Ciclo de semillas: en qué consiste y cuáles son sus beneficios

El ciclo de semillas se ha popularizado por sus efectos en la salud hormonal. ¿Sabes en qué consiste? Aquí te contamos todo al respecto.
Ciclo de semillas: en qué consiste y cuáles son sus beneficios
Maria Patricia Pinero Corredor

Escrito y verificado por la nutricionista Maria Patricia Pinero Corredor el 23 octubre, 2021.

Última actualización: 23 octubre, 2021

El ciclo de semillas, también llamado «seed cycling», es un método de medicina alternativa que consiste en regular las hormonas de forma natural. En particular, se sincroniza la ingesta de ciertas semillas con el ciclo menstrual. Su objetivo es proporcionar ácidos grasos, fitoestrógenos y ciertas vitaminas que coadyuvan a la producción de algunas hormonas.

La idea es darle al cuerpo los nutrientes que necesita en cada etapa del ciclo menstrual. Y es que, más allá de los sangrados, este periodo conlleva a una serie de cambios físicos y mentales que pueden ser difíciles de sobrellevar. A continuación, te contamos más sobre este enfoque.

¿En qué consiste el ciclo de semillas?

El ciclo de semillas es una práctica en la que se rota el consumo de ciertas semillas en la dieta, en función del periodo del ciclo menstrual en el que se encuentre la mujer. Esta variedad de alimentos hacen un aporte de vitaminas, minerales, ácidos grasos y fitoestrógenos que contribuyen a producir, metabolizar y liberar hormonas.

Para entenderlo mejor, hay que comprender el ciclo menstrual. Este abarca una serie de procesos y cambios que todas las mujeres atraviesan cada mes. El cuerpo trata de prepararse para un posible embarazo. Por ello, se producen óvulos con la ayuda de la hormona foliculoestimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH). También se da la producción de estrógenos y progesterona.

Estas últimas son las más importantes, dado que determinan la fase folicular y la fase lútea del ciclo menstrual. En la fase folicular aumentan los niveles de estrógenos como parte del proceso y preparación para liberar el óvulo. Esto curre desde el día 1 hasta el día 14.

En la fase lútea comienza la ovulación en el día 14 hasta el inicio de la siguiente menstruación. Aquí es cuando aumenta la progesterona para preparar al cuerpo para un posible embarazo. Al no ser fertilizado el óvulo, se expulsa con la sangre.

En este orden de ideas, lo que pretende el ciclo de semillas es mantener un equilibrio en cada fase del ciclo menstrual con el objetivo de que el cuerpo tenga una óptima actividad hormonal.

Semillas de lino
Las nutrientes contenidos en algunas variedades de semillas contribuyen a equilibrar la salud hormonal durante el ciclo menstrual.

¿Qué contienen las semillas que permiten regular el ciclo menstrual?

Las semillas oleaginosas como las de linaza, las de girasol, las de calabaza y las de ajonjolí son abundantes en ácidos grasos poliinsaturados de las series omega 3, 6 y 9. De estos, se destacan el linoleico, que es antiinflamatorio; y el linolénico y el oleico, que forman parte de la producción de hormonas.

También contienen vitaminas del complejo B, A, E y K. Sus principales minerales son el potasio, el calcio, el hierro, el magnesio, el zinc y el fósforo. Estos nutrientes pueden participar en el control y la fabricación de las hormonas.

Entre otras cosas, contienen compuestos bioactivos como los fitoestrógenos. La farmacéutica López Luengo define los fitoestrógenos como compuestos de origen vegetal no esteroideos que, una vez ingeridos, se transforman en hormonas activas gracias a la acción de las bacterias intestinales.

Por su parte, en la revista Farmacia Profesional denotan que algunos fitoestrógenos, como los de la soja, demuestran tener algún tipo de actividad estrogénica. Tal es el caso de las isoflavonas.

Un estudio revela que algunas semillas oleaginosas pueden tener otros tipos de fitoestrógenos con mediana o baja actividad estrogénica. Los lignanos y los coumestranos forman parte de este grupo.

