Anatomía del pene

El pene es un órgano cuya forma y tamaño presentan variaciones de un individuo a otro. Sin embargo, siempre mantiene algunos parámetros en común. ¿Los conoces?
Anatomía del pene
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 23 abril, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 01 enero, 2018

Última actualización: 23 abril, 2021

La anatomía del pene comprende la estructura externa e interna del órgano genital masculino. Esto quiere decir que además del propio pene, incluye:

  • la uretra;
  • el escroto;
  • la próstata;
  • los testículos;
  • los epídimos;
  • las vesículas seminales;
  • los conductos deferentes;
  • las glándulas de Cowper;
  • los conductos eyaculatorios.

El pene forma parte de la anatomía sexual externa en el cuerpo masculino, es el órgano de la copulación y permite la liberación de los espermatozoides, que son las células reproductivas masculinas. Junto con el escroto, conforma los órganos genitales externos. Ambos cuelgan del perineo.

Se trata de un órgano cilíndrico, de tamaño y forma variables, según el hombre. A diferencia de otras especies, la anatomía del pene humano no tiene un hueso llamado “báculo”. Tampoco puede retrotraerse dentro de la ingle, como ocurre en la mayoría de los mamíferos. Respecto a la proporción entre tamaño y masa corporal, el pene humano es más largo que en los demás animales.

  • La longitud de un pene en reposo es de 9,16 a 13,24 centímetros.
  • El tamaño de un pene erecto es, en promedio, 14 a 15,3 centímetros aproximadamente. Sin embargo, se considera normal si el intervalo va de 11 a 19,1 centímetros.
  • El perímetro o circunferencia está entre los 11,6 centímetros y los 12,9 centímetros, en promedio, con una desviación estándar de 1,29 centímetros.

Hasta la fecha, no se ha encontrado correlación directa entre la estatura y el tamaño del miembro. Ahora, en lo que respecta a la anatomía del pene, se tiene conocimiento de los siguientes aspectos a mencionar.

Estructura

la-anatomia-del-pene-humano-difiere-de-otros-mamiferos

El pene está conformado por tres partes: raíz, cuerpo y glande. Tiene tres cuerpos cilíndricos, conformados por tejido eréctil. Estos son los dos cuerpos cavernosos y el cuerpo esponjoso de la uretra. Los cuerpos cavernosos son un par de columnas eréctiles, ubicadas en la parte superior del órgano. Se extienden desde el hueso público hasta el glande. Estos cuerpos se llenan de sangre durante la erección.

Los cuerpos cavernosos están rodeados por un tejido compacto, cuyo nombre es “túnica albugínea”. Este tejido es más fino en la zona del glande y hace que esta región sea más maleable que las demás.

El cuerpo esponjoso de la uretra se llama así porque esta lo recorre en toda su extensión por el centro. Esta uretra proviene de la vejiga y conduce la orina. El extremo interior de este, presenta un ensanchamiento que se llama “bulbo”. Allí la cavidad de la uretra es más amplia.

La anatomía del pene tiene también dos capas o membranas que reciben el nombre de “fascias”. En la parte externa está la “Fascia de Colles” y en la parte más profunda está la “Fascia de Buck”. Ambas tienen una consistencia resistente y recubren las estructuras internas del órgano. La Fascia de Colles continúa en el escroto. Allí está reforzada por células musculares y en esa zona recibe el nombre de “fascia dartos” o solo “dartos”.

Partes del pene

Anatomia del pene humano
La raíz del pene es una sección fija. En esta área el pene se une a la pelvis. Está localizada en la bolsa perineal superficial. Se ubica entre la membrana peritoneal, por la parte de arriba, y la fascia perineal, por la parte de abajo. Está conformada por las raíces de los cuerpos cavernosos y por el bulbo del cuerpo esponjoso. Además comprende el músculo isquiocavernoso y el músculo bulboesponjoso.

Por su parte, el cuerpo del pene es la parte flácida que se encuentra libre. Está conformado por: cuerpo esponjoso, cuerpos cavernosos, fascia, vasos, tejido conjuntivo y piel fina. Carece de músculos, con excepción de algunas fibras del bulboesponjoso que están próximas a la raíz; y las del isquiocavernoso, que están en los cuerpos cavernosos.

El cuerpo esponjoso se expande al final y así forma el glande. Este tiene un pliegue, conocido como la “corona del glande”. Tal corona cubre una zona de constricción donde está un surco oblicuo llamado “cuello” y el meato urinario, que está cerca de la punta.

El pene también tiene dos ligamentos: el suspensorio y el fundiforme. Ambos sujetan el pene por la base. Por los otros extremos están fijos a la pared abdominal y al hueso púbico.

Irrigación e inervación del pene

irrigacion-e-inervacion-del-pene
Las arterias dorsales irrigan el tejido fibroso y la piel. Las arterias profundas atraviesan los cuerpos cavernosos para nutrir al tejido eréctil. Al mismo tiempo, la arteria del bulbo irriga la porción posterior del cuerpo cavernoso y las glándulas bulbouretrales. Finalmente, las ramas superior y profunda de las arterias pudendas externas irrigan la piel y se unen con las pudendas externas.

Los nervios que hay en el pene son ramas de los nervios pudendos y de los nervios cavernosos. Los pudendos se encargan de la inervación motora y sensitiva. Los cavernosos constituyen los nervios autonómicos del pene. Estos últimos son los responsables de la función eréctil de este órgano.

Saber un poco más sobre la anatomía del pene es útil

Por lo general, no solemos indagar demasiado sobre la anatomía del pene pues damos por sentado que esta parte del cuerpo solo amerita interés al momento de tener relaciones sexuales, masturbarse o bien en caso de experimentar molestias.

Sin embargo, lo cierto es que conocer un poco más al respecto puede ayudar a mantener buenos cuidados a diario, así como saber cuándo es hora de acudir a un chequeo para evitar mayores inconvenientes.