer enfermedad cardiovascular y accidente cerebrovascular.

En las últimas décadas la alimentación se ha erigido en un factor muy importante a la hora de prevenir estas patologías, que se han convertido en una de las primeras causas de mortalidad y morbilidad en todo el mundo.

Un buen consejo es añadir abundantes frutas y verduras en la dieta diaria. Las bayas, como los arándanos, destacan por la alta presencia de quercetina, antocianinas y otros compuestos fenólicos.

El resultado es una disminución de los niveles de colesterol LDL y una mayor protección frente a su oxidación, algo esencial en la prevención de estas patologías.

10. Vitamina C

Los arándanos azules aportan una interesante cantidad de vitamina C, que ayuda a complementar las necesidades diarias de esta.

Esta actúa como un antioxidante además de ayudar en la absorción del hierro, contribuir en el funcionamiento del sistema immune y participar en la producción de colágeno, una proteína necesaria para la cicatrización de las heridas.

11. Acción vasoprotectora-capilarotropa 

En efecto, esta fruta favorece la microcirculación general. Produce una mejora en la circulación venosa y alivia problemas relativos a la pesadez de piernas e hinchazón, edemas, celulitis, fragilidad capilar, petequias, varices etc.

Cómo introducir los arándanos azules en la dieta diaria

Con la expansión del cultivo de esta fruta, hoy en día se pueden comprar durante gran parte del año. Se encuentran en tiendas especializadas, supermercados y mercados locales.

Los arándanos azules tienen un sabor suave y dulce y una textura un poco crujiente. Se pueden disfrutar solos y también introducir en una gran variedad de preparaciones:

  • Frescos y enteros son un snack perfecto para media mañana o media tarde. Se pueden combinar con otras bayas como fresas, frambuesas y moras.
  • Se pueden añadir en smoothies y batidos preparados con verduras, otras frutas, yogur o bebidas vegetales.
  • Son una buena opción para endulzar un yogur o para mezclar con la avena en un tazón de cereales y fruta o en unas gachas.
  • Incorporarlos en las ensaladas no suele ser una de las opciones más habituales pero son una forma de añadir color y frescura.
  • Con los arándanos congelados se pueden elaborar helados y sorbetes de frutas más sanos ya sea solos o combinados con yogur griego, leche de coco o aguacate.
  • Por último, si te gustan mucho o tienes una gran cantidad puedes usarlos para hacer mermeladas y compotas y conservarlos más tiempo. Asimismo es habitual incluirlos en preparaciones dulces como muffins, tartas, barritaspancakes.

En el momento de comprarlos hay que elegir aquellos que presenten un color brillante e intenso, que no tengan magulladuras y que están firmes. Una vez recolectados ya no maduran por lo que es preferible evitar los que estén verdes.

El problema con esta fruta tan deliciosa es que se deterioran muy rápido. Por esto lo más aconsejable es comprar las cantidades justas y hacerlo a menudo.

La humedad puede provocar la aparición de moho así que lo mejor es mantenerlos secos y en la nevera. Lo mejor es lavarlos justo antes de su consumo.

Disfruta los arándanos azules entre una gran variedad de frutas

Son suficientes razones para comerlos, ¿no crees? Anímate a adquirirlos en el mercado y disfruta su delicioso sabor mientras llenas tu cuerpo de nutrientes de la mejor calidad.

Recuerda que todas las frutas son alimentos muy saludables y que la mejor opción es elegir entre una buena variedad de ellas sin abusar de ninguna en concreto.

Te podría interesar...
El arándano, ¿un aliado para eliminar las grasas?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
El arándano, ¿un aliado para eliminar las grasas?

El arándano es muy rico en polifenoles, los cuales aportan una serie de beneficios a la salud. A continuación repasaremos todas sus propiedades.



  • Ames B. M, Shigenaga M. K, et al. Oxidants, antioxidants, and the degenerative diseases of aging. PNAS. Septiembre 1993. 90 (17): 7915-7922.
  • Butamante, J. (2010). Arándanos. Informe Centro de Competitividad Del Maule.
  • A, I. B., & Baumann, L. (2009). Antioxidantes. Rev. Chilena Dermatol.
  • Calero Romero, O., Rojas, G. Q., Rojas, M. R., Barreto, I. R., Centeno, J., & Solís, N. P. (2009). Envejecimiento prematuro de la piel. Universitas.
  • Carey A, Gomes S, et al. Blueberry supplementation improves memory in middle-aged mice fed a high-fat diet. Journal of Agricultural and Food Chemistry. 2014. 62 (18): 3972-3978.
  • Cassidy A, Mukamal K. j, et al. High anthocyanin intake is associated with a reduced risk of myocardial infarction in young and middle-aged women. Circulation. Enero 2013. 127 (2): 188-96.
  • Huang H, Chen G, et al. Effects of berries consumption on cardiovascular risk factors: a meta-analysis with trial sequential analysis of randomized controlled trials. Scientific Reports. 2016. 6: 23635.
  • Johnson S. A, Arjmandi B. H. Evidence for anti-cancer properties of blueberries: a mini-review. Anticancer Agents in Medicinal Chemistry. Octubre 2013. 13 (8): 1142-8.
  • National Institutes of Health. Office of Dietary Supplements. Vitamina C. U. S. Department of Health and Human Services. Diciembre 2019.
  • Ofek I, Goldhar J, et al. Anti-Escherichia coli adhesin activity of cranberry and blueberry juices. The New England Journal of Medicine. Mayo 1991. 324 (22): 1599.
  • Stull A. J, Cash K. C, et al. Bioactive in blueberries improve insulin sensivity in obese, insulin-resistant men and women. The Journal of Nutrition. Octubre 2010. 140 (10): 1764-1768.