Todo esto explica por qué el consumo de semillas se asocia a una menor incidencia de enfermedades en las mujeres asiáticas. Mientras que la dieta occidental aporta unos 5 miligramos de fitoestrógenos al día, la asiática proporciona de 40 a 200 miligramos al día.



Beneficios del ciclo de semillas

Se cree que el ciclo de semillas puede contribuir al alivio de algunos síntomas del ciclo menstrual de la mujer. Incluso, sus beneficios parecen extenderse hacia las mujeres en periodo de menopausia y perimenopausia. De todos modos, aún son necesarias más evidencias científicas.

1. Control del ciclo menstrual

La doctora Daysi Navarro sugiere que el consumo de algunas semillas es útil para las mujeres con menstruaciones irregulares. Además de fitoestrógenos, las semillas contienen ácidos grasos omega 3 y ácido oleico que equilibran la salud hormonal. Por tanto, optimizan el funcionamiento del ciclo menstrual.

2. Prevención de la inflamación premenstrual

La Universidad Nacional de Medicina Naturista señala que el consumo habitual de semillas equilibra las hormonas y ayuda a disminuir síntomas premenstruales como la inflamación. Además, armoniza el hipotálamo con la hipófisis y el ovario.

3. Efecto favorable sobre la salud ósea

Un artículo especial sobre la osteoporosis en la mujer posmenopáusica revela que el ciclo de semillas favorece la resorción ósea a través del incremento de proliferación y diferenciación osteoblástica. En consecuencia, este enfoque se considera una buena alternativa para promover la salud ósea.

De todos modos, hay que tener en cuenta que los datos disponibles son aún limitados y hay pocos estudios clínicos en humanos. Por lo tanto, no debe ser un remedio de primera elección.



4. Tratamiento de los síntomas climatéricos

Los fitoestrógenos que aportan las semillas son aliados para el control de los síntomas de la menopausia. En concreto, contribuyen a la disminución de los sofocos, ya que actúan como agonistas estrogénicos en el centro termorregulador del hipotálamo.

Un grupo de investigadores observó que de 190 mujeres tratadas con fitoestrógenos, un 80 a 82 % redujo su número de sofocos. También se asoció con una mejora en la calidad del sueño y la disminución del nerviosismo y la depresión.

¿Cuáles son las semillas más usadas?

Algunas variedad de semillas se destacan más que otras por sus beneficios en el periodo menstrual. Por lo tanto, son las que se emplean en el ciclo de semillas. A continuación, las detallamos:

  • Calabaza: aportan una serie de minerales como el zinc, que mejora los niveles de la hormona testosterona. También contienen magnesio y el aminoácido triptófano, que en conjunto mejoran el sueño para mantener el balance hormonal.
  • Ajonjolí: ayuda a bloquear el exceso de estrógenos y a mantener el balance hormonal. El coumestrano o coumestrol es el fitoestrógeno más frecuente. Influye en las hormonas femeninas, regula la inflamación y favorece el metabolismo de precursores de hormonas sexuales como el colesterol.
  • Lino: es abundante en lignanos, también llamados moduladores estrogénicos.
  • Girasol: contribuye a reducir los estrógenos en la fase lútea a través del coumestrol.
¿Cuáles son las semillas más usadas?
Las semillas de girasol son abundantes en ácidos grasos, vitaminas y minerales. Su ingesta se asocia con el equilibrio de los niveles de estrógeno.

¿Cómo implementar el ciclo de semillas?

Ya sabemos que el ciclo menstrual se divide en la fase folicular y la fase lútea. Básicamente, en cada una de estas fases se ingieren semillas diferentes.

Fase folicular (1-14 días)

En esta fase, los niveles de progesterona tienden a bajar. Por ello, se recomienda el consumo de semillas de calabaza. Estas, a su vez, fomentan una buena producción de testosterona e intervienen en la producción de melatonina. Incluso, se cree que ayudan a mejorar el estado de ánimo, dado que optimizan la segregación de serotonina.

Otras semillas que puedes usar en esta primera etapa son las de linaza y las de chía. Ambas contienen grasas poliinsaturadas que ayudan a fabricar hormonas, además de ser antiinflamatorias y reguladoras. También contienen mucílagos que favorecen la salud intestinal.

  • Lo ideal es ingerir una cucharada de linaza y otra de calabaza en las primeras dos semanas del ciclo menstrual.

Fase lútea (14- 28 días)

En esta fase los estrógenos comienzan a descender, mientras la progesterona incrementa. Por lo anterior, es conveniente ingerir otros tipos de semillas. Una de las variedades recomendadas es el sésamo, que contribuye a evitar el exceso de estrógenos. Es una semilla abundante en calcio y vitamina B6, necesarias para equilibrar el ciclo menstrual.

Otra variedad ideal es la semilla de girasol, que se destaca por ser fuente de ácigos grasos poliinsaturados y calcio. Se cree que su ingesta apoya al hígado en la tarea de procesar la fluctuación hormonal. Además, parece que incide en la activación de progesterona.

  • Se recomienda ingerir una cucharada de semillas de sésamo y otra de semillas de girasol.

Nota: en ambas fases, las semillas deben estar crudas, frescas y molidas. 

¿Qué hay que recordar sobre el ciclo de semillas?

Hasta la fecha, las evidencias sobre la efectividad del ciclo de semillas sigue siendo limitada. Si bien algunos estudios han respaldado los beneficios de algunas semillas en la regulación del ciclo menstrual, aún se requieren más ensayos. De todos modos, estos alimentos son saludables y tienen lugar en el marco de una dieta saludable y variada. 

En caso de tener problemas con el ciclo menstrual, como sangrados abundantes, irregularidades o síntomas fuertes, lo mejor es consultar al médico. Una vez evaluado el caso, el profesional podrá orientar hacia otros hábitos y tratamientos que ayudan a controlarlo.

Te podría interesar...
7 formas de regular el ciclo menstrual de forma natural
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
7 formas de regular el ciclo menstrual de forma natural

Compartimos los 7 mejores remedios y consejos para regular el ciclo menstrual. Con constancia lograremos equilibrar nuestra parte hormonal.



  • Ivonne Díaz-Yamal, Liliana Munévar-Vega. FITOESTRÓGENOS: REVISIÓN DE TEMA. Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología Vol. 60 No. 3 • 2009 • (274-280).
  • Tránsito López. Fitoestrógenos. Eficacia y seguridad. Offarm. 2010, Vol. 29. Núm. 3. 2010, Páginas 86-90.
  • Navarro Despaigne Daysi A. Fitoestrógenos Y su utilidad para el tratamiento del síndrome climatérico. Rev Cubana Endocrinol  [Internet]. 2001;  12( 2 ). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1561-29532001000200009&lng=es.
  • Alvernia González, Sergio; Universidad del Rosario. Palacios Gil-Antuñano. Fitoestrógenos y la salud de la mujer / Phitoestrogens and the health of the woman. Rev. colomb. menopaus ; 6(1): 22-34, ene. 2000. tab, graf.
  • How Seed Cycling Supports Women’s Hormonal Health. National University of Nature Medicine. 2019. Disponible en: https://nunm.edu/2019/02/seed-cycling/
  • Emilio González Jiméneza , Guillermo A. Cañadas de la Fuentea Rafael Fernández Castillob , Judit Álvarez Ferrec , Carolina González Antón. Fitoestrógenos y sus efectos sobre la Osteoporosis en la Mujer Posmenopáusica. REV CLÍN MED FAM 2010; 3 (3): 201-205.
  • ESTELLES, Andrea; GÓMEZ, Melisa Stephanie; PARRA MARTÍNEZ, Facundo Javier; ROMERO, Ariel José; LÓPEZ, Laura Beatriz. SEMILLAS DE GIRASOL, LINO, CHÍA y SÉSAMO. COMPUESTOS NUTRICIONALES Y SU EFECTO SOBRE LA SALUD. Revista Nutrición Investiga, pp, 1-59. Disponible en: http://escuelanutricion.fmed.uba.ar/revistani/pdf/21a/rb/911_c.pdf
  • Phipps WR, Martini MC, Lampe JW, Slavin JL, Kurzer MS. Effect of flax seed ingestion on the menstrual cycle. J Clin Endocrinol Metab. 1993 Nov;77(5):1215-9. doi: 10.1210/jcem.77.5.8077314. PMID: 8077314